TIEM­PO BA­SU­RA

Crear una em­pre­sa municipal de ener­gía es una op­ción via­ble, jus­ta y efi­cien­te. Qui­zás por eso el Con­sis­to­rio la ha ori­lla­do al fi­nal

ABC (Córdoba) - - Opinión - ARIS­TÓ­TE­LES MO­RENO

ES­PA­ÑA es el país con el re­ci­bo de la luz más ca­ro de Eu­ro­pa. Es tam­bién, pre­vi­si­ble­men­te, el país don­de más pas­ta se me­ten los con­se­je­ros de las eléc­tri­cas en el bol­si­llo. Ca­da vez que us­ted po­ne el mi­cro­on­das, a los se­ño­res pre­si­den­tes de la co­sa les sue­na un eu­ro en el mo­ne­de­ro. Ni qué de­cir tie­ne có­mo les sue­na cuan­do us­ted en­chu­fa la vi­tro o en­cien­de el ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra mi­ti­gar la ca­ní­cu­la que se ave­ci­na.

En­tre la fac­tu­ra de la luz y las re­tri­bu­cio­nes de los se­ño­res con­se­je­ros hay un hi­lo di­rec­to evi­den­te. Una co­rrien­te eléc­tri­ca ins­tan­tá­nea, di­ría­mos por usar con­cep­tos del mis­mo cam­po se­mán­ti­co. En­tre 2005 y 2015, el re­ci­bo de la luz se in­cre­men­tó un 76%. Jus­to lo con­tra­rio que los sa­la­rios, cu­yo va­lor se des­pe­ñó un 13% en ese mis­mo pe­rio­do. Des­de 2015, la fac­tu­ra eléc­tri­ca no ha he­cho sino dis­pa­rar­se un año de­trás de otro en una re­la­ción di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al so­ni­do de los bol­si­llos de los se­ño­res con­se­je­ros.

En Es­pa­ña ur­ge una po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca que pon­ga fin a es­te es­truen­do de ca­jas re­gis­tra­do­ras. So­lo ha­ce fal­ta co­lo­car en pers­pec­ti­va los nú­me­ros de los pá­rra­fos an­te­rio­res, ali­ñar­los con los de la po­bre­za ener­gé­ti­ca, con­di­men­tar­los con la ame­na­za del ca­len­ta­mien­to glo­bal y sa­zo­nar­los con el im­pac­to de los com­bus­ti­bles fó­si­les pa­ra lle­gar a la con­clu­sión de que ya va­mos tar­de en la crea­ción de ope­ra­do­res mu­ni­ci­pa­les pa­ra la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad.

Qui­zás por eso, nues­tro ilus­trí­si­mo Ayun­ta­mien­to se ha es­pe­ra­do al ter­cer año de man­da­to pa­ra en­car­gar un es­tu­dio al res­pec­to. Ya lo di­ce el afo­ris­mo: si no quie­res ha­cer na­da, crea una co­mi­sión de es­tu­dio. Y si no quie­res ha­cer na­da de na­da, créa­la a un año de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. Y voi­là: ahí tie­nen ya una co­mi­sión de ex­per­tos que exa­mi­na­rán durante me­ses la cues­tión pa­ra lle­gar a con­clu­sio­nes que se guar­da­rán en el ca­jón de­bi­da­men­te ar­chi­va­das.

Mien­tras tan­to, el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, pon­ga­mos por ca­so, ya es­tá en con­di­cio­nes de asu­mir la ges­tión de su pro­pio con­su­mo ener­gé­ti­co a tra­vés de una em­pre­sa pú­bli­ca. To­do el gas­to de luz de las de­pen­den­cias mu­ni­ci­pa­les se­rá ge­ne­ra­do por la pro­pia cor­po­ra­ción con el con­si­guien­te aho­rro pa­ra las ar­cas. Es de­cir: pa­ra el bol­si­llo de los con­tri­bu­yen­tes. Amén de la de­ri­va­da co­rres­pon­dien­te en tér­mi­nos so­cia­les, me­dioam­bien­ta­les y et­cé­te­ra. En po­cos me­ses, ade­más, el Ayun­ta­mien­to bar­ce­lo­nés po­drá co­mer­cia­li­zar su­mi­nis­tro eléc­tri­co pa­ra 20.000 fa­mi­lias en con­di­cio­nes ra­zo­na­bles y no abu­si­vas, tal co­mo vie­ne su­ce­dien­do con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad des­de el pleis­to­ceno.

Quien di­ce Bar­ce­lo­na di­ce Pam­plo­na, Za­ra­go­za, Bris­tol, Mú­nich, Edim­bur­go o Berlín. El pla­ne­ta se di­vi­de en­tre las ciu­da­des que co­rren rau­das en bus­ca del fu­tu­ro y las que se que­dan va­ra­das en el pa­sa­do. Por mie­do, por pe­re­za o por una mez­cla de las dos. En­ten­dien­do el fu­tu­ro co­mo ese te­rri­to­rio don­de ger­mi­na la jus­ti­cia, la so­li­da­ri­dad, la dig­ni­dad de las per­so­nas y el res­pe­to al eco­sis­te­ma que nos per­mi­te vi­vir. No ese otro fu­tu­ro con­ce­bi­do co­mo una ca­rre­ra atro­pe­lla­da ha­cia la os­ten­ta­ción, el in­di­vi­dua­lis­mo y la de­pre­da­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les. Eso no es fu­tu­ro. Es un ata­que de an­sie­dad.

Im­pul­sar una ope­ra­do­ra municipal de ener­gía es un im­pe­ra­ti­vo po­lí­ti­co no so­lo pa­ra po­ner fin al rui­do, a ve­ces obs­ceno, de los eu­ros ca­yen­do en el bol­si­llo de unos a cos­ta de la po­bre­za ener­gé­ti­ca de otros. Que tam­bién. Es una ne­ce­si­dad en pa­rá­me­tros de eficiencia, de equi­dad y de amor ha­cia las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. En po­lí­ti­ca, lo im­por­tan­te via­ja a la ve­lo­ci­dad de la luz. Lo de­más, en el tiem­po ba­su­ra. Pues eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.