In­te­rior anun­cia que ha­rá «to­do» por re­ti­rar las cu­chi­llas de las va­llas

Mar­las­ka di­ce que es una de sus «prin­ci­pa­les vo­lun­ta­des» y que va a pe­dir «un in­for­me»

ABC (Córdoba) - - España - LAU­RA L. CA­RO MA­DRID

«H aré to­do pa­ra que las con­cer­ti­nas pue­dan ser re­ti­ra­das». Es­ta fue ayer la pri­me­ra de­cla­ra­ción ex­pre­sa de in­ten­cio­nes del mi­nis­tro del In­te­rior, Fernando Gran­de-Mar­las­ka, en re­la­ción a la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Es­pa­ña, una cues­tión de Es­ta­do, que ya fue ele­gi­da por Pedro Sánchez co­mo mar­co del anun­cio de im­pac­to del ini­cio de su Go­bierno: la aco­gi­da del bar­co Aqua­rius con 629 in­mi­gran­tes a bor­do, que pre­vi­si­ble­men­te es­te fin de se­ma­na lle­ga­rá a Va­len­cia. En una en­tre­vis­ta en On­da Ce­ro, el mi­nis­tro es­ti­mó que «no es ra­zo­na­ble ni acep­ta­ble» ver le­sio­nán­do­se a los que tra­tan de sal­tar la va­lla pa­ra en­trar en te­rri­to­rio es­pa­ñol y que por ello, eli­mi­nar el alam­bre de cu­chi­llas es una de sus «prin­ci­pa­les vo­lun­ta­des». No avan­zó so­lu­cio­nes, úni­ca­men­te que pe­di­rá «un in­for­me com­ple­men­ta­rio» que ana­li­ce al­ter­na­ti­vas y ha­bló de que «po­de­mos ac­tuar an­tes, ac­tuar en ori­gen, pe­ro –la­men­tó– no po­de­mos lle­gar a es­tos ni­ve­les».

Pre­sión so­bre Ceu­ta y Me­li­lla

La pre­sión mi­gra­to­ria en am­bas Ciu­da­des Au­tó­no­mas, úni­cas fron­te­ras te­rres­tres de Eu­ro­pa con Áfri­ca, es per­ma­nen­te. En lo que va de año han cruzado has­ta ellas 2.586 per­so­nas y en 2017 se lle­gó a las 6.246, aun­que los in­ten­tos fue­ron cer­ca de 20.000. So­lo los obs­tácu­los fí­si­cos y la ac­ción de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad fre­na­ron una ava­lan­cha que ge­ne­ra­ría una cri­sis.

Que los so­cia­lis­tas apues­ten por re­ba­jar los ele­men­tos de con­ten­ción en esas fron­te­ras y qui­tar las con­cer­ti­nas no es nue­vo. A lo lar­go de sie­te años en la opo­si­ción lo han re­cla­ma­do va­rias ve­ces, siem­pre con «opor­tu­nis­mo», a jui­cio de las en­ton­ces au­to­ri­da­des de In­te­rior, pa­ra quie­nes la po­si­ción de «crí­ti­ca per­ma­nen­te» del PSOE cons-

ti­tu­ye una «des­leal­tad que da­ña». «Si sal­tan la va­lla, por­que no has si­do ca­paz de pro­te­ger­la; si la pro­te­ges, tie­nes fal­ta de sen­si­bi­li­dad; si lle­vas más po­li­cías, es­tás po­nien­do un ré­gi­men po­li­cial; si no, es que hay fal­ta de efec­tos», se que­ja­ba un ex al­to car­go del mi­nis­te­rio. Acu­san tam­bién al PSOE de ob­viar que las cu­chi­llas se ins­ta­la­ron durante el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en 2005 en una in­ver­sión de más de 12 mi­llo­nes, que in­clu­yó tam­bién la co­lo­ca­ción de «ba­yo­ne­tas» a mo­do de es­pa­das en los pos­tes de las ver­jas y com­pra de 200 fu­si­les HK pa­ra pro­te­ger las fron­te­ras. Des­pués, el alam­bre cor­tan­te se sus­ti­tu­yó en Me­li­lla por el sis­te­ma no le­si­vo de «tri­ple sir­ga», aun­que no en Ceu­ta.

El año en que Za­pa­te­ro to­mó esa de­ci­sión, por las va­llas en­tra­ron 5.566 per­so­nas. Lue­go vino la es­pan­ta­da mi­gra­to­ria por la cri­sis, pe­ro en 2013 se re­cu­pe­ra­ron los flu­jos y el PP re­pu­so la con­cer­ti­na en Me­li­lla. En 2014 ya fue­ron 7.485 en­tra­das ile­ga­les, una aler­ta que el Eje­cu­ti­vo qui­so neu­tra­li­zar aña­dien­do, en­tre otros, «ma­llas an­ti­tre­pa» o re­jas ba­jo el puen­te del Ta­ra­jal ceu­tí, don­de en fe­bre­ro mu­rie­ron 15 sub­saha­ria­nos en un epi­so­dio trá­gi­co.

Las que­jas de co­lec­ti­vos so­cia­les y del PSOE o IU obli­ga­ron a pro­nun­ciar­se a la Co­mi­sión Eu­ro­pea y a la res­pon­sa­ble de In­te­rior, Ce­ci­lia Mals­tröm. «El em­pleo de una va­lla re­for­za­da por cu­chi­llas u otros com­ple­men­tos no es­tá prohi­bi­do por el de­re­cho de la UE», in­di­có, co­mo tam­bién que el ór­gano eje­cu­ti­vo de la Unión no fo­men­ta­ba «tal uso» sino que in­ci­ta­ba «a los es­ta­dos miem­bros a uti­li­zar me­di­das al­ter­na­ti­vas de vi­gi­lan­cia fron­te­ri­za».

A ese ob­je­ti­vo iba di­ri­gi­do el pro­yec­to de re­plan­tea­mien­to de la alam­bra­da de Ceu­ta que im­pul­só pe­ro no pu­do con­cluir el an­te­rior equi­po mi­nis­te­rial, que pen­só en uti­li­zar dro­nes pa­ra au­men­tar el con­trol, aun­que tu­vo que des­car­tar­lo. Se ha­cía im­po­si­ble man­te­ner­los siem­pre so­bre­vo­lan­do sue­lo es­pa­ñol y aque­llo ge­ne­ra­ba pro­ble­mas con Ma­rrue­cos.

La bús­que­da de un mo­de­lo de va­lla con más me­dios téc­ni­cos, que no re­qui­rie­ra el al­to nú­me­ro de efec­ti­vos que exige hoy, se ace­le­ró tras una su­ce­sión de in­ten­tos de asal­to ma­si­vos al pe­rí­me­tro de Ceu­ta en 2017, que cul­mi­nó con una iné­di­ta in­cur­sión a la ca­rre­ra de un mi­llar de in­mi­gran­tes en el pa­so fron­te­ri­zo. Se dis­pa­ra­ron las sus­pi­ca­cias so­bre el ma­ne­jo en Rabat del flu­jo de in­mi­gra­ción en fun­ción de sus in­tere­ses, una «de­pen­den­cia» que el an­te­rior Mi­nis­te­rio qui­so re­ba­jar con una ver­ja re­no­va­da que no pu­do ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.