El PSOE bus­ca tam­bién eli­mi­nar las «de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te»

La Co­mi­sión Eu­ro­pea las de­cla­ró en 2016 com­pa­ti­bles con su Di­rec­ti­va de Re­torno

ABC (Córdoba) - - España - L. L. C. MA­DRID

Jun­to a la re­ti­ra­da de con­cer­ti­nas, el pro­gra­ma elec­to­ral del PSOE con el que Pedro Sánchez con­cu­rrió a las elec­cio­nes de 2016 in­cor­po­ró otras dos me­di­das que im­pli­ca­rían un cam­bio sus­tan­cial en el mo­de­lo de ges­tión mi­gra­to­ria. Una es la mo­di­fi­ca­ción de los Cen­tros de In­ter­na­mien­to de Ex­tran­je­ros (CIE), en la que ya tra­ba­jó el an­te­rior Mi­nis­te­rio del In­te­rior con ob­je­to de ha­cer es­tas ins­ta­la­cio­nes más «hu­ma­nas». La otra es la de­ro­ga­ción de la Dis­po­si­ción Adi­cio­nal de la Ley 4/2015 de Pro­tec­ción de la Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, in­clui­da en el re­cur­so an­te el TC que los so­cia­lis­tas in­ter­pu­sie­ron con­tra esa nor­ma y que, a su jui­cio, «pre­ten­de le­ga­li­zar las de­no­mi­na­das de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te».

La in­tro­duc­ción de aquel me­ca­nis­mo de «re­cha­zo» –pa­la­bra exac­ta que em­plea el tex­to– en esas fron­te­ras se pro­du­jo a ins­tan­cias de la Guar­dia Ci-

Si no hay re­cha­zo en fron­te­ra, ha­brá que «re­do­blar el uso de la fuer­za o que en­tren to­dos»,

vil, se­gún fuen­tes le­gis­la­ti­vas con­sul­ta­das por es­te dia­rio, y co­mo vía in­ter­me­dia en­tre el uso de la fuer­za fí­si­ca pa­ra re­pe­ler los asal­tos (no hay que ol­vi­dar que Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en­vió dos me­ses en 2005 al Ejér­ci­to pa­ra ha­cer­lo) y lo que se­ría la so­lu­ción «ideal»: la tra­mi­ta­ción de la de­vo­lu­ción ad­mi­nis­tra­ti­va de ex­tran­je­ros a Ma­rrue­cos, que es­tá so­por­ta­da por un acuer­do fir­ma­do en 1992 que en­tró en vi­gor cuan­do Rabat lo pu­bli­có vein­te años des­pués, y que prác­ti­ca­men­te no se ha apli­ca­do nun­ca.

La co­ber­tu­ra nor­ma­ti­va da­da a es­ta ac­ción en 2015 ha evi­ta­do que mu­chos agen­tes se vie­ran sen­ta­dos en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos por abrir la puer­ta de la ver­ja por la par­te que da a Ma­rrue­cos y de­vol­ver a tra­vés de ella a los in­mi­gran­tes, una prác­ti­ca res­pal­da­da por el «pro­to­co­lo de ac­tua­ción in­te­gral en los pe­rí­me­tros de Ceu­ta y Me­li­lla» que In­te­rior di­fun­dió en oc­tu­bre de 2014, se­gún el cual la en­tra­da en Es­pa­ña no exis­te si no se «re­ba­sa com­ple­ta­men­te» el do­ble va­lla­do.

La re­gu­la­ción del re­cha­zo en fron­te­ra men­cio­na ex­pre­sa­men­te el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos y a las nor­mas in­ter­na­cio­na­les, ra­zón por la que la Co­mi­sión Eu­ro­pea, a tra­vés del co­mi­sa­rio eu­ro­peo de In- te­rior, Di­mi­tris Avra­mo­pou­los, res­pal­dó en 2016 es­ta prác­ti­ca de­cla­ran­do que es com­pa­ti­ble con su Di­rec­ti­va de Re­torno. En par­ti­cu­lar, se tu­vo en cuen­ta que Es­pa­ña ins­ta­la­ra ofi­ci­nas en las fron­te­ras de Ceu­ta y Me­li­lla «en las que los na­cio­na­les de ter­ce­ros paí­ses pue­den pre­sen­tar su so­li­ci­tud de asi­lo», aun­que las ONGs han de­nun­cia­do que, en reali­dad, a los in­mi­gran­tes no se les da esa opor­tu­ni­dad.

Fren­te a la in­ten­ción del PSOE de eli­mi­nar es­ta prác­ti­ca, quie­nes la de­fien­den sub­ra­yan que so­lo que­da­rán dos al­ter­na­ti­vas, «que se re­do­ble el uso de la fuer­za, o que en­tren to­dos los que quie­ran ha­cer­lo».

Va­lla km

Zo­na neu­tral Far­ha­na Ma­ri­gua­ri Ba­rrio Chino Be­ni En­zar La va­lla de Me­li­lla «TIE­RRA DE NA­DIE» (Zo­na neu­tral) To­rres de vi­gi­lan­cia ca­da 500 me­tros Cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, vi­sión diur­na/nocturna y mó­vi­les 360ºcon en­fo­que au­to­má­ti­co sen­si­ble al...

Con­cer­ti­nas de la va­lla (ta­ma­ño real)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.