Mar­las­ka no se opo­ne a «eva­luar» el acer­ca­mien­to de pre­sos del 1-O

El juez Lla­re­na re­cuer­da que el tras­la­do a otra cárcel de­pen­de de In­te­rior

ABC (Córdoba) - - España - NATI VI­LLA­NUE­VA MA­DRID

El nue­vo mi­nis­tro del In­te­rior, Fernando Gran­de-Mar­las­ka, con­si­de­ra que el tras­la­do de pre­sos del 1-O a cár­ce­les de Ca­ta­lu­ña se «po­dría y de­be­ría eva­luar si el juez com­pe­ten­te en la cau­sa ma­ni­fes­ta­ra que no exis­te nin­gún in­con­ve­nien­te». Ho­ras des­pués de es­ta de­cla­ra­ción, de la que se in­ter­pre­ta que por pri­me­ra vez des­de el gol­pe se­pa­ra­tis­ta el Go­bierno es­ta­ría dis­pues­to a con­tem­plar es­ta op­ción, la res­pues­ta de Lla­re­na lle­ga­ba en for­ma de au­to: el ins­truc­tor no tie­ne na­da que va­lo­rar so­bre una cues­tión que co­rres­pon­de en ex­clu­si­va a Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias.

To­do co­men­zó a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na a par­tir de una res­pues­ta am­bi­gua del mi­nis­tro, de la que se de­du­cía que es­ta­ba atri­bu­yen­do al juez Lla­re­na la po­tes­tad de acer­car o no a pri­sio­nes de Ca­ta­lu­ña a los po­lí­ti­cos pro­ce­sa­dos del 1-O.

Gran­de-Mar­las­ka, has­ta ha­ce unas se­ma­nas pre­si­den­te de la Sa­la Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal, ex­pli­có de for­ma con­fu­sa en una en­tre­vis­ta en On­da Ce­ro que ese tras­la­do «se po­dría y se de­be­ría eva­luar» siem­pre que «el ins­truc­tor de la cau­sa (...) ma­ni­fes­ta­ra que no exis­te nin­gún in­con­ve­nien­te». Se­gún fuen­tes de In­te­rior se re­fe­ría a que Pri­sio­nes siem­pre co­mu­ni­ca al juez el tras­la­do de los pre­sos de su com­pe­ten­cia, por­que so­bre to­do en el ca­so de los pre­ven­ti­vos el ins­truc­tor pue­de te­ner pre­vis­ta al­gu­na di­li­gen­cia que des­acon­se­je esa me­di­da.

Cuan­do cum­plen con­de­na, di­jo el mi­nis­tro,«ya es com­pe­ten­cia de In­te­rior», de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias, de­ter­mi­nar el cen­tro don­de el pe­na­do de­be per­ma­ne­cer. De nue­vo la fra­se da­ba lu­gar a una con­fu­sión.

Al me­dio­día, en pleno de­ba­te so­bre es­ta cues­tión, se no­ti­fi­ca­ban va­rias re­so­lu­cio­nes de Lla­re­na, en­tre ellas una re­la­ti­va a es­ta cues­tión, con mo­ti­vo de la ne­ga­ti­va a una nue­va pe­ti­ción de li­ber­tad so­li­ci­ta­da por la ex­pre­si­den­ta del Par­la­ment Car­me For­ca­dell, del ex vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Oriol Jun­que­ras y del ex­con­se­je­ro Raül Ro­me­va.

En ese au­to el juez re­cha­za la ex­car­ce­la­ción de los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas al con­si­de­rar que per­sis­te el ries­go de fu­ga y el de reite­ra­ción de­lic­ti­va. Y se­ña­la que no es com­pe­ten­cia del ins­truc­tor «el con­cre­to cen­tro pe­ni­ten­cia­rio en el que de­ben que­dar con­fi­na­dos». Pa­ra ello, se apo­ya en la le­gis­la­ción pe­ni­ten­cia­ria y en la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo y Cons­ti­tu­cio­nal.

Lla­re­na re­cuer­da así que el ar­tícu­lo 79 de la Ley Or­gá­ni­ca Ge­ne­ral Pe­ni­ten­cia­ria (LOGP) dis­po­ne que co­rres­pon­de a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias del Mi­nis­te­rio de In­te­rior la «di­rec­ción, or­ga­ni­za­ción e ins­pec­ción de las ins­ti­tu­cio­nes», sal­vo las que se en­cuen­tren en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que ha­yan asu­mi­do en sus res­pec­ti­vos es­ta­tu­tos la eje­cu­ción de la le­gis­la­ción pe­ni­ten­cia­ria y la ges­tión de la ac­ti­vi­dad pe­ni­ten­cia­ria, co­mo es el ca­so de Ca­ta­lu­ña.

Aña­de que el apar­ta­do 1 del ar­tícu­lo 31 del Re­gla­men­to Pe­ni­ten­cia­rio de­ja cla­ro que, con­for­me a lo es­ta­ble­ci­do en di­cho ar­tícu­lo de la LOGP, el «cen­tro directivo tie­ne com­pe­ten­cia ex­clu­si­va pa­ra de­ci­dir, con ca­rác­ter or­di­na­rio o ex­tra­or­di­na­rio, la cla­si­fi­ca­ción y des­tino de los re­clu­sos en los dis­tin­tos es­ta­ble­ci­mien­tos pe­ni­ten­cia­rios» sin per­jui­cio de las atri­bu­cio­nes de los jue­ces de Vi­gi­lan­cia «en ma­te­ria de cla­si­fi­ca­ción por vía de re­cur­so».

En los si­guien­tes apar­ta­dos se ex­pli­ca que es­te cen­tro directivo or­de­na­rá los tras­la­dos co­rres­pon­dien­tes en ba­se a las pro­pues­tas for­mu­la­das por las Jun­tas de Tra­ta­mien­to o, en su ca­so, por el Di­rec­tor o el Con­se­jo de Di­rec­ción, así co­mo los des­pla­za­mien­tos de los de­te­ni­dos y pre­sos que sean re­que­ri­dos por otras au­to­ri­da­des. Esos tras­la­dos se­rán no­ti­fi­ca­dos al juez de Vi­gi­lan­cia, en el ca­so de pe­na­dos, y «a las au­to­ri­da­des a cu­ya dis­po­si­ción se en­cuen­tren» si se tra­ta de de­te­ni­dos.

Tras la po­lé­mi­ca sur­gi­da, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior re­co­no­cía que las de­cla­ra­cio­nes del mi­nis­tro eran con­fu­sas y acla­ra­ba a Efe que no tie­ne pre­vis­to tras­la­dar a los pro­ce­sa­dos del 1-O.

El ex­juez, hoy mi­nis­tro del In­te­rior, de­jó la puer­ta abier­ta a es­tu­diar el tras­la­do a Ca­ta­lu­ña de los pro­ce­sa­dos por el 1-O si Lla­re­na lo pe­día Cuan­do ho­ras des­pués el juez del TS afir­ma que la com­pe­ten­cia de los pre­sos es de In­te­rior, el Mi­nis­te­rio re­cu­la: ya no se plan­tea el tras­la­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.