LOS BA­RO­NES TE­MEN QUE SÁN­CHEZ LES ARRAS­TRE

ABC (Córdoba) - - EDITORIALES -

MU­CHOS in­di­cios apun­tan des­de ha­ce se­ma­nas a un ade­lan­to elec­to­ral en An­da­lu­cía du­ran­te es­te oto­ño. Es cier­to que Su­sa­na Díaz aún no ha con­fir­ma­do ofi­cial­men­te su in­ten­ción, pe­ro su en­torno así lo vie­ne su­gi­rien­do de for­ma in­di­rec­ta, in­de­pen­dien­te­men­te de que no con­ven­ga a Pe­dro Sán­chez. De he­cho, el PSOE an­da­luz asis­te con cre­cien­te preo­cu­pa­ción al gro­tes­co es­pec­tácu­lo po­lí­ti­co que es­tá ofre­cien­do el Go­bierno de la na­ción y te­me que el enor­me des­gas­te acu­mu­la­do por Sán­chez en unas po­cas se­ma­nas –es­pe­cial­men­te por el es­cán­da­lo del pla­gio de su te­sis y la cri­sis ge­ne­ra­da por los mi­nis­tros de Jus­ti­cia y Cien­cia– ten­ga un efec­to arras­tre en An­da­lu­cía. Díaz man­tie­ne una agen­da po­lí­ti­ca y unos tiem­pos muy di­fe­ren­tes a los del pre­si­den­te del Go­bierno, más allá de que tam­po­co ha­yan con­se­gui­do res­tau­rar sus mal­tre­chas re­la­cio­nes per­so­na­les. Así, en el so­cia­lis­mo an­da­luz se ex­tien­de el te­mor de que los erro­res, las rec­ti­fi­ca­cio­nes y la fri­vo­li­dad de La Mon­cloa aca­ben afec­tan­do a sus pro­pias can­di­da­tu­ras.

Es cier­to que Su­sa­na Díaz guar­da un pru­den­te si­len­cio en pú­bli­co so­bre la ges­tión de Sán­chez, co­mo mu­chos otros ba­ro­nes so­cia­lis­tas. Sin em­bar­go, sería ab­sur­do ocul­tar que cre­ce la in­quie­tud y ob­viar que otros di­ri­gen­tes re­gio­na­les crí­ti­cos con Sán­chez –co­mo Gar­cía Page o Lam­bán– ya han em­pe­za­do a cues­tio­nar sin ta­pu­jos la estrategia de «apa­ci­gua­mien­to» de La Mon­cloa con Ca­ta­lu­ña. El sen­tir de una par­te del PSOE cho­ca fron­tal­men­te con los cri­te­rios y la ges­tión del pre­si­den­te, y es in­ne­ga­ble que a seis me­ses de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas al­gu­nos de esos ba­ro­nes se mues­tran in­quie­tos y ten­sos. Se ven rehe­nes de una estrategia de su­per­vi­ven­cia per­so­nal de Sán­chez de la que em­pie­zan a no que­rer ser cóm­pli­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.