El gol­pe an­da suel­to

ABC (Córdoba) - - ENFOQUE - JUAN PA­BLO COLMENAREJO

Cuan­do las eli­tes di­ri­gen­tes y bur­gue­sas, tan­to con­ser­va­do­ras co­mo pro­gre­sis­tas, sa­ca­ron a la ca­lle el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta per­die­ron el con­trol a sa­bien­das. La ex­ter­na­li­za­ción fue un he­cho si­mul­tá­neo a la apro­ba­ción de las le­yes de rup­tu­ra con la le­ga­li­dad vi­gen­te. Lo hi­cie­ron en pa­ra­le­lo por­que el ca­mino de lo que lla­man po­lí­ti­ca se ago­ta­ba con to­da se­gu­ri­dad. Un ba­ta­llón de abo­ga­dos del Es­ta­do se ocu­pó de ce­rrar el pe­rí­me­tro al pues­to de man­do, de­jan­do den­tro a los ac­to­res prin­ci­pa­les, que es­pe­ran en pri­sión el jui­cio del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Pe­ro la ca­lle es otra co­sa bien dis­tin­ta. Y ade­más, có­mo le di­ces a quien has sa­ca­do a la ca­lle pa­ra con­se­guir la in­de­pen­den­cia de un plu­ma­zo que se me­ta en ca­sa de re­pen­te.

Se vio con ni­ti­dez, ma­ña­na se cum­ple un año, cuan­do los par­ti­ci­pan­tes en las al­ga­ra­das, ma­ni­fes­ta­cio­nes o ca­de­nas hu­ma­nas con­tri­bu­ye­ron a la bur­la del re­fe­rén­dum, ocul­tan­do has­ta en do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res los con­te­ne­do­res que ha­rían las ve­ces de ur­nas. Una par­te de la so­cie­dad es­ta­ba más que im­pli­ca­da en la ope­ra­ción. El he­cho fue me­nos­pre­cia­do o mal va­lo­ra­do por quie­nes en­ton­ces te­nían que to­mar las de­ci­sio­nes pa­ra im­pe­dir un ac­to ile­gal. El je­fe del es­pio­na­je, el ge­ne­ral Sanz Rol­dán, ha re­co­no­ci­do es­ta mis­ma se­ma­na que el CNI fa­lló. Cuan­do ama­ne­ció el 2 de oc­tu­bre, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia te­nía ca­ra de de­rro­ta.

No bas­ta­ba con pa­rar el gol­pe de las eli­tes cor­tán­do­les el su­mi­nis­tro eléc­tri­co o des­en­chu­fan­do los or­de­na­do­res. A pe­sar de la ex­pe­rien­cia de no­viem­bre de 2014, se que­da­ron pas­ma­dos vien­do bro­tar aque­llas ca­jas color gris pa­pe­le­ra en to­dos los co­le­gios de Ca­ta­lu­ña. El bra­zo ca­lle­je­ro ha­bía he­cho su par­te con la ines­ti­ma­ble co­la­bo­ra­ción de una Po­li­cía au­to­nó­mi­ca que era par­te im­pli­ca­da, co­mo ha que­da­do más que de­mos­tra­do. Un año des­pués, los an­ti­dis­tur­bios que des­en­vai­nan las po­rras son au­to­nó­mi­cos. Y lo hi­cie­ron en de­fen­sa de los po­li­cías na­cio­na­les y guar­dias ci­vi­les que se atre­vie­ron ma­ni­fes­tar­se con el ries­go más que evi­den­te de un es­ta­lli­do por par­te de los co­man­dos irre­den­tos del in­de­pen­den­tis­mo. La vio­len­cia, de la que ha­bla el juez Lla­re­na por es­cri­to sin de­jar­se lle­var por de­ter­mi­na­das pre­sio­nes o in­sis­ten­tes am­bien­tes, apa­re­ce siem­pre de di­ver­sas for­mas. El in­sul­to, la coac­ción o la ame­na­za son ex­pre­sio­nes co­ti­dia­nas en una so­cie­dad par­ti­da en dos ca­si de­fi­ni­ti­va­men­te. El en­tre­més de los la­zos ama­ri­llos no de­be pa­sar al in­ven­ta­rio. El si­guien­te pa­so ya se ha da­do y es fí­si­co. Ocu­rrió ayer y so­bre to­do por la es­pal­da, ya que hu­bo per­se­cu­ción. A las ame­na­zas de muer­te le si­guie­ron los gol­pes. Me­nos mal que los Mos­sos se pu­sie­ron en me­dio pa­ra de­fen­der a los apa­lea­dos.

Si es una se­ñal de que par­te del in­de­pen­den­tis­mo re­tro­ce­de a la le­ga­li­dad, bien­ve­ni­da sea. Otra co­sa es que, pa­ra atraer­los al lu­gar co­mún, el Go­bierno de Sán­chez apli­que la re­ce­ta equi­dis­tan­te que su­su­rran des­de el PSC ca­da día en La Mon­cloa. El pre­cio del apa­ci­gua­mien­to no pue­de con­sis­tir ol­vi­dar que se rom­pió con la ley y con la con­vi­ven­cia. La prue­ba es­tá a la vis­ta so­bre es­tas lí­neas.

REUTERS

Un gru­po de mos­sos d’Es­qua­dra se pro­te­ge de los ra­di­ca­les de los CDR, ayer en el cen­tro de Barcelona

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.