So­lo sa­bes de ellos por las ca­tás­tro­fes

ABC (Córdoba) - - ENFOQUE - ÁN­GEL EXPÓSITO

Hay paí­ses del mun­do en los que ape­nas re­pa­ra­mos. Tan só­lo re­cor­da­mos que exis­ten cuan­do los des­tro­za una ca­tás­tro­fe na­tu­ral, al­go que se re­pi­te con una pe­rio­di­ci­dad ca­si ma­te­má­ti­ca, se­gún la re­gión del mun­do. Otra vez ha to­ca­do en In­do­ne­sia. En es­ta oca­sión en el nor­te. Más de cua­tro­cien­tos muertos –con­ta­bi­li­za­dos ofi­cial­men­te–, mi­les de he­ri­dos y de­ce­nas de des­apa­re­ci­dos tras un te­rre­mo­to, tras sus ré­pli­cas y el tsu­na­mi co­rres­pon­dien­te. Y las ci­fras au­men­ta­rán. La úni­ca di­fe­ren­cia res­pec­to a los desas­tres de años atrás es que aho­ra los ve­mos prác­ti­ca­men­te en di­rec­to. Ca­si ca­da víc­ti­ma o tes­ti­go lle­va una cá­ma­ra de te­le­vi­sión en el bol­si­llo. O en la mano.

Por eso la tra­ge­dia nos pa­re­ce ma­yor. Aun­que sea un cal­co, o in­clu­so me­nor, que la he­ca­tom­be an­te­rior. Aho­ra oi­go los gri­tos en tiem­po real; veo los ca­dá­ve­res flo­tan­do y sien­to có­mo se acer­ca la enor­me ola arra­san­do ca­sas, co­ches, ani­ma­les y gen­te. Pe­ro, ¿sa­be qué? Ten­go la im­pre­sión de que, a pe­sar de ver­lo, oír­lo y de com­pa­de­cer­nos, el im­pac­to nos du­ra­rá lo jus­to. Por­que pa­re­ce que es­ta­mos vien­do una es­ce­na de «Lo im­po­si­ble», de J. A. Ba­yo­na.

Has­ta que vol­va­mos a sa­ber de In­do­ne­sia o de otra re­gión pa­ra la des­gra­cia, por la si­guien­te ca­tás­tro­fe.

PD: In­do­ne­sia es un país cla­ve en el or­den mun­dial. Es el cuar­to más po­bla­do del pla­ne­ta. Su ín­di­ce de na­ta­li­dad es de ca­si tres hi­jos por mujer (el do­ble que en Eu­ro­pa). Y lo más lla­ma­ti­vo: es el país con ma­yor nú­me­ro de mu­sul­ma­nes de to­do el mun­do: 250 mi­llo­nes de fie­les en una so­la na­ción. Por aque­llo de re­la­cio­nar... En po­cos años, el ter­cer país más po­bla­do se­rá Ni­ge­ria (sie­te hi­jos por mujer). Y co­mo re­cor­da­mos ha­ce una se­ma­na, Chi­na se­rá el país con más fie­les ca­tó­li­cos en 2030.

Co­me­te­mos un gra­ve error al re­pa­rar en de­ter­mi­na­dos paí­ses, so­la­men­te, cuan­do los des­tro­za una ca­tás­tro­fe.

AFP EFE

Arri­ba, los su­per­vi­vien­tes del seís­mo son aten­di­dos al ai­re li­bre. Más a la de­re­cha, ca­dá­ve­res re­cu­pe­ra­dos tras el tem­blor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.