LA PAR­TI­DA

Lo más tre­men­do de es­ta par­ti­da es que, ju­gán­do­nos to­dos los es­pa­ño­les nues­tro des­tino, te­ne­mos que con­ten­tar­nos con ser es­pec­ta­do­res

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL

YA es­tán sen­ta­dos a la me­sa y re­par­ti­das las cartas. Es­tán to­dos y to­do va­le: el fa­rol, el en­ga­ño, las cartas mar­ca­das o en la man­ga. Sa­ben que es­tán ju­gan­do las diez úl­ti­mas, pues la par­ti­da co­men­zó cuan­do de­ci­die­ron echar a Ra­joy. En eso es­ta­ban de acuer­do, y lo con­si­guie­ron. El pro­ble­ma sur­ge aho­ra, por­que ca­da uno que­ría echar a Ra­joy pa­ra su par­ti­cu­lar pro­ve­cho. Que no coin­ci­den. In­clu­so se ex­clu­yen. Po­de­mos bus­ca to­car po­der, im­po­ner su «agen­da so­cial», des­de eli­mi­nar la re­for­ma la­bo­ral a su­bir los im­pues­tos a ri­cos, los ban­cos y gran­des em­pre­sas. Pe­ro to­do apun­ta que Igle­sias, más dé­bil que nun­ca, es­tá dis­pues­to a con­ten­tar­se con que Sán­chez asu­ma ta­les ob­je­ti­vos pa­ra cuan­do la «si­tua­ción lo per­mi­ta», con tal de apa­re­cer co­mo so­cio de Go­bierno. Los na­cio­na­lis­tas, en cam­bio, quie­ren el pa­go de la hi­po­te­ca con­traí­da ya. Sin ol­vi­dar­se de la eco­no­mía –que el Es­ta­do con­vier­ta en per­ma­nen­te la deu­da ca­ta­la­na a lar­go pla­zo y les pa­gue los 7.607 mi­llo­nes de eu­ros que di­cen les de­be–, pre­sen­tan dos exi­gen­cias po­lí­ti­cas pa­ra se­guir apo­yan­do al Go­bierno: luz ver­de a un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción y pues­ta en li­ber­tad de sus lí­de­res en­car­ce­la­dos. Pa­ra ellos, cu­yo bo­rra­dor de Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que la Ge­ne­ra­li­tat nom­bra­rá a los jue­ces, no es nin­gún pro­ble­ma. Pe­ro pa­ra Sán­chez, en un Es­ta­do de De­re­cho con in­de­pen­den­cia de po­de­res, es im­po­si­ble. Más cuan­do los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes en­car­ce­la­dos ni si­quie­ra han si­do juzgados. Si los con­de­nan, el Go­bierno po­drá in­dul­tar­los, con to­do el ries­go po­lí­ti­co que le aca­rrea­ría. Pe­ro es que ni eso le per­mi­ten: To­rra exi­ge que sean de­cla­ra­dos inocen­tes, por­que ellos así los con­si­de­ran. An­te lo que a Sán­chez no le ha que­da­do otro re­me­dio que sa­car la bom­ba H: ad­ver­tir que si «prio­ri­zan el con­flic­to, ire­mos a elec­cio­nes». Con la po­si­bi­li­dad de que, en vez de a él en La Mon­cloa, los se­ce­sio­nis­tas ten­gan a Ca­sa­do o a Ri­ve­ra. O a los dos jun­tos. «Si chan­ta­jeáis, os chan­ta­jeo a vo­so­tros», vie­ne a de­cir­les. Al tiem­po que les ofre­ce me­jor fi­nan­cia­ción, que ya ha em­pe­za­do, más in­ver­sio­nes, com­ple­tar el Co­rre­dor Me­di­te­rá­neo y la po­si­bi­li­dad de que, una vez atra­ve­sa­da es­ta tor­men­ta, pue­da sa­car­se el asun­to ca­ta­lán de ma­nos de jue­ces y po­ner­lo en las de los po­lí­ti­cos. Las su­yas, con más «em­pa­tía» a sus as­pi­ra­cio­nes.

¿Qué van a ha­cer los na­cio­na­lis­tas? Ni ellos lo sa­ben, al ha­ber di­ver­gen­cias. El nú­cleo du­ro, ca­pi­ta­nea­do por Puig­de­mont, es­tá de­ci­di­do a ju­gár­se­lo to­do a una car­ta: la de la con­fron­ta­ción. Mien­tras que Jun­que­ras y otros en la cár­cel pre­fie­ren ir pa­so a pa­so. To­do va a de­pen­der de has­ta qué pun­to se fían de Sán­chez. Sa­ben que los ne­ce­si­ta pa­ra su má­xi­ma am­bi­ción: se­guir go­ber­nan­do. Pe­ro sa­ben tam­bién que no tie­ne prin­ci­pios y que si pa­ra se­guir go­ber­nan­do ne­ce­si­ta apli­car el 155, que ya res­pal­dó, lo ha­rá. Lo más tre­men­do de es­ta par­ti­da es que, ju­gán­do­nos to­dos los es­pa­ño­les, ca­ta­la­nes in­clui­dos, nues­tro des­tino, te­ne­mos que con­ten­tar­nos con ser es­pec­ta­do­res. En ta­les con­di­cio­nes, lo me­jor sería vo­tar. To­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.