De­fen­sa de la Igle­sia

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN -

En la Ter­ce­ra del pa­sa­do miér­co­les, «No to­do va­le con la Igle­sia», Jo­sé Francisco Se­rrano Oce­ja vino a res­pon­der a las con­tro­ver­ti­das re­fle­xio­nes de Guy Sor­man so­bre el Pa­pa Francisco, su lu­cha con­tra los abu­sos se­xua­les y el ce­li­ba­to de los sa­cer­do­tes. Sin em­bar­go, han si­do mu­chos los lec­to­res que a lo lar­go de la pa­sa­da se­ma­na han que­ri­do res­pon­der a nues­tro co­la­bo­ra­dor. «Guy Sor­man –es­cri­be MI­GUEL ÁN­GEL LO­MA–

atri­bu­ye al Pa­pa una su­pues­ta ads­crip­ción a una teo­lo­gía con­ser­va­do­ra (?), y cen­tra los pro­ble­mas que afec­tan a la Igle­sia en la pe­dofi­lia cle­ri­cal, lo que de­no­ta una ex­ce­si­va ig­no­ran­cia res­pec­to al te­ma tra­ta­do que qui­zá en­cuen­tre jus­ti­fi­ca­ción en un co­no­ci­mien­to su­per­fi­cial del ca­to­li­cis­mo y en la asun­ción ar­gu­men­tal de los tó­pi­cos que se mue­ven por las re­des so­cia­les. Pe­ro aun­que re­sul­te po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, con­vie­ne acla­rar que esos ca­sos de pe­dofi­lia y abu­sos se de­ben en una in­men­sa ma­yo­ría a la ac­ti­vi­dad ho­mo­se­xual (son so­bre ni­ños, no so­bre ni­ñas) de unos po­cos clé­ri­gos des­pre­cia­bles; y has­ta pa­re­ce que al­gu­nos han lle­ga­do a cons­ti­tuir una ma­fia den­tro de la Igle­sia. Por eso, la su­pues­ta e idea­li­za­da so­lu­ción del ma­tri­mo­nio de los sa­cer­do­tes en na­da re­sol­ve­ría el pro­ble­ma. Y por cier­to, los ca­sos de pe­dofi­lia en­tre ra­bi­nos ju­díos, así co­mo en res­pon­sa­bles de otras co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas (en reali­dad se da en to­dos los ám­bi­tos don­de hay me­no­res, in­clui­do el seno fa­mi­liar) son pro­por­cio­nal­men­te mu­cho más nu­me­ro­sos que los ha­bi­dos en la Igle­sia, pe­ro por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón, de es­tos ape­nas se tra­ta en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en las pe­lí­cu­las de Holly­wood». Por su par­te, SAN­DRA MO­RENO se sor­pren­de por el he­cho de que Sor­man «se su­me a quie­nes con­si­de­ran que el ce­li­ba­to de los sa­cer­do­tes es un pro­ble­ma, y que ha­ría bien la Igle­sia en ad­mi­tir la or­de­na­ción sa­cer­do­tal de hom­bres ca­sa­dos o de mu­je­res». «La in­men­sa ma­yo­ría de los sa­cer­do­tes, co­mo mi her­mano, asu­me el com­pro­mi­so de se­gui­mien­to pleno de Je­su­cris­to cé­li­be, y de ser­vi­cio de ca­ri­dad, de­di­can­do sus ener­gías y co­ra­zón al ser­vi­cio de to­dos. Por­que es po­si­ble con la gra­cia de Dios, y po­nien­do los me­dios pa­ra no con­fun­dir­se con un asis­ten­te so­cial o un psi­có­lo­go. Me­nos mal que Sor­man re­co­no­ce que no es­tá “en con­di­cio­nes de juz­gar lo que es bueno pa­ra la Igle­sia: el Pa­pa es él y no los ana­lis­tas, los so­ció­lo­gos o los se­xó­lo­gos”».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.