CAR­MEN DE CA­BRA

Se ha ti­ra­do al monte. A per­se­guir pe­rio­dis­tas, a ma­tar men­sa­je­ros, a cor­tar len­guas

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - JA­VIER TAFUR

Es­ta­ba ce­lo­sa. Des­de ha­cía unas se­ma­nas na­die le pres­ta­ba aten­ción. Los in­nu­me­ra­bles dis­pa­ra­tes del pa­sa­do pa­re­cían ha­ber­la amor­ti­za­do. Sus ma­nio­bras es­pe­cu­la­ti­vas so­bre la Cons­ti­tu­ción o el fe­mi­nis­mo no sur­tían efec­to. Se ha­bía que­da­do sin mar­gen pa­ra la sor­pre­sa. Re­sul­ta­ba can­si­na. Ya no des­per­ta­ba nues­tra in­dig­na­ción, ni nues­tro son­ro­jo de pai­sa­nos, ni si­quie­ra nues­tra cu­rio­si­dad cate­ta. En el col­mo de la re­nun­cia, se iba de Cór­do­ba pres­cin­dien­do de la quí­mi­ca con Ma­yor Za­ra­go­za. Tal vez la em­pe­zá­ba­mos a co­no­cer de­ma­sia­do. Su tor­pe­za es pro­ver­bial; su mal ge­nio, acos­tum­bra­do; su in­cul­tu­ra, re­co­no­ci­da in­clu­so en la Uni­ver­si­dad. No po­día com­pe­tir con la fres­cu­ra de sus nue­vos com­pa­ñe­ros de go­bierno. ¿Có­mo su­pe­rar o tan so­lo igua­lar la sor­di­dez ta­ber­na­ria en que se mo­vía la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, las ha­bi­li­da­des te­rres­tres del as­tro­nau­ta, las bom­bas con que se ha­cen ti­ra­bu­zo­nes Mar­ga­ri­ta y Borrell, ton­ta ella y lis­to él? Has­ta Ce­laá, por­ta­voz bal­bu­cien­te y mi­nis­tra de Edu­ca­ción que lee mal lo que es­cri­be peor, le ha bir­la­do el du­do­so pro­ta­go­nis­mo de me­sar­se los ca­be­llos en pro­tes­ta por el «aco­so» al go­bierno. Ne­ce­si­ta­ba, pues, un re­vul­si­vo, un tra­ta­mien­to de cho­que que vol­vie­ra a po­ner los fo­cos so­bre su alo­ca­da ca­be­za y los mi­cró­fo­nos an­te su men­gua­da es­ta­tu­ra. Y se ha ti­ra­do al monte. Car­men de Ca­bra siem­pre ti­ra al monte.

A per­se­guir pe­rio­dis­tas, a ma­tar men­sa­je­ros, a cor­tar len­guas, a ce­gar ojos, a rom­per oí­dos, a que­brar vo­lun­ta­des. Es­te ha si­do siem­pre el de­por­te uni­ver­sal de los po­lí­ti­cos fra­ca­sa­dos con ín­fu­las de gran­de­za. Des­de los man­da­ri­nes chi­nos has­ta los re­yes vi­si­go­dos, des­de los sá­tra­pas per­sas has­ta los dic­ta­do­res ro­ma­nos, des­de los emi­res ome­yas has­ta los ba­si­leos bi­zan­ti­nos, des­de los ca­ci­ques in­dí­ge­nas has­ta los co­mi­sa­rios de la che­ca. «Re­gu­lar» la li­ber­tad de ex­pre­sión, «in­ter­ve­nir2 en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, «pro­te­ger» al go­bierno —que no a los ciu­da­da­nos, co­mo cer­te­ra­men­te edi­to­ria­li­za­ba ABC— y pro­te­ger­lo de que no se descubra su in­com­pe­ten­cia, de que no se in­ves­ti­guen sus im­pos­tu­ras, de que no se de­nun­cien sus víncu­los con esas «cloa­cas del Es­ta­do» que, de he­cho, so­lo pue­den me­drar con su com­pli­ci­dad. En­tre los po­de­res del Es­ta­do, nin­guno más al­to que el eje­cu­ti­vo, nin­guno por tan­to con más ca­pa­ci­dad co­rrup­to­ra. La prue­ba del al­go­dón la te­ne­mos pre­ci­sa­men­te en esos mo­men­tos en que se re­go­dea pen­san­do en una ley mor­da­za pa­ra que no se se­pa a tiem­po lo que de­bie­ra sa­ber­se cuan­to an­tes. Así em­pie­za el ca­mino de per­ver­sión de to­da de­mo­cra­cia y ya no sue­le aca­bar has­ta que la per­de­mos.

Car­men es­tá en ello. Na­die más cua­li­fi­ca­do pa­ra em­pren­der­lo. Pe­ro no tie­ne tiem­po. Las elec­cio­nes han si­do preanun­cia­das por el pre­si­den­te con su «ga­me over» cos­mo­po­li­ta. Pe­dro es cons­cien­te de que ca­re­ce de otra sa­li­da. Es cons­cien­te de que las en­cues­tas del CIS son en­ga­ño­sas y, so­bre to­do, de que lo se­rán ca­da vez más. Aho­ra su úni­ca es­pe­ran­za es que la jue­za afín ci­te a Ca­sa­do co­mo tes­ti­go en el pro­ce­so a sus com­pa­ñe­ras víctimas, impu­tadas pa­ra ha­cer bul­to. Po­bre es­pe­ran­za. Aun­que pue­de que a es­tas al­tu­ras se con­for­me con im­po­ner­le a Su­sa­na la can­di­da­tu­ra de Cal­vo por Cór­do­ba. Lo más tris­te pa­ra él sería que la vi­ce­pre­si­den­ta con­si­guie­se me­nos vo­tos que la can­di­da­ta de su par­ti­do a las au­to­nó­mi­cas. O no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.