UN PO­CO DE RI­GOR, POR FA­VOR

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - POR JUAN JO­SÉ PRI­MO JU­RA­DO

Es­ta se­ma­na el mi­nis­tro de Fo­men­to ha anun­cia­do la in­mi­nen­te pues­ta en mar­cha del Me­tro­trén en­tre Al­co­lea y Villarrubia. Ex­ce­len­te no­ti­cia. Po­día ha­ber te­ni­do el de­ta­lle —no ha si­do el ca­so— de re­co­no­cer que to­da la obra la ha afron­ta­do el Go­bierno de Es­pa­ña vi­gen­te has­ta ha­ce so­lo tres me­ses y que la ges­tión se ini­ció e im­pul­só con el equi­po mu­ni­ci­pal an­te­rior. En fin, lo que más me ha ex­tra­ña­do es que, en los años pre­vios, las no­ti­cias de es­te tren de cer­ca­nías ve­nían acom­pa­ña­das de so­na­das pro­tes­tas de al­cal­des de mu­ni­ci­pios de la Ve­ga del Gua­dal­qui­vir pa­ra que ese ser­vi­cio cu­brie­se el tra­yec­to Villa del Río a Pal­ma del Río y, aho­ra, aque­llas pro­tes­tas han mu­ta­do en si­len­cio.

En es­tos úl­ti­mos años la con­ver­sión de la N-432 en au­to­vía ha con­ci­ta­do nu­me­ro­sas exi­gen­cias pa­ra ha­cer­se reali­dad. Has­ta se creó un gru­po de pre­sión for­ma­do por los pre­si­den­tes de las Dipu­tacio­nes de Gra­na­da, Jaén, Cór­do­ba y Ba­da­joz. En ese tiem­po se tu­vo la oca­sión de aten­der a al­cal­des y pla­ta­for­mas ciu­da­da­nas, ha­cién­do­nos eco de sus reivin­di­ca­cio­nes, ex­pli­can­do las di­fi­cul­ta­des arras­tra­das de in­for­mes me­dioam­bien­ta­les an­te­rio­res y, fi­nal­men­te, anun­cian­do que se in­cluía una im­por­tan­te par­ti­da en los pre­su­pues­tos de 2018 pa­ra em­pe­zar la obra. Na­da de es­to de­tu­vo los cor­tes de ca­rre­te­ras y el se­ña­lar al Go­bierno ca­da vez que ha­bía un ac­ci­den­te. Aho­ra aque­llas pro­tes­tas han mu­ta­do en si­len­cio.

Tam­bién du­ran­te ese pe­rio­do tu­vie­ron lu­gar reite­ra­das pre­gun­tas par­la­men­ta­rias de diputados so­cia­lis­tas que­ján­do­se so­bre que no es­tu­vie­ran al cien por cien las plan­ti­llas de per­so­nal de Guar­dia Ci­vil y Po­li­cía Na­cio­nal en Cór­do­ba. De po­co ser­vía ex­pli­car­les que era cul­pa de la te­rri­ble cri­sis eco­nó­mi­ca, mal ges­tio­na­da por cier­to por un Go­bierno so­cia­lis­ta, que se in­cre­men­ta­ría el per­so­nal a me­di­da que fue­ra po­si­ble y que, en cual­quier ca­so, ta­les ca­ren­cias no afec­ta­ban a la se­gu­ri­dad gra­cias al es­fuer­zo de esos gran­des pro­fe­sio­na­les. Esos diputados pa­re­cían es­tar más pen­dien­tes de sa­car su ver­sión de los he­chos en pren­sa. Aho­ra las plan­ti­llas si­guen es­tan­do en el mis­mo ni­vel, pe­ro aque­llas pro­tes­tas han mu­ta­do en si­len­cio.

Que la pro­vin­cia que­de uni­da por tren de es­te a oes­te me pa­re­ce una reivin­di­ca­ción ló­gi­ca, siem­pre so­me­ti­da a es­tu­dios téc­ni­cos que la ha­gan via­ble eco­nó­mi­ca­men­te. Que la N-432 me­jo­re su in­fa­me tra­za­do, prin­ci­pal­men­te en­tre Cór­do­ba y Bae­na, es de sen­ti­do co­mún. Y to­dos que­re­mos que se com­ple­ten las plan­ti­llas de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad. ¿Por qué, por tan­to, no con­ti­núan aque­llas pro­tes­tas? ¿Por qué han mu­ta­do en es­tos silencios? Ca­be de­du­cir que eran pro­tes­tas par­ti­dis­tas pa­ra usar reivin­di­ca­cio­nes com­par­ti­das por la ma­yo­ría de la so­cie­dad y bas­ta que cam­bie el color po­lí­ti­co gu­ber­na­men­tal al pro­pio pa­ra que se des­ac­ti­ven. A ni­vel na­cio­nal los ejem­plos se mul­ti­pli­can.

Se­gu­ra­men­te al­gún vo­tan­te de de­re­chas opi­na­rá que aho­ra ha­bría que pa­gar­les con la mis­ma mo­ne­da. No es­toy de acuer­do, aun­que lo me­re­ce­rían por per­se­ve­rar en esa sen­da. Nun­ca he si­do par­ti­da­rio de ne­gar el pan y la sal al ad­ver­sa­rio po­lí­ti­co. Creo que la po­lí­ti­ca con ma­yús­cu­las es­tá pa­ra lle­gar a acuer­dos en be­ne­fi­cio de los ciu­da­da­nos.

Par­ti­cu­lar­men­te me sien­to or­gu­llo­so de ha­ber sa­ca­do ade­lan­te la ce­sión

«To­dos que­re­mos que se com­ple­ten las plan­ti­llas de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad. ¿Por qué las pro­tes­tas han mu­ta­do en silencios?»

del Po­li­de­por­ti­vo de la Ju­ven­tud al Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba, en­quis­ta­da du­ran­te 25 años. Des­de la Sub­de­le­ga­ción tu­vi­mos sin­to­nía tan­to con Nie­to co­mo con el tán­dem Am­bro­sioGar­cía, a pe­sar de que el inefa­ble An­to­nio Hur­ta­do y al­gún con­ce­jal des­pis­ta­do qui­sie­ran po­ner pa­los en las rue­das. Aho­ra lo que to­ca, des­de la po­lí­ti­ca y los me­dios, es des­en­mas­ca­rar ese uso par­ti­dis­ta de te­mas esen­cia­les que al­gu­nos prac­ti­can de ma­nual, esa cris­pa­ción que al­gu­nos gus­tan de crear.

Pe­dir a quie­nes an­tes gri­ta­ban tan­to y aho­ra go­bier­nan en Es­pa­ña que se com­pro­me­tan con Cór­do­ba, que las pa­la­bras se las lle­va el vien­to y las obras que­dan. Y de pa­so re­cor­dar to­dos a la Jun­ta de An­da­lu­cía la ne­ce­si­dad de una ma­yor in­ver­sión en nues­tra pro­vin­cia y que pa­gue lo que de­be.

El po­lí­ti­co que vol­ve­ría a en­gan­char a la so­cie­dad con esa pro­fe­sión tan de­nos­ta­da de­be ser al­guien que pon­ga el in­te­rés de su tie­rra y sus pai­sa­nos por en­ci­ma de los in­tere­ses de su par­ti­do y de es­tra­te­gias cor­to­pla­cis­tas y mez­qui­nas. Me­nos rui­do y más ri­gor. Gran­de­za, en su­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.