Cua­tro si­glos he­chos al an­dar

El Cris­to de Gra­cia con­cen­tra en la ca­lle sus cua­tro si­glos de devoción en Cór­do­ba, en una no­che mul­ti­tu­di­na­ria en que vol­vió a ir so­lo so­bre su pa­so des­pués de más de 120 años

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - POR LUIS MI­RAN­DA

FREN­TE a la vo­lun­tad de los hom­bres, la Pro­vi­den­cia que lle­va sus pro­pias cuen­tas, aun­que no se adi­vi­nen. No los ca­mi­nos rec­tos y pre­vi­si­bles, sino los tor­ci­dos que a ca­da cur­va tie­nen una sor­pre­sa; no la vi­da tran­qui­la de los há­bi­tos, sino aque­lla que tie­ne que in­ven­tar­se to­dos los días.

En el ca­lor quie­to de la no­che de Cór­do­ba se con­ta­ba la his­to­ria de cua­tro­cien­tos años que no eran esas eter­ni­da­des fic­ti­cias y gran­di­lo­cuen­tes que co­mo no son del to­do ver­dad nun­ca cam­bian, sino cua­tro si­glos de ca­mino que no es­ta­ba he­cho. La his­to­ria se fue de­fi­nien­do con ca­da pa­so, y tu­vo mu­chos cam­bios en el pa­vi­men­to y en el pai­sa­je, en las flo­res y en la ce­ra, pe­ro nun­ca de­jó de gi­rar en torno a un Cru­ci­fi­ca­do co­lo­sal co­mo una ima­gen de Dios Pa­dre. La Gra­cia es un don de Dios que se pi­de en las ora­cio­nes y quie­nes es­pe­ra­ban en el Pa­tio de los Na­ran­jos sa­bían que ha­bían acu­di­do allí don­de bro­ta­ba ca­si sin pe­dir­la.

Se con­ta­ba la his­to­ria so­la cuan­do en Cór­do­ba se ha­bía he­cho de no­che y es­ta­ba abier­ta la puer­ta que las cofradías ga­na­ron en la Ca­te­dral, y allí apa­re­ció una cruz de guía an­ti­gua es­col­ta­da por fa­ro­les gó­ti­cos de pla­ta.

En la ex­pec­ta­ción de los aba­ni­cos y de mi­rar los re­lo­jes desean­do que fue­ra la ho­ra se­ña­la­da el Cris­to de Gra­cia, pre­sen­ti­do en el in­te­rior del bos­que de co­lum­nas, iba con­tan­do esa his­to­ria su­ya que siem­pre fue in­só­li­ta pa­ra los hom­bres pe­ro per­fec­ta­men­te ló­gi­ca pa­ra Dios, que la es­cri­bió.

Re­la­tó en el co­ra­zón có­mo los ta­ras­cos, que ha­bían mo­de­la­do a sus di­vi­ni­da­des an­te­rio­res con una téc­ni­ca tra­di­cio­nal en pas­ta de maíz, asu­mie­ron que tam­bién aquel ma­te­rial les te­nía que ser­vir pa­ra re­pre­sen­tar a Cris­to, y que en uno de aque­llos ta­lle­res se for­jó la ima­gen mo­nu­men­tal y de bra­zos abier­tos, de cuer­po tu­me­fac­to y ros­tro de­vo­to, que en­cen­dió el co­ra­zón de un cor­do­bés. Qui­zá pu­do co­no­cer al­go las pri­me­ras pro­ce­sio­nes de Se­ma­na San­ta pe­ro es im­pro­ba­ble que pen­sa­ra en eso cuan­do lo en­vió a su ciu­dad, a su her­ma­na, y tam­po­co ella pen­sa­ría en que aque­lla ima­gen ten­dría que de­jar el en­ton­ces jo­ven con­ven­to de Nues­tra Se­ño­ra de Gra­cia.

Se con­ta­ba la his­to­ria cuan­do iban sa­lien­do los her­ma­nos y se veían las me­da­llas, jó­ve­nes o ya aja­das por los años. Ya al­gu­nos de los que es­pe­ra­ban en el Pa­tio de los Na­ran­jos veían avan­zar el pa­so ha­cia la puer­ta y en­ton­ces la agru­pa­ción mu­si­cal Cris­to de Gra­cia em­pe­zó a to­car su es­treno de ayer, «La mi­sión», una adap­ta­ción del fa­mo­so te­ma «El oboe de Ga­briel». Y en aque­llos ecos pa­re­cían lle­gar las his­to­rias de las pro­ce­sio­nes de ro­ga­ti­vas pa­ra pe­dir agua y so­bre to­do de to­dos los años, con co­fra­día o sin ella, que el Cris­to de Gra­cia ha­bía sa­li­do en la pro­ce­sión ofi­cial del San­to En­tie­rro y ha­bía man­te­ni­do la lla­ma de la Se­ma­na San­ta en tiem­pos di­fí­ci­les.

Con cal­va­rio

Al fin apa­re­ció y fun­dó el ai­re de con­su­ma­ción de un Jue­ves San­to, ese mo­men­to en que to­do pa­re­ce a pun­to de cum­plir­se cuan­do se mue­ve la me­le­na y se mi­ran los bra­zos cris­pa­dos y an­chos. Era el mis­mo pe­ro era a la vez otro, en una es­pe­cie de monte cal­va­rio, que es­ta vez sí lle­va­ba por­que no es­ta­ban la Vir­gen de los Do­lo­res y Mi­se­ri­cor­dia, San Juan y San­ta Ma­ría Mag­da­le­na, que le han acom­pa­ña­do des­de 1897, y que nun­ca fal­ta­ron en su pa­so des­de en­ton­ces. Na­die de los que allí es­ta­ban po­día re­cor­dar que el Cris­to de Gra­cia no es­tu­vie­se ro­dea­do del que fue el pri­mer con­jun­to de mis­te­rio de la Se­ma­na San­ta de Cór­do­ba. En el fri­so ha­bía flo­res mo­ra­das, muy pro­pias, pe­ro en el monte eran na­ran­jas.

Con­vo­có a las Se­ma­nas San­tas po­pu­la­res del si­glo XX, a la sae­ta que pin­tó Ju­lio Ro­me­ro de To­rres y a las que can­tó co­mo na­die Ma­ría «La Ta­le­go­na», a la devoción de lo que pri­me­ro fue­ron las gen­tes del cam­po y lue­go los que crea­ron una ciu­dad nue­va fue­ra de los an­ti­guos mu­ros pe­ro siem­pre pen­dien­tes de su si­lue­ta y de su his­to­ria im­pre­vi­si­ble.

Pro­ce­sión

En su cuar­to cen­te­na­rio la ima­gen ca­mino arro­pa­da por su her­man­dad y una lar­ga cor­te de de­vo­tos

ÁL­VA­RO CAR­MO­NA

El Cris­to de Gra­cia avan­za por el Pa­tio de los Na­ran­jos en su pro­ce­sión ex­tra­or­di­na­ria de ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.