«Los vien­tos de co­la de la eco­no­mía se es­tán per­dien­do»

Di­rec­tor de Lo­yo­la Lea­der­chip School

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - ARIS­TÓ­TE­LES MO­RENO

No es el hom­bre del tiem­po, pe­ro ca­si. Anuncia las tur­bu­len­cias eco­nó­mi­cas con mo­de­los pre­dic­ti­vos fia­bles. Co­mo un me­teo­ró­lo­go. Y aler­ta de que en­tra­mos en zo­na de ines­ta­bi­li­dad at­mos­fé­ri­ca. Ojo.

Ca­da se­ma­na, el se­ñor de la ima­gen anuncia sus pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas a tra­vés de un ví­deo blog al mo­do en que un me­teo­ró­lo­go nos aler­ta de la bo­rras­ca o el an­ti­ci­clón. La eco­no­mía se asien­ta so­bre mo­de­los pre­dic­ti­vos ca­da vez más fia­bles y Ma­nuel Ale­jan­dro Car­de­ne­te se ha con­ver­ti­do en un au­gur acre­di­ta­do de eso que lla­man in­di­ca­do­res ma­cro­eco­nó­mi­cos. So­bre Cór­do­ba, ha di­ri­gi­do al­gu­nos es­tu­dios sec­to­ria­les re­le­van­tes. Es de­cir: sa­be de no­so­tros y de nues­tra sa­lud eco­nó­mi­ca ca­si to­do. ¿Llo­ve­rán pues­tos de tra­ba­jo ma­ña­na o per­sis­ti­rá la se­quía in­dus­trial? Es­cu­che­mos su pro­nós­ti­co. —¿Qué di­ce su bo­li­ta má­gi­ca so­bre las pre­vi­sio­nes an­da­lu­zas? —La eco­no­mía se es­tá ra­len­ti­zan­do. Las pre­vi­sio­nes de 2,9 pun­tos de cre­ci­mien­to pa­ra Es­pa­ña y 2,8 pa­ra An­da­lu­cía van a te­ner que ba­jar va­rias dé­ci­mas. Hay un con­tex­to in­ter­na­cio­nal que se es­tá po­nien­do en con­tra.

Los vien­tos de co­la des­apa­re­cen, por la guerra co­mer­cial de Trump, la subida del pe­tró­leo y del ti­po de in­te­rés o el pa­rón de la fi­nan­cia­ción de la deu­da pú­bli­ca. Y el con­su­mo in­terno se es­tá pa­ran­do por­que los sa­la­rios son ba­jos. Aun­que las ta­sas se que­da­rán en un 2,6 o 2,5, y son bue­nas, el pro­ble­ma es que en Es­pa­ña con eso se crea muy po­co em­pleo. —Hay se­ña­les pa­ra la preo­cu­pa­ción. —No pa­ra el alar­mis­mo. Que na­die pien­se que va­mos otra vez pa­ra la cri­sis de 2007. Pe­ro las ta­sas del 3% no las va­mos a te­ner. Y es­to im­pli­ca que va­mos a des­truir em­pleo por­que nues­tro mer­ca­do la­bo­ral es muy po­co fle­xi­ble. —¿Y de Cór­do­ba qué di­ce su bo­li­ta? —Si pa­ra An­da­lu­cía la ta­sa pue­de ser del 2,5, pa­ra Cór­do­ba po­dría ser el 2,1 o 2,2. Cór­do­ba sue­le es­tar tres o cua­tro dé­ci­mas por de­ba­jo de la me­dia. —¿Y por qué va­mos en el furgón de co­la? —Su pro­duc­ción de­pen­de bá­si­ca­men­te del sec­tor ser­vi­cios. Prác­ti­ca­men­te no hay in­dus­tria. Hay al­go de agroa­li­men­ta­ria y el te­ma de la jo­ye­ría. Y cuan­do la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca no vie­ne bien, se no­ta muy pron­to. —¿So­lo de tu­ris­mo y agroa­li­men­ta­ción pue­de vivir Cór­do­ba? —Es­tá vi­vien­do. El 2% en una eco­no­mía occidental es una ta­sa muy al­ta. El pro­ble­ma es que no se tra­du­ce en re­duc­ción del pa­ro. La ven­ta­ja de la in­dus­tria es que cuan­do uno pro­du­ce au­to­mó­vi­les, los pro­du­ce to­do el año. No de­pen­de de que sea agos­to o enero. —Por cier­to, el sec­tor ser­vi­cios es­tá dan­do se­ña­les in­quie­tan­tes. —Cla­ro. Por­que cuan­do tie­nes un suel­do con­ge­la­do ha­ce tiem­po y con per­cep­ción de que puedes per­der el em­pleo, el con­su­mo se re­trae. —¿La in­dus­tria de Cór­do­ba se fue pa­ra no vol­ver? —Eso nun­ca se sa­be. Co­mo de­cía Key­nes, a lar­go pla­zo to­dos muertos. Tie­ne que ha­ber una ac­ción po­lí­ti­ca di­ri­gi­da des­de arri­ba. —La prin­ci­pal em­pre­sa de Cór­do­ba se lla­ma Hos­pi­tal Rei­na So­fía. ¿De qué es sín­to­ma? —Aquí el sec­tor in­dus­trial no ha te­ni­do una lar­ga tra­di­ción. Rei­na So­fía es lí­der en tras­plan­tes o cáncer. Es co­no­ci­da a ni­vel mun­dial. La cla­ve es­tá en que ese mo­de­lo de éxi­to se re­pro­du­je­ra en otros ám­bi­tos. —Un in­for­me de Lo­yo­la ci­fra­ba en 325 mi­llo­nes el im­pac­to de la jo­ye­ría. ¿To­da­vía sigue sien­do un mo­tor de Cór­do­ba? —La jo­ye­ría es­tá for­ma­da por mu­chos au­tó­no­mos y mi­cro­em­pre­sas. Hay un par­que jo­ye­ro que in­ten­ta desato­mi­zar un sec­tor que po­dría te­ner más re­co­rri­do. No nos lo ter­mi­na­mos de creer. De­be­ría te­ner un ni­vel de eco­no­mía de es­ca­la que no se tie­ne y el Par­que Jo­ye­ro es un in­ten­to mag­ní­fi­co. En Es­pa­ña te­ne­mos un 98% de pymes o micropymes y eso ha­ce que no po­da­mos com­pe­tir en los gran­des mer­ca­dos. La jo­ye­ría ne­ce­si­ta múscu­lo fi­nan­cie­ro y pro­duc­tor y eso no lo ha­ce un pe­que­ño ta­ller con tres per­so­nas tra­ba­jan­do. —¿Por qué el Par­que Jo­ye­ro no ha triun­fa­do cla­ra­men­te? —No se ha pro­du­ci­do esa de­ri­va ha­cia una rup­tu­ra de la ato­mi­za­ción. Si a uno le va ra­zo­na­ble­men­te bien es­tan­do so­lo, ¿pa­ra qué se va a en­re­dar en te­ner que aliar­se pa­ra cre­cer? Ese es el po­co es­pí­ri­tu emprendedor en An­da­lu­cía. No tie­ne la tra­di­ción del em­pre­sa­ria­do ca­ta­lán. —Ca­si 10.000 cordobeses han emi­gra-

do a Eu­ro­pa en los úl­ti­mos años. Pre­ci­sa­men­te la ge­ne­ra­ción más pre­pa­ra­da de la his­to­ria. —La emi­gra­ción tie­ne una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va. Yo emi­gré a EEUU un año y es­tu­ve ca­si dos en Bru­se­las. Y nun­ca me he sen­ti­do emi­gran­te. Tra­ba­jar fue­ra no es al­go negativo. El pro­ble­ma es si se ha­ce por­que uno no tie­ne otra op­ción o por­que se quie­re cre­cer. De esos 10.000, ¿cuán­tos hay de ca­da per­fil? Yo lo des­co­noz­co. —La ta­sa de ries­go de po­bre­za en Es­pa­ña es del 28%. En An­da­lu­cía, del 43%. ¿Qué ha­ce­mos mal aquí? —La ta­sa de pa­ro en Es­pa­ña es­tá en torno al 16% y en An­da­lu­cía en el 23%. Si te­ne­mos la cuar­ta par­te des­em­plea­da, el um­bral de la po­bre­za se va al 43%. Eso se con­si­gue, no con sub­ven­cio­nes, sino ha­cien­do que el 23% de pa­ro ba­je de una ta­sa ra­zo­na­ble co­mo en la UE. —Us­ted ha di­cho que ha­ce fal­ta un cam­bio po­lí­ti­co en An­da­lu­cía «por hi­gie­ne». ¿Qué fre­na el cam­bio? —Co­noz­co bien Mé­xi­co, que ha te­ni­do se­sen­ta años el Go­bierno de un so­lo par­ti­do: el PRI. Eso ha crea­do un ni­vel de co­rrup­ción que es ca­si im­po­si­ble de rom­per. Un so­lo par­ti­do que se man­tie­ne por mu­chos man­da­tos ter­mi­na ge­ne­ran­do co­rrup­ción. Lo de las ilu­sio­nes re­no­va­das no me lo creo. Al fi­nal uno se ter­mi­na cre­yen­do que eso es su­yo y ha­ce del Go­bierno su cor­ti­jo. Ha­ce fal­ta re­no­va­ción. —Tras el «crack» de 2008 al­guien di­jo que ha­bía que re­fun­dar el ca­pi­ta­lis­mo. Me­jor es­pe­ra­mos sen­ta­dos. —To­tal­men­te. No se ha he­cho. Se han es­ta­ble­ci­do unos me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión, una fu­sión de ban­cos y nue­vas ra­tios pa­ra evi­tar ni­ve­les de ries­go, pe­ro el ca­pi­ta­lis­mo no ha cam­bia­do. Pon­go un ejem­plo: cuan­do es­ta­lló el «crack», en la pri­me­ra reunión que se pro­du­jo en Was­hing­ton, el pre­si­den­te de turno de la UE, Ni­co­las Sarkozy, lle­gó pi­dien­do la crea­ción de or­ga­nis­mos de su­per­vi­sión in­ter­na­cio­nal in­de­pen­dien­tes pa­ra evi­tar que fue­ran juez y par­te. EEUU se ne­gó en re­don­do. No se ha que­ri­do po­ner con­trol. —¿Y qué ha­bría que cam­biar? —Yo creo en la eco­no­mía de mer­ca­do pe­ro con cier­tos ni­ve­les de in­ter­ven­ción. Por sí so­lo, el mer­ca­do no so­lu­cio­na

Ra­len­ti­za­ción

«Si pa­ra An­da­lu­cía la ta­sa de cre­ci­mien­to pue­de ba­jar a 2,5 pun­tos pa­ra Cór­do­ba irá al 2,2»

Pla­te­ría

«La jo­ye­ría ne­ce­si­ta mu­cho múscu­lo fi­nan­cie­ro y pro­duc­tor y eso no lo ha­ce un pe­que­ño ta­ller»

Ca­pi­ta­lis­mo

«Por sí so­lo, el mer­ca­do no so­lu­cio­na to­do. Hay fa­llos que de­be cu­brir el Es­ta­do»

to­do. Hay fa­llos que de­be cu­brir el Es­ta­do. —¿La eco­no­mía es la cien­cia que pre­di­ce el pa­sa­do? —La eco­no­mía pre­di­ce el fu­tu­ro. Es la cien­cia so­cial que es­tu­dia la asig­na­ción de re­cur­sos. Ca­da vez nos equi­vo­ca­mos me­nos en los mo­de­los de pre­dic­ción. Con una sal­ve­dad: nues­tros mo­de­los se ba­san en da­tos del pa­sa­do con mo­de­li­za­ción ha­cia el fu­tu­ro. Lo mis­mo que los par­tes me­teo­ro­ló­gi­cos, que no se equi­vo­can en ve­rano o in­vierno, por­que hay una gran es­ta­bi­li­dad en las va­ria­bles. Con los mo­de­los eco­nó­mi­cos pa­sa igual. Cuan­do to­do es­tá es­ta­ble, pre­ve­mos sin pro­ble­mas. Lo que no se pue­de pre­de­cir es una caí­da co­mo la de Leh­man Brot­hers.

M. J. LÓ­PEZ OL­ME­DO

Ma­nuel Ale­jan­dro Car­de­ne­te, en la Uni­ver­si­dad Lo­yo­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.