Cien­tos de ma­yo­res mal­vi­ven en Los Pe­dro­ches a la es­pe­ra de re­si­den­cia

La es­ca­sez de asi­los pú­bli­cos jun­to a la ba­ja ofer­ta de pla­zas con­ve­nia­das con la Jun­ta obli­ga a se­pa­rar a ma­tri­mo­nios y a la as­fi­xia eco­nó­mi­ca de los usua­rios

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - JU­LIA LÓ­PEZ

El ob­je­ti­vo de la Ley de la De­pen­den­cia no es otro que el de re­co­no­cer un nue­vo de­re­cho sub­je­ti­vo de ciu­da­da­nía en el ám­bi­to es­ta­tal: el de­re­cho a la pro­mo­ción de la au­to­no­mía per­so­nal y aten­ción a las per­so­nas en si­tua­ción de de­pen­den­cia, me­dian­te la crea­ción del Sis­te­ma pa­ra la Au­to­no­mía y Aten­ción a la De­pen­den­cia (SAAD). Esa de­pen­den­cia pue­de es­tar pro­du­ci­da por la edad, la en­fer­me­dad o la dis­ca­pa­ci­dad y li­ga­da a la pér­di­da de au­to­no­mía fí­si­ca, men­tal, in­te­lec­tual o sen­so­rial. Una ley bá­si­ca pa­ra un sec­tor de la po­bla­ción y cu­yo fun­cio­na­mien­to se es­tá cues­tio­nan­do en los úl­ti­mos años, en­tre otras va­ria­bles, por el in­cum­pli­mien­to en la apli­ca­ción de los pla­zos que es­ta­ble­ce el pro­pio mar­co le­gal. En ese apar­ta­do, se de­ter­mi­na que no pue­den trans­cu­rrir más de seis me­ses pa­ra re­ci­bir una ayu­da, un apar­ta­do que no se cum­ple ya que el tiem­po me­dio que tar­da un ciu­da­dano en pa­sar por to­do el pro­ce­so es de unos nue­ve me­ses, al­go re­co­no­ci­do in­clu­so por la con­se­je­ra de Igual­dad y Po­lí­ti­cas So­cia­les, Ma­ría Jo­sé Sán­chez Ru­bio. Pe­ro es que hay ca­sos en los que los do­ce-ca­tor­ce me­ses son los pla­zos que se es­tán im­po­nien­do.

Esos pla­zos afec­tan di­rec­ta­men­te a pres­ta­cio­nes co­mo la ayu­da a do­mi­ci­lio, pe­ro tam­bién a un re­cur­so que en zo­nas con una po­bla­ción en­ve­je­ci­da re­sul­ta vi­tal, la asig­na­ción de pla­zas con­cer­ta­das en cen­tros re­si­den­cia­les. Y es­ta reali­dad gol­pea de lleno en la co­mar­ca de Los Pe­dro­ches don­de en el año 2016 los da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) si­tua­ba la po­bla­ción que supera los 65 años en 12.550 per­so­nas del 53.812 glo­bal, es de­cir, un 23,32 por cien­to. A esas ci­fras hay que su­mar una reali­dad so­cial que im­pi­de o di­fi­cul­ta que el cui­da­do de las per­so­nas de­pen­dien­tes se reali­ce en el seno fa­mi­liar por cues­tio­nes la­bo­ra­les, fal­ta de pre­pa­ra­ción an­te de­ter­mi­na­dos ti­pos de de­pen­den­cia o sim­ple­men­te por­que los hi­jos no vi­ven ya en los pue­blos de ori­gen. Apar­te, es­tá la lo­sa del pa­go de una pla­za que so­bre­pa­sa los 1.000 eu­ros al mes con pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas, en mu­chos ca­sos, que pue­den os­ci­lar en­tre los 400 y 600 eu­ros.

Pla­zas cos­to­sas

Du­ran­te es­tos me­ses han sa­li­do a la luz el ca­so de dos ma­tri­mo­nios de la co­mar­ca se­pa­ra­dos tras dé­ca­das de unión por el he­cho de no te­ner la pla­za en el mis­mo cen­tro. Y aquí em­pie­zan las his­to­rias per­so­na­les. Co­mo la de Fé­lix Mar­tín que tie­ne a sus pa­dres en una re­si­den­cia de Po­zo­blan­co, la lo­ca­li­dad con ma­yor po­bla­ción de la co­mar­ca y don­de las pla­zas con­cer­ta­das no lle­gan a las 70, y lle­va mo­vi­li­zán­do­se des­de ha­ce tiem­po pa­ra con­se­guir una pla­za con­cer­ta­da o una vin­cu­la­da al ser­vi­cio por­que «ya lo que pe­di­mos es al­go de lo que es­ta­ble­ce la ley». «He ido a Cór­do­ba, he ha­bla­do con res­pon­sa­bles de la de­le­ga­ción y me di­cen que ten­go que abrir el aba­ni­co, pe­dir pla­za en to­da la pro­vin­cia pe­ro eso es al­go que no es cohe­ren­te, mis pa­dres lle­van to­da su vi­da jun­tos y qué ha­go si me dan una pla­za en Puen­te Ge­nil, ¿se­pa­rar­los? No apor­tan so­lu­cio­nes», re­la­ta.

A su la­do se en­cuen­tra Isa­bel, pre­fie­re no es­pe­ci­fi­car su ape­lli­do, con su ma-

Fé­lix Mar­tín

Lu­cha des­de ha­ce me­ses pa­ra que sus pa­dres con­si­gan pla­za con­cer­ta­da en Po­zo­blan­co. Di­ce que las dan con cuen­ta­go­tas o que ni tan si­quie­ra las con­ce­den y tie­ne mie­do a que un po­si­ble ca­so de se­pa­ra­ción co­mo los vi­vi­dos es­tos me­ses de atrás.

dre en la mis­ma re­si­den­cia con un ter­cer gra­do re­co­no­ci­do y sin nin­gún ser­vi­cio vin­cu­la­do a la Le de la De­pen­den­cia otor­ga­do. «Tie­ne un ter­cer gra­do avan­za­do, re­co­no­ci­do y se­gui­mos a la es­pe­ra de que le otor­guen una pla­za lle­van­do así más de seis me­ses», ex­pli­ca pa­ra pro­fun­di­zar in­di­can­do que «eco­nó­mi­ca­men­te es­to es una bar­ba­ri­dad, es­ta­mos ha­blan­do de que to­dos los aho­rros de su vi­da, to­do lo que han lo­gra­do con tan­to es­fuer­zo, se lo es­tán gas­tan­do cuan­do hay una ley que con­tem­pla que tie­nen que re­ci­bir una ayu­da».

Cer­ca de Po­zo­blan­co, en Pe­dro­che las si­tua­cio­nes se re­pi­ten y es­ta vez nos la cuen­tan Trán­si­to Ro­me­ro y An­to­nia Ro­mán, dos re­si­den­tes a la es­pe­ra de una pla­za con­cer­ta­da. An­to­nia lle­va des­de 2015 en la re­si­den­cia con una pen­sión no con­tri­bu­ti­va que no pa­sa de los 420 eu­ros y con una cuo­ta men­sual que a día de hoy es de 1.030 ho­ras lo que le lle­va a per­der al año en­tre 6.000 y 7.000 eu­ros. A pe­sar de que cuen­ta que se en­cuen­tra «muy bien» en la re­si­den­cia, ex­pli­ca que sin una pla­za con­cer­ta­da tie­ne que em­pe­zar a va­lo­rar el te­ner que de­jar­la. «Lo po­qui­llo que te­nía se me es­tá aca­ban­do y si no me dan la pla­za yo ten­dría que sa­lir­me, es­toy bien pe­ro no pue­do pa­gar­lo». Y es que no só­lo ha­bla­mos de la cuo­ta men­sual, sino de hay que su­mar el gas­to en me­di­ci­nas —ele­va­do en per­so­nas de cier­ta edad y con de­ter­mi­na­das do­len­cias—, o los tras­la­dos al hos­pi­tal de Po­zo­blan­co. Al mar­gen de es­tas cues­tio­nes, tam­bién man­tie­nen sus ca­sas, esas que son tes­ti­gos del es­fuer­zo de años de tra­ba­jo y que no quie­ren per­der o mal­ven­der.

La his­to­ria de Trán­si­to Ro­me­ro es más de lo mis­mo. A sus 92 años de edad su­fre por no en­con­trar res­pues­ta en la Ad­mi­nis­tra­ción re­gio­na­le, pe­ro su ba­ga­je per­so­nal le ha­ce no ser muy op­ti­mis­ta. Su ma­ri­do, en­fer­mo de alzheimer, re­ci­bió la pla­za con­cer­ta­da en un cen­tro el mis­mo día que fa­lle­ció, una ho­ra an­tes. Lle­ga­ba tar­de. Su hi­ja se emo­cio­na al re­cor­dar­lo por­que fue­ron sie­te du­ros años de en­fer­me­dad, sin ayu­da y cuan­do lle­gó lo hi­zo de la ma­ne­ra más fría y tar­día po­si­ble. Y esa idea y pre­gun­ta me­ro­dea en­tre to­dos los pro­ta­go­nis­tas, ¿cuán­do llegará la res­pues­ta? «No sa­be­mos a qué es­pe­ra, a qué se mue­ran, co­no­ce­mos a mu­cha gen­te que se ha muer­to es­pe­ran­do, pe­ro no a ser va­lo­ra­do, sino a dar­le res­pues­ta a esa va­lo­ra­ción, es de­cir, a re­ci­bir el ser­vi­cio que por ley le co­rres­pon­de», di­cen. His­to­rias de una his­to­ria que se re­pi­te en ex­ce­so.

An­to­nia Ro­mán Des­de 2015 es­tá en la re­si­den­cia de Pe­dro­che es­pe­ran­do una pla­za con­cer­ta­da que mi­ti­gue el des­gas­te eco­nó­mi­co. Con pe­na ase­gu­ra que si el re­cur­so no lle­ga, la so­lu­ción se­rá de­jar la re­si­den­cia.

Trán­si­to Ro­me­ro

Trán­si­to, de 92 años de edad, re­ci­be la vi­si­ta de su hi­ja y de su nie­ta. Con un gra­do 2 de de­pen­den­cia re­co­no­ci­do aún es­pe­ra la asig­na­ción de re­cur­so. Su ma­ri­do no ob­tu­vo pla­za en los sie­te años en los que lu­chó con­tra el alzheimer.

Pen­sio­nes in­via­bles Los ma­yo­res re­ci­ben en­tre 400 y 600 eu­ros, lo que les im­pi­den su­fra­gar la re­si­den­cia de 1.000 eu­ros men­sua­les

So­bre­cos­tes Me­di­ci­nas, tras­la­dos al hos­pi­tal o man­te­ni­mien­to de sus vi­vien­das agra­van la si­tua­ción eco­nó­mi­ca

FOTOS: QUERCUS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.