Ca­da día nue­ve an­cia­nos an­da­lu­ces de­nun­cian que su­fren ma­los tra­tos

∑Los ma­yo­res aler­tan de aban­dono, vio­len­cia fí­si­ca o abu­so se­xual, pe­ro los ex­per­tos ase­gu­ran que so­lo se re­gis­tra uno de ca­da 24 ca­sos

ABC (Córdoba) - - ANDALUCÍA - M. MO­GUER

Ti­ri­tan­do de frío en un char­co de ori­na se en­con­tró a su ma­dre en la re­si­den­cia de an­cia­nos en la que la que la te­nía. «No ha­bía nin­gún au­xi­liar y es­ta­ba en un sa­lón con el ai­re acon­di­cio­na­do que al es­tar mi ma­dre mea­da pro­vo­có que em­pe­za­ra a ti­ri­tar por la hu­me­dad». Es una de las de­nun­cias que lle­gan al De­fen­sor del Pue­blo so­bre el mal­tra­to a an­cia­nos en An­da­lu­cía, una reali­dad que so­lo en 2017 se de­nun­ció ca­si 3.400 ve­ces, se­gún da­tos de la Con­se­je­ría de Igual­dad y Po­lí­ti­cas So­cia­les tras una pre­gun­ta de la diputada del PP-A Ame­lia Palacios en el Par­la­men­to an­da­luz, quien re­cla­ma a la Jun­ta «un pro­to­co­lo de pre­ven­ción y cam­pa­ñas de in­for­ma­ción y de­tec­ción de es­tos ca­sos».

Se­gún la Con­se­je­ría, Se­vi­lla es la pro­vin­cia don­de más ca­sos se dan. En pa­sa­do año fue­ron 1.033. Le sigue Má­la­ga, con 683 de­nun­cias; Gra­na­da, con 460 ca­sos; Cá­diz, don­de se de­nun­ció 372 ve­ces en 2017; Huelva, con 205 de­nun­cias. Cie­rran la lista Al­me­ría, con 189 ca­sos de mal­tra­to a an­cia­nos y Jaén, con 140 de­nun­cias.

En to­tal, el año pa­sa­do se pro­du­je­ron 3.400 ca­sos de mal­tra­to a per­so­nas ma­yo­res. Pe­ro los ex­per­tos ad­vier­ten de que eso no sig­ni­fi­ca que ha­ya ese nú­me­ro de an­cia­nos mal­tra­ta­dos. «Los ca­sos de mal­tra­to sue­len so­la­par­se; se dan más de uno en el mis­mo an­ciano», ex­pli­ca Mar­ga An­drés, res­pon­sa­ble del te­lé­fono de la Jun­ta de An­da­lu­cía pa­ra per­so­nas ma­yo­res (el 900-85-83-81).

En es­te ser­vi­cio no so­lo re­ci­ben de­nun­cias, sino que tam­bién dan «in­for­ma­ción pa­ra los ma­yo­res y sus fa­mi­lias en te­mas de de­re­chos y de­pen­den­cia», in­di­ca An­drés. Quie­nes lla­man, aña­de la di­rec­to­ra del ser­vi­cio, no sue­len ser los an­cia­nos, sino per­so­nas de su en­torno. «Lo más fre­cuen­te es que sea por ne­gli­gen­cia o aban­dono».

Es­te ti­po de mal­tra­to es lo que ocu­rre en el 40% de los ca­sos en An­da­lu­cía. Le sigue el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co, el fí­si­co, el eco­nó­mi­co, la vul­ne­ra­ción de de­re­chos, au­to­ne­gli­gen­cia, la obs­truc­ción te­ra­péu­ti­ca, la obs­truc­ción diag­nós­ti­ca y el la lista aca­ba con el abu­so se­xual, la for­ma me­nos fre­cuen­te de mal­tra­to a los ma­yo­res. «Quien lla­ma por un aban­dono sue­le su­frir otras for­mas de agre­sión co­mo mal­tra­to psi­co­ló­gi­co o eco­nó­mi­co», in­sis­te An­drés. Los an­cia­nos que su­fren mal­tra­to lo ha­cen des­de va­rios fren­tes y, en mu­chos ca­sos, so­los.

Cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes co­no­cen la de­nun­cia de abu­sos a un ma­yor se abre un pro­ce­so que im­pli­ca a va­rias ad­mi­nis­tra­cio­nes. A la Jun­ta de An­da­lu­cía, a tra­vés de la Con­se­je­ría de Igual­dad y Po­lí­ti­cas So­cia­les; a los ayun­ta­mien­tos, me­dian­te sus ser­vi­cios so­cia­les; a la Fis­ca­lía, en ca­so de que se ob­ser­ve que hay un de­li­to; a los juzgados si, ade­más, se de­tec­ta vio­len­cia de gé­ne­ro. La aten­ción es in­te­gral e in­clu­ye no so­lo un aná­li­sis de la si­tua­ción, sino una pro­pues­ta de so­lu­ción pa­ra el ma­yor mal­tra­ta­do.

An­cia­nos so­los

Des­de la ofi­ci­na del De­fen­sor del Pue­blo An­da­luz con­fir­man los da­tos de Igual­dad. «Las quejas de ma­los tra­tos a ma­yo­res se han cen­tra­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te en des­aten­ción, por muy di­ver­sas cau­sas, pe­ro prin­ci­pal­men­te re­fe­ri­das a cen­tros re­si­den­cia­les».

Se­gún los ex­per­tos del pro­gra­ma de en­ve­je­ci­mien­to sa­lu­da­ble de la Jun­ta de An­da­lu­cía, «los ma­los tra­tos en los

De­fen­sor del Pue­blo An­da­luz La Ofi­ci­na del De­fen­sor re­gis­tró 3.400 de­nun­cias de ca­sos de mal­tra­to a per­so­nas ma­yo­res el año pa­sa­do Te­lé­fono de la Jun­ta de An­da­lu­cía Quien lla­ma por un aban­dono sue­le su­frir tam­bién mal­tra­to psi­co­ló­gi­co o eco­nó­mi­co

ma­yo­res re­per­cu­ten en su ca­li­dad de vi­da, pro­du­cien­do tras­tor­nos del sue­ño, pér­di­da de au­to­es­ti­ma, de­pre­sión, mie­do, an­sie­dad, aban­dono del cui­da­do de uno mis­mo, pér­di­da de ape­ti­to, de­pen­den­cia de me­di­ca­men­tos u al­cohol, dis­mi­nu­ción de las de­fen­sas, le­sio­nes fí­si­cas per­ma­nen­tes e in­clu­so ten­den­cias sui­ci­das o muer­te en los ca­sos muy gra­ves».

Ade­más, des­ta­can, la de­tec­ción dl mal­tra­to a an­cia­nos es «un fe­nó­meno ocul­to di­fí­cil de de­tec­tar ya que mu­chos de ellos no son cons­cien­tes de que son ob­je­to de ma­los tra­tos y otros son in­ca­pa­ces de ma­ni­fes­tar­lo por no per­ju­di­car a su pro­pia fa­mi­lia». Res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos es, in­di­can los ex­per­tos, es­tar aten­tos y de­nun­ciar.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.