Vivir con tu mal­tra­ta­dor

La vuel­ta al ho­gar de los hi­jos es fo­co de con­flic­to, so­bre to­do cuan­do se mezcla con adic­cio­nes o el des­em­pleo

ABC (Córdoba) - - ANDALUCÍA - M. M. TEROL

Los ma­yo­res, a ve­ces, no tie­nen que sa­lir de ca­sa pa­ra su­frir tra­tos ve­ja­to­rios. Vi­ven con su mal­tra­ta­dor. Se­gún ex­per­tos de la Con­se­je­ría de Igual­dad y Po­lí­ti­cas So­cia­les de la Jun­ta de An­da­lu­cía, los an­cia­nos an­da­lu­ces vi­ven ba­jo el peligro de su­frir agre­sio­nes de sus pa­re­jas, por un la­do, y de sus hi­jos, por otro.

En am­bos ca­sos, in­di­ca Jo­sé Luis Sa­ra­so­la, pre­si­den­te del Co­le­gio de Tra­ba­ja­do­res So­cia­les de Se­vi­lla y vo­cal del Con­se­jo An­da­luz de Tra­ba­ja­do­res So­cia­les, la de­nun­cia es muy di­fí­cil. «A los ma­yo­res les cues­ta de­nun­ciar. Pue­de ser por ver­güen­za, por el qué di­rán, cla­ro. Pe­ro tam­bién por la edad. Si tie­nes en­tre 80 y 90 años, di­fi­cul­tad de mo­vi­li­dad, y un cui­da­dor con pro­ble­mas de al­cohol o dro­gas, no puedes de­nun­ciar. Si le aña­des de­men­cia, en­fer­me­da­des men­ta­les co­mo Alzheimer, es peor».

Sa­ra­so­la ex­pli­ca que, en mu­chos ca­sos, el ma­yor no sa­be si­quie­ra que el mal­tra­to que es­tá su­frien­do es de­nun­cia­ble o, si lo sa­be, su ni­vel de ais­la­mien­to le im­pi­de de­nun­ciar por­que quien le mal­tra­ta es su úni­co víncu­lo con el ex­te­rior. El ejem­plo que usa es­te tra­ba­ja­dor so­cial es muy grá­fi­co: «Es co­mo el mal­tra­to a un ni­ño pe­que­ño. El be­bé, el ni­ño, pue­de creer que los gol­pes son par­te de tra­to de los adul­tos, de sus cui­da­do­res, no sa­be que se pue­de de­nun­ciar».

Pa­ra lu­char con­tra es­ta reali­dad que vi­ven al­gu­nos an­cia­nos en la co­mu­ni­dad an­da­lu­za, Sa­ra­so­la re­cla­ma más tra­ba­ja­do­res so­cia­les que pue­dan no so­lo tra­tar a los ma­yo­res, sino tam­bién de­tec­tar los ca­sos que los pro­pios an­cia­nos no ven por sí mis­mos.

Pa­ra Mar­ga An­drés, res­pon­sa­ble del te­lé­fono de asis­ten­cia a los ma­yo­res de la Jun­ta de An­da­lu­cía, hay otro ti­po de mal­tra­to que han de­tec­ta­do des­de su de­par­ta­men­to que es­tá en­quis­ta­do en la vi­da más ín­ti­ma de los ma­yo­res. Se pro­du­ce, ex­pli­ca, cuan­do los hi­jos ma­yo­res vuel­ven a ca­sa, tras per­der el tra­ba­jo. «Los ma­yo­res se sien­ten in­va­di­dos y la cues­tión se agra­va si los hi­jos tie­nen pro­ble­mas con el al­cohol, adic­cio­nes a sus­tan­cias o al jue­go».

El cua­dro que des­cri­be An­drés es de «in­sul­tos, ame­na­zas, vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca». Es, aña­de, una nue­va for­ma de vio­len­cia con­tra los an­cia­nos que com­bi­na la agre­sión psi­co­ló­gi­ca con la eco­nó­mi­ca.

Hi­jos con pro­ble­mas

An­drés ha­bla de otro ti­po de mal­tra­to que han de­tec­ta­do en­tre los an­cia­nos an­da­lu­ces por las de­nun­cias re­ci­bi­das en el te­lé­fono de asis­ten­cia al ma­yor. «Es el que su­fren los ma­yo­res que vi­ven con hi­jos que tie­nen pro­ble­mas men­ta­les». Se nie­gan a dar la guar­da de esos hi­jos a la ad­mi­nis­tra­ción, a ins­ti­tu­cio­nes y quie­ren cui­dar­los ellos mis­mos, ex­pli­ca.

Es­tos ma­yo­res, in­di­ca, «se sien­ten res­pon­sa­bles del cui­da­do de sus hi­jos», aun­que ten­gan pa­to­lo­gías men­ta­les po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sas co­mo es­qui­zo­fre­nias no tra­ta­das. «Se ge­ne­ran si­tua­cio­nes muy ten­sas y vio­len­cia fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca» al con­vi­vir con es­tos hi­jos.

Sin de­nun­cias

Mu­chos ma­yo­res no se que­jan por­que des­co­no­cen que el mal­tra­to que su­fren en su ho­gar es de­nun­cia­ble

ABC

A los ma­yo­res les cues­ta de­nun­ciar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.