FRA­CA­SO CON MA­YÚS­CU­LAS

ABC (Córdoba) - - ANDALUCÍA - FERNANDO DEL VA­LLE LORENCI

NO es en ab­so­lu­to ha­bi­tual que el re­pre­sen­tan­te de un co­lec­ti­vo tan cor­po­ra­ti­vis­ta y opa­co en cuan­to a las di­ná­mi­cas que ri­gen su fun­cio­na­mien­to se ex­pre­se en pú­bli­co con se­me­jan­te cla­ri­dad. El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co pi­dió el jue­ves per­dón por los erro­res que ter­mi­na­ron sig­ni­fi­can­do fa­tal­men­te la muer­te de una mujer se­ne­ga­le­sa en Bilbao a ma­nos de su ma­ri­do. «No es tan­to un fra­ca­so de los jue­ces co­mo de la Jus­ti­cia con ma­yús­cu­las», afir­mó.

El ma­gis­tra­do se re­fe­ría a un ca­so con­cre­to. Pe­ro que no se pue­de se­pa­rar de to­do lo ocu­rri­do en una se­ma­na trá­gi­ca en la han sal­ta­do, por enési­ma vez, to­das las alar­mas. Ade­más del cri­men de Bilbao, han si­do ase­si­na­das mu­je­res en Úbe­da, en Ma­ra­ce­na y en To­rrox. Sin ol­vi­dar el tre­me­bun­do e in­con­ce­bi­ble epi­so­dio de Cas­te­llón, con dos ni­ños ma­sa­cra­dos por cuen­ta de su pro­ge­ni­tor, al que es­pe­re­mos que el sui­ci­dio le ha­ya lle­va­do al peor de los in­fier­nos. En to­dos ellos ha­bía de­nun­cias de por me­dio.

Se nos lle­na la bo­ca ha­blan­do de le­yes de igual­dad. De pac­tos de Es­ta­do. Asis­ti­mos son­rien­tes a la pre­sen­ta­ción de cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción. Tris­tes a los mi­nu­tos de si­len­cio. Se anun­cian nue­vos pro­to­co­los. Pe­ro a fin de cuen­tas to­do sigue igual. Un dato. De las 38 ase­si­na­das en 2018 (has­ta el mo­men­to de es­cri­bir es­te ar­tícu­lo) por vio­len­cia ma­chis­ta, 10 eran de la muy pro­gre­sis­ta y con­cien­cia­da An­da­lu­cía.

¿En­ton­ces? Oja­lá una va­ri­ta. Di­cen los que afir­man sa­ber que fa­llan los me­ca­nis­mos de va­lo­ra­ción. Los que han de vi­gi­lar, que fal­tan re­cur­sos. No te­ne­mos pa­ra po­ner un po­li­cía a ca­da mujer. Y to­do eso se­rá cier­to y hay que po­ner­le re­me­dio ya. Pe­ro va­ya­mos a la raíz. Que un ado­les­cen­te con­tro­le el mó­vil a la no­via y ella se de­je es el pri­mer avi­so ha­cia un fu­tu­ro de ti­nie­blas ca­ver­ní­co­las. Y ha de ser en la fa­mi­lia don­de se dé la pri­me­ra se­ñal de aler­ta. Y se co­rri­ja. Co­mo di­ce el juez, lo de es­tos días pue­de ser un fra­ca­so de la Jus­ti­cia con ma­yús­cu­las, sí. Pe­ro tam­bién es un nau­fra­gio co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.