EL PO­DER VIGORIZANTE

Ayer, que a los in­de­pen­den­tis­tas les to­ca­ba de­mos­trar la de­mo­cra­cia que tan­to exi­gen, su raíz to­ta­li­ta­ria que­dó en evi­den­cia

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - SALVADOR SOSTRES

Ni una so­la vez los in­de­pen­den­tis­tas han si­do mo­les­ta­dos en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes y el 1 de oc­tu­bre del año pa­sa­do el Go­bierno has­ta les man­dó ge­ne­ro­sa­men­te a la Po­li­cía pa­ra que les die­ran unos azo­tes ton­to­rro­nes y po­der cul­mi­nar así el círcu­lo do­ra­do de su vic­ti­mis­mo.

Y ayer que les to­ca­ba de­mos­trar la de­mo­cra­cia que tan­to exi­gen, su raíz to­ta­li­ta­ria que­dó en evi­den­cia.

Es­ta in­ti­mi­da­ción, es­ta vio­len­ta­ción del que pien­sa dis­tin­to es exac­ta­men­te la que se pro­du­jo cuan­do los días 6 y 7 de sep­tiem­bre los in­de­pen­den­tis­tas asal­ta­ron el Par­la­ment pa­ra apro­bar le­yes con­tra­rias al or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal, la que el día 20 de aquel mis­mo mes se ma­ni­fes­tó an­te la se­de de la Con­se­je­ría de Eco­no­mía pa­ra to­mar de rehe­nes a los guar­dias ci­vi­les que la re­gis­tra­ban y, por su­pues­to, la que im­plí­ci­ta­men­te exis­tió el día 27 de oc­tu­bre, cuan­do fue de­cla­ra­da la in­de­pen­den­cia ape­lan­do a una ma­yo­ría so­cial que no exis­te.

Pe­ro a pe­sar de que ca­da des­or­den tie­ne que ser castigado, y ca­da agi­ta­dor de­pu­ra­do, lo sig­ni­fi­ca­ti­vo de ayer fue más fol­clo­re so­bre el fol­clo­re acu­mu­la­do de esos ver­gon­zo­sos sol­da­di­tos de pa­co­ti­lla, los mis­mos que ha­ce un año di­je­ron que ha­rían un re­fe­ren­do pa­ra apli­car­lo y tras el lío que or­ga­ni­za­ron lo que se de­ja­ron apli­car fue el ar­tícu­lo 155, con la in­dig­ni­dad aña­di­da de ha­cer­se los cóm­pli­ces de la ad­mi­nis­tra­ción in­ter­ve­ni­da por no re­nun­ciar a su suel­do.

Hé­roes de sal­do y es­qui­na, só­lo tres tu­vie­ron la hom­bría de di­mi­tir. La pan­to­mi­ma de ayer en Vía La­ye­ta­na se re­fle­ja en el ci­nis­mo de aque­llos días. Cir­co de ti­gres des­den­ta­dos, se les es­tá co­rrien­do el ma­qui­lla­je a los pa­ya­sos. To­ma cuer­po la ba­ta­su­ni­za­ción light de Ca­ta­lu­ña, en­tre los as­pa­vien­tos de los far­san­tes y las lu­ce­ci­tas de la ro­ton­da siem­pre en­cen­di­das, pa­ra que to­do el mun­do pue­da ver el pre­cio ca­da día más ba­jo al que se ven­de l’amour fou in­de­pen­den­tis­ta.

Fol­clo­re en los días fes­ti­vos mien­tras en­tre se­ma­na El­sa Ar­ta­di y Pe­re Ara­go­nès com­pi­ten por ser el fel­pu­do más mu­lli­do de Pe­dro Sán­chez.

Que los Mos­sos les re­par­tie­ran ayer lo su­yo a los CDR fue sín­to­ma inequí­vo­co de que po­co a po­co la Ge­ne­ra­li­tat re­gre­sa a la reali­dad.

El va­lor pe­da­gó­gi­co de las car­gas po­li­cia­les del 1 de oc­tu­bre se en­tien­de mu­cho me­jor en­tre Lle­do­ners y Wa­ter­loo, pa­san­do por las en­tra­das pa­ra la fi­nal de la Co­pa del Rey que el ul­tra in­de­pen­den­tis­ta Víc­tor Cu­llell, na­da me­nos que el se­cre­ta­rio del Go­vern, le pi­dió de es­con­di­das a Ro­ber­to Ber­mú­dez de Cas­tro, mien­tras en pú­bli­co le in­sul­ta­ba por ser el res­pon­sa­ble de la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155.

Tan­to diá­lo­go y tan­to ta­lan­te cuan­do to­do el mun­do sa­be que no hay na­da pa­ra la cir­cu­la­ción co­mo el po­der vigorizante de un buen po­rra­zo.

Fol­clo­re

Fol­clo­re en los días fes­ti­vos mien­tras en­tre se­ma­na Ar­ta­di y Ara­go­nés com­pi­ten por ser el fel­pu­do de Sán­chez

ORIOL CAMPUZANO

En­fren­ta­mien­to en­tre va­rios gru­pos al aca­bar el ac­to de Barcelona

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.