Así se ges­tó el men­sa­je del Rey del 3 de oc­tu­bre

Don Fe­li­pe di­jo a Ra­joy que que­ría ha­blar a los es­pa­ño­les y le en­tre­gó el tex­to. El pre­si­den­te lo le­yó y no le cam­bió una co­ma

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FOR­NÉS

El úl­ti­mo ac­to ama­ble del Rey en Ca­ta­lu­ña se ce­le­bró el 25 de ju­lio de 2017. Ese día se con­me­mo­ra­ba el aniver­sa­rio de Barcelona 92 y tan­to Car­les Puig­de­mont co­mo Ada Co­lau po­sa­ron son­rien­tes jun­to a un Don Fe­li­pe que apro­ve­cha­ba la efe­mé­ri­de pa­ra po­ner en va­lor lo que «po­de­mos con­se­guir jun­tos». Pe­ro to­do era una far­sa.

Jus­to al día si­guien­te las au­to­ri­da­des ca­ta­la­nas pu­sie­ron en mar­cha su gol­pe de Es­ta­do con­tra la de­mo­cra­cia. El pri­mer pa­so fue mo­di­fi­car el re­gla­men­to del Par­la­men­to pa­ra po­der apro­bar las lla­ma­das «le­yes de des­co­ne­xión» en unas po­cas ho­ras y sin de­ba­te. La idea era ha­cer­lo a la vuel­ta del ve­rano ig­no­ran­do la sus­pen­sión de la re­for­ma or­de­na­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Se­gún los pla­nes de un in­ge­nuo Puig­de­mont, la pró­xi­ma vez que el Rey vol­vie­ra a Ca­ta­lu­ña, es­ta re­gión es­pa­ño­la ya sería una re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te.

No se ima­gi­na­ba ni de le­jos has­ta dón­de es­ta­ban dis­pues­tos a lle­gar un Es­ta­do de 500 años y un Rey que ha­bía ju­ra­do dos ve­ces «guar­dar y ha­cer guar­dar» la Cons­ti­tu­ción. En aquel mo­men­to, Zar­zue­la ya te­nía pre­vis­tos to­dos los es­ce­na­rios y pre­pa­ra­ba las res- puestas, que irían de me­nos a más, de­pen­dien­do de la gravedad de los acon­te­ci­mien­tos en es­ta ba­ta­lla de trai­cio­nes y des­leal­ta­des.

Ese ve­rano, ade­más, ocu­rrió un he­cho ines­pe­ra­do con el que no con­ta­ba na­die: los aten­ta­dos de Barcelona y Cam­brils, en los que per­die­ron la vi­da 16 per­so­nas. Don Fe­li­pe y Do­ña Letizia sus­pen­die­ron sus va­ca­cio­nes y se tras­la­da­ron a Ca­ta­lu­ña pa­ra vi­si­tar a los he­ri­dos en los hos­pi­ta­les, ren­dir ho­me­na­je a las víctimas, lle­var la so­li­da­ri­dad de to­dos los es­pa­ño­les y de­cir a Barcelona que no es­ta­ba «so­la ni nun­ca lo es­ta­rá». Con sus ges­tos y pa­la­bras, el Rey –sím­bo­lo de Es­pa­ña y ga­ran­te de la Cons­ti­tu­ción– abría un hue­co afec­ti­vo en el pue­blo ca­ta­lán, que las au­to­ri­da­des se­pa­ra­tis­tas se pre­ci­pi­ta­ron a con­tra­rres­tar.

El pri­mer avi­so de la Ge­ne­ra­li­tat con­sis­tió en acu­sar a la Ca­sa del Rey de ha­ber vio­la­do la in­ti­mi­dad de los ni­ños y ado­les­cen­tes que apa­re­cían en las imá­ge­nes de la vi­si­ta de los Re­yes a los hos­pi­ta­les. Pe­ro pin­cha­ron en hue­so, por­que Zar­zue­la con­ta­ba con un tri­ple per­mi­so pa­ra di­fun­dir las fotos: del hos­pi­tal, del pa­cien­te y, cuan­do eran me­no­res de edad, de su fa­mi­lia. El se­gun­do avi­so fue la en­ce­rro­na que mon­ta­ron a Don Fe­li­pe, el Rey que iba a lle­var apo­yo y so­li­da­ri­dad, en la ma­ni­fes­ta­ción con­tra el te­rro­ris­mo.

Don Fe­li­pe pa­só los úl­ti­mos días del ve­rano ha­blan­do dis­cre­ta­men­te con el pre­si­den­te del Go­bierno, con re­pre­sen­tan­tes de las ins­ti­tu­cio­nes y de par­ti­dos po­lí­ti­cos y con otras per­so­nas cu­yo cri­te­rio va­lo­ra es­pe­cial­men­te. Se­gún fuen­tes par­la­men­ta­rias, Don Fe­li­pe me­día los apo­yos de una ac­ción co­mún en de­fen­sa de la le­ga­li­dad. «Na­da de lo que ocu­rre es ajeno al Rey», afir­ma­ban en Zar­zue­la con su pru­den­cia ha­bi­tual y sin que­rer entrar en de­ta­lles.

Y lo que ocu­rría en aque­llos días era que la Ge­ne­ra­li­tat se ha­bía ins­ta­la­do en la desobe­dien­cia a la Jus­ti­cia, pe­ro tan­to el PSOE co­mo Ciu­da­da­nos eran con­tra­rios a apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, y el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy no que­ría asu­mir en so­li­ta­rio su apli­ca­ción. Los se­pa­ra­tis­tas apro­ve­cha­ban la di­vi­sión de los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas pa­ra se­guir ade­lan­te con su ofen­si­va.

Al día si­guien­te de que Don Fe­li­pe inau­gu­ra­ra el año ju­di­cial en la se­de del Tri­bu­nal Su­pre­mo, el 6 de sep­tiem­bre, los se­pa­ra­tis­tas vol­vie­ron a bur­lar­se de las le­yes: con­vo­ca­ron el re­fe­rén­dum ile­gal de in­de­pen­den­cia del 1 de oc­tu­bre y em­pe­za­ron a apro­bar en el Par­la­men­to sus «le­yes de des­co­ne­xión». Se tra­ta­ba de un gol­pe de Es­ta­do en to­da re­gla.

El Rey apro­ve­chó el pri­mer ac­to con dis­cur­so a la vuel­ta del ve­rano –un ac­to cul­tu­ral ce­le­bra­do en la Ca­te­dral de Cuen­ca– pa­ra re­fe­rir­se «a la si­tua­ción que es­ta­mos vi­vien­do en Ca­ta­lu­ña». Era su pri­me­ra res­pues­ta a los gol­pis­tas: «La Cons­ti­tu­ción pre­va­le­ce­rá so­bre cual­quier quie­bra de la con­vi­ven­cia en de­mo­cra­cia», afir­mó y ga­ran­ti­zó que «los de­re­chos que per­te­ne­cen a to­dos los es­pa­ño­les se­rán pre­ser­va­dos» «an­te quie­nes se si­túan fue­ra de la le­ga­li­dad».

En Ca­ta­lu­ña, el se­pa­ra­tis­mo to­ma­ba las ca­lles y tra­ta­ba de im­pe­dir con vio­len­cia la ope­ra­ción po­li­cial con­tra

el re­fe­rén­dum. Y en el res­to de Es­pa­ña, el Rey se en­con­tra­ba con una es­ce­na com­ple­ta­men­te dis­tin­ta: allá don­de iba, cien­tos de ciu­da­da­nos se echa­ban a la ca­lle con ban­de­ras na­cio­na­les pa­ra re­ci­bir­le en ma­ni­fes­ta­cio­nes es­pon­tá­neas de afec­to y ad­he­sión. «So­mos Es­pa­ña», le co­rea­ron en Vi­lla­blino (León), el pue­blo en el que le aguar­da­ba el he­li­cóp­te­ro pa­ra re­gre­sar a La Zar­zue­la tras vi­si­tar So­mie­do.

Cuan­do fal­ta­ban dos días pa­ra la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum ile­gal, el Rey de­jó su agen­da sin ac­tos ofi­cia­les to­da la se­ma­na pa­ra ocu­par­se de los acon­te­ci­mien­tos en Ca­ta­lu­ña, aun­que el Go­bierno se­guía ase­gu­ran­do que la con­sul­ta ile­gal no se iba a ce­le­brar.

Lle­gó el 1 de oc­tu­bre, y el Rey vio por te­le­vi­sión, co­mo to­dos los es­pa­ño­les, que los co­le­gios es­ta­ban abier­tos, ha­bía ur­nas y pa­pe­le­tas y gen­te vo­tan­do, en­tre ellos Puig­de­mont, que ha­bía uti­li­za­do la pro­tec­ción de un tú­nel pa­ra cam­biar de co­che y bur­lar a la Po­li­cía. Esa no­che, el pre­si­den­te del Go­bierno hi­zo una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal, ale­ja­da de la reali­dad, que agra­vó aún más el desáni­mo co­lec­ti­vo: «Hoy no se ha ce­le­bra­do un re­fe­rén­dum en Ca­ta­lu­ña».

Al día si­guien­te, Ra­joy re­ci­bió en su des­pa­cho por se­pa­ra­do a Sán­chez y Ri­ve­ra, pe­ro no se pro­du­jo la desea­da foto de la uni­dad, lo que ca­yó co­mo un ja­rro de agua fría so­bre el aba­ti­do áni­mo de los es­pa­ño­les. Y el mar­tes 3 se es­fu­mó la más mí­ni­ma es­pe­ran­za cuan­do el PSOE anun­ció la re­pro­ba­ción de la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno. A esas ho­ras, las re­des so­cia­les ya ar­dían pi­dien­do la in­ter­ven­ción del Rey.

Ese mis­mo día un ali­caí­do Ra­joy acu­dió a La Zar­zue­la pa­ra man­te­ner el ha­bi­tual des­pa­cho con el Je­fe del Es­ta­do. Era un des­pa­cho or­di­na­rio que se ce­le­bra­ba en una si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria, y Don Fe­li­pe le es­ta­ba es­pe­ran­do con unos fo­lios en la mano. El Rey que­ría di­ri­gir­se esa mis­ma no­che a los es­pa­ño­les por te­le­vi­sión, y en­tre­gó al pre­si­den­te del Go­bierno el tex­to del men­sa­je que que­ría trans­mi­tir. Tras leer­lo de­te­ni­da­men­te, Ra­joy asin­tió; no le cam­bió ni una co­ma y lo úni­co que le pre­gun­tó fue si no iba a leer al­gu­na par­te en ca­ta­lán, co­mo es cos­tum­bre de la Fa­mi­lia Real. Pe­ro, en aque­lla oca­sión, Don Fe­li­pe ya ha­bía va­lo­ra­do esa op­ción y te­nía muy cla­ro que que­ría di­ri­gir­se ex­clu­si­va­men­te en es­pa­ñol, aun­que el men­sa­je se tra­du­jo tam­bién al ca­ta­lán y a las de­más len­guas co­ofi­cia­les pa­ra col­gar­lo en la web.

La gra­ba­ción

En cuan­to el pre­si­den­te del Go­bierno sa­lió del des­pa­cho del Rey, Zar­zue­la pu­so en mar­cha los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra que un equi­po de te­le­vi­sión se des­pla­za­ra al Pa­la­cio a gra­bar a Don Fe­li­pe. Pa­sa­das las seis de la tar­de em­pe­zó a co­rrer­se por to­da Es­pa­ña la no­ti­cia de que el Rey iba a ha­blar. Aque­lla no­che, bas­ta­ron seis mi­nu­tos de dis­cur­so pa­ra que Don Fe­li­pe bo­rra­ra de un plu­ma­zo la sen­sa­ción de que ha­bía un va­cío de po­der y, tam­bién, pa­ra de­jar cla­ro a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que Es­pa­ña se­guía con­si­de­ran­do a Ca­ta­lu­ña par­te de su te­rri­to­rio. De he­cho, el dis­cur­so se tra­du­jo in­me­dia­ta­men­te al in­glés y al fran­cés y se col­gó en la pá­gi­na web pa­ra que lo pu­die­ran con­sul­tar las Em­ba­ja­das.

Cu­rio­sa­men­te, las pa­la­bras de aquel Rey se­rio, se­ve­ro y enér­gi­co, co­mo no se le ha­bía vis­to nun­ca an­tes, de­vol­vie­ron el áni­mo y la es­pe­ran­za a mu­chos es­pa­ño­les, y tam­bién a mu­chos ca­ta­la­nes que cin­co días des­pués des­bor­da­ron por pri­me­ra vez las ca­lles de Barcelona con ban­de­ras es­pa­ño­las y de­mos­tra­ron que hay otra Ca­ta­lu­ña po­si­ble.

El Rey, du­ran­te su dis­cur­so del 3 de oc­tu­bre de 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.