El «pro­cés» y los pro­ta­go­nis­tas del ór­da­go al Es­ta­do, des­ac­ti­va­dos por la Jus­ti­cia

Los res­pon­sa­bles del 1-O se­rán juzgados por bus­car la in­de­pen­den­cia por las vías ile­ga­les

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - L.P. ARECHEDERRA/ J. HIE­RRO

El pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta ha cho­ca­do de fren­te con los mu­ros de la Jus­ti­cia. Los tribunales irrum­pie­ron en la rec­ta fi­nal del ór­da­go se­ce­sio­nis­ta pa­ra obli­gar a sus res­pon­sa­bles a ren­dir cuen­tas. To­dos los pro­ta­go­nis­tas del «pro­cés» –los an­ti­guos go­ber­nan­tes ca­ta­la­nes, los le­gis­la­do­res au­to­nó­mi­cos y los agi­ta­do­res del se­pa­ra­tis­mo en las ca­lles– se en­cuen­tran in­ves­ti­ga­dos por los jue­ces, tan­to en los tribunales ca­ta­la­nes co­mo en los que tie­nen ju­ris­dic­ción en to­da Es­pa­ña. Un año des­pués de aquel oto­ño ca­lien­te, que tu­vo su au­ge en el re­fe­rén­dum ile­gal del 1 de oc­tu­bre, se acer­ca la ho­ra de la ver­dad: los jui­cios que dic­ta­mi­na­rán qué su­ce­dió en Ca­ta­lu­ña y sus con­se­cuen­cias.

La cau­sa prin­ci­pal avan­za en el Tri­bu­nal Su­pre­mo, la cús­pi­de del sis­te­ma pe­nal es­pa­ñol. Die­ci­ocho di­ri­gen­tes se­ce­sio­nis­tas se sen­ta­rán en el ban­qui­llo acusados de alen­tar una in­su­rrec­ción pa­ra al­can­zar la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña por vía ile­gal, en­fren­tan­do a la so­cie­dad ca­ta­la­na con­tra el Es­ta­do. Fal­ta­rá en es­ta vis­ta el gran ar­tí­fi­ce del desafío: el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Car­les Puig­de­mont, que se fu­gó a Bél­gi­ca.

El jui­cio se ce­le­bra­rá pre­vi­si­ble­men­te a prin­ci­pios de 2019, aun­que las cues­tio­nes pre­vias po­drían ven­ti­lar­se an­tes de Na­vi­dad. To­da­vía fal­ta que se abra el pla­zo pa­ra que la Fis­ca­lía –y el res­to de las par­tes– pre­sen­te su es­cri­to de ca­li­fi­ca­ción, en el que pre­vi­si­ble­men­te acu­sa­rá por re­be­lión. Es­te de­li­to se­rá el gran de­ba­te de es­ta vis­ta.

El ins­truc­tor, el ma­gis­tra­do del Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na, se lo atri­bu­ye a 13 di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas, en­tre ellos al ex­vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras, que se­rá el prin­ci­pal ros­tro de los acusados. El de­li­to de re­be­lión cas­ti­ga a aque­llos que de­cla­ran la in­de­pen­den­cia de una par­te de Es­pa­ña a tra­vés de un al­za­mien­to pú­bli­co y vio­len­to. Lla­re­na con­si­de­ra que los lí­de­res del «pro­cés» asu­mie­ron la vio­len­cia co­mo un me­dio acep­ta­do pa­ra al­can­zar la se­ce­sión. Las de­fen­sas nie­gan cual­quier de­li­to y ale­gan que es una cau­sa po­lí­ti­ca con­tra el in­de­pen­den­tis­mo.

El juez des­ta­ca dos hi­tos pa­ra ar­gu­men­tar el com­po­nen­te de la vio­len­cia y se fi­ja pre­ci­sa­men­te en el re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta ile­gal que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal prohi­bió con an­te­la­ción. Lla­re­na ex­pli­ca que el ase­dio a la Guar­dia Ci­vil que tu­vo lu­gar el 20 de sep­tiem­bre an­ti­ci­pó el ries­go de bro­tes vio­len­tos en la jor­na­da del 1 de oc­tu­bre, un es­pe­jo que no fre­nó a los lí­de­res se­ce­sio­nis­tas. El 20-S una ma­sa de in­de­pen­den­tis­tas des­tro­zó tres vehícu­los ofi­cia­les y re­tra­só du­ran­te ho­ras la sa­li­da de la co­mi­ti­va ju­di­cial que re­gis­tra­ba la se­de de la Con­se­je­ría de Eco­no­mía por or­den de un juez.

Acep­ta­ron la vio­len­cia

Aun así, la Ge­ne­ra­li­tat de Puig­de­mont man­tu­vo la con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum ile­gal y lla­mó a la vo­ta­ción. «Im­pul­sar a to­dos ellos a que hi­cie­ran fren­te al am­plio des­plie­gue po­li­cial del 1 de oc­tu­bre y a que de­fen­die­ran el re­cuen­to de la vo­ta­ción su­po­ne, no ya acep­tar el ries­go de una vio­len­cia cla­ra­men­te re­pre­sen­ta­ble, sino di­rec­ta­men­te im­pul­sar a una ma­sa ciu­da­da­na a que des­bor­de por la fuer­za cual­quier in­ten­to de con­ten­ción del Es­ta­do», ma­ni­fes­tó Lla­re­na en el au­to de pro­ce­sa­mien­to.

Seis pro­ce­sa­dos en es­ta cau­sa (Oriol Jun­que­ras, Jor­di Tu­rull, Jo­sep Ma­ría Rull, Raül Ro­me­va, Car­me For­ca­dell y Do­lors Bas­sa) se en­cuen­tran en­car­ce­la­dos de for­ma pre­ven­ti­va pa­ra evi­tar que re­in­ci­dan en los de­li­tos o se fu­guen, co­mo hi­cie­ron Puig­de­mont y otros seis res­pon­sa­bles del «pro­cés»: An­to­ni Co­min, Cla­ra Pon­sa­tí, Me­rit­xell Se­rret, Lluís Puig, An­na Ga­briel y Mar­ta Ro­vi­ra. Lla­re­na re­ti­ró las ór­de­nes de en­tre­ga con­tra los hui­dos an­te la fal­ta de co­la­bo­ra­ción de las au­to­ri­da­des de Bél­gi­ca y Ale­ma­nia.

En el otro ex­tre­mo de la pla­za ma­dri­le­ña de la Villa de Pa­rís, don­de se ubi­ca el Su­pre­mo, tam­bién se si­túa la Au­dien­cia Na­cio­nal, el tri­bu­nal que in­ves­ti­ga el rol de la cú­pu­la de los Mos­sos d’Es­qua­dra en el «pro­cés». Es­ta cau­sa, en la que el prin­ci­pal pro­ce­sa­do es el «ma­jor» Jo­sep Lluís Tra­pe­ro, se en­cuen­tra tam­bién a la es­pe­ra de los es­cri­tos de acu­sa­ción. En to­do ca­so, se­gún ha po­di­do sa­ber es­te dia­rio, el jui­cio de la Au­dien­cia Na­cio­nal se ce­le­bra­rá con to­da se­gu­ri­dad des­pués de la vis­ta del

Su­pre­mo pa­ra evi­tar «con­tra­dic­cio­nes» en sus re­so­lu­cio­nes.

La juez Car­men La­me­la, que ha de­ja­do su pla­za en la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra for­mar par­te de la Sa­la Se­gun­da del Tri­bu­nal Su­pre­mo, pro­ce­só por los de­li­tos de se­di­ción y or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal a Tra­pe­ro, la in­ten­den­te Te­re­sa La­pla­na y a los an­ti­guos res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos de los Mos­sos Pe­re So­ler y Cè­sar Puig. Con­si­de­ra que ellos fa­ci­li­ta­ron el re­fe­rén­dum ile­gal del 1O por la inac­ción de los Mos­sos, que per­mi­tie­ron la vo­ta­ción, sin re­ti­rar las ur­nas ni ce­rrar los co­le­gios. La Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal en­jui­cia­rá si la po­li­cía au­to­nó­mi­ca se ple­gó al «pro­cés».

La ac­ti­tud de los Mos­sos no só­lo ha te­ni­do con­se­cuen­cias pe­na­les sino que tam­bién pro­vo­có una «quie­bra de con­fian­za» de los ma­gis­tra­dos ca­ta­la­nes ha­cia la Po­li­cía au­to­nó­mi­ca a la ho­ra de en­car­gar­les in­ves­ti­ga­cio­nes co­mo po­li­cía ju­di­cial. Lo ad­mi­tió ha­ce unos días el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (TSJC), Je­sús Ma­ría Ba­rrien­tos. Una «desafec­ción» que, sin em­bar­go, se ha ido mi­ti­gan­do gra­cias al es­fuer­zo de los úl­ti­mos me­ses de la cú­pu­la ju­di­cial de los Mos­sos, se­gún Ba­rrien­tos.

Lo­gís­ti­ca y pro­pa­gan­da

Las res­pon­sa­bi­li­da­des por lo acon­te­ci­do en Ca­ta­lu­ña en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2017 no se di­ri­mi­rán so­lo en el Su­pre­mo y la Au­dien­cia Na­cio­nal. Si el Al­to Tri­bu­nal se en­car­ga de la cau­sa con­tra los lí­de­res del «pro­cés», el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 13 de Barcelona se ocu­pa de los re­bel­des «de la se­gun­da fi­la». El ma­gis­tra­do Juan An­to­nio Ra­mí­rez Sun­yer man­tie­ne a una cua­ren­te­na de per­so­nas impu­tadas por su papel en los pre­pa­ra­ti­vos de la con­sul­ta ile­gal. En­tre ellos hay al­tos car­gos del Go­vern, tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos y em­pre­sa­rios que co­la­bo­ra­ron con la lo­gís­ti­ca y la pro­pa­gan­da del 1-O.

El in­ten­to de se­ce­sión y, es­pe­cial­men­te, los he­chos del 1 de oc­tu­bre, de­ja­ron un re­gue­ro de cau­sas des­per­di­ga­das en de­ce­nas de juzgados ca­ta­la­nes. Al mar­gen de al­gu­nos ca­sos que se in­ves­ti­gan por el su­pues­to uso ile­gal del go­bierno au­to­nó­mi­co de da­tos per­so­na­les pa­ra el cen­so de la con­sul­ta, los ope­ra­ti­vos des­ple­ga­dos ese día de la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Na­cio­nal, por un la­do, y el de los Mos­sos d’Es­qua­dra, por otro, se vie­ron en­vuel­tos en polémica y tam­bién aca­ba­ron en los juzgados, si bien por mo­ti­vos bien di­fe­ren­tes.

En el ca­so de la Po­li­cía ca­ta­la­na, va­rios jue­ces abrie­ron di­li­gen­cias por la su­pues­ta pa­si­vi­dad de los agen­tes au­to­nó­mi­cos. La ma­yo­ría se ha in­hi­bi­do ya en fa­vor de la Au­dien­cia Na­cio­nal –pa­ra cen­tra­li­zar allí to­da la in­ves­ti­ga­ción con­tra los Mos­sos– aun­que al me­nos un juez, de Lé­ri­da, to­da­vía man­tie­ne abier­ta una cau­sa.

Car­gas po­li­cia­les

En el ca­so de la Po­li­cía Na­cio­nal, las in­ves­ti­ga­cio­nes se cen­tran en ana­li­zar si al­gu­nos de sus agen­tes pu­die­ron ha­ber ac­tua­do de for­ma «des­pro­por­cio­na­da» du­ran­te las car­gas po­li­cia­les con­tra los ac­ti­vis­tas en los co­le­gios pa­ra abor­tar el re­fe­rén­dum e in­cau­tar las ur­nas. Las más sig­ni­fi­ca­ti­vas son las di­li­gen­cias abier­tas por el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 7 de Barcelona por el su­pues­to ex­ce­so po­li­cial en al­gu­nas de las es­cue­las de la ca­pi­tal.

A día de hoy, el ma­gis­tra­do man­tie­ne impu­tados a 24 agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal, en­tre ellos al­gu­nos man­dos, por la «des­pro­por­ción» de al­gu­na de sus ac­tua­cio­nes. To­da­vía no los ha ci­ta­do a de­cla­rar. No se ha po­di­do es­cla­re­cer, por el mo­men­to, qué agen­te lan­zó la ba­la de go­ma que de­jó sin ojo a un ac­ti­vis­ta en los al­re­de­do­res de uno de los co­le­gios.

EFE

Puig­de­mont vo­ta en el re­fe­rén­dum ile­gal del 1 de oc­tu­bre de 2017

IG­NA­CIO GIL

Jo­sep Lluís Tra­pe­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.