Go­ber­nar a la de­ses­pe­ra­da

Pe­dro Sán­chez tie­ne dos op­cio­nes: re­sis­tir mien­tras du­re la le­gis­la­tu­ra o ce­der a la «bru­tal cam­pa­ña de aco­so» po­lí­ti­co y me­diá­ti­co

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - MA­NUEL MA­RÍN

Sal­vo ca­tás­tro­fe, Pe­dro Sán­chez no va a sa­cri­fi­car a más mi­nis­tros mien­tras du­re la le­gis­la­tu­ra. An­te el di­le­ma de re­sis­tir re­sig­na­do con gol­pes de au­to­ri­dad aun ex­po­nién­do­se a que­dar en evi­den­cia fren­te a las exi­gen­cias éti­cas que se im­pu­so pa­ra lo­grar el po­der, o ce­der a la «bru­tal cam­pa­ña de aco­so» po­lí­ti­co y me­diá­ti­co a la que se re­fi­rió el vier­nes la por­ta­voz, Isa­bel Ce­laá, Sán­chez ha op­ta­do por plan­tar­se.

Asu­mir el des­gas­te, no dar ex­pli­ca­cio­nes con­vin­cen­tes y de­fen­der­se des­de un vic­ti­mis­mo ra­yano en el be­rrin­che in­fan­til, son los tres re­sor­tes que Sán­chez ha ac­ti­va­do pa­ra un Go­bierno que con sín­to­mas de go­ber­nar a la de­ses­pe­ra­da. In­de­pen­dien­te­men­te de có­mo le sal­ga la apuesta en tér­mi­nos de ejem­pla­ri­dad y éti­ca po­lí­ti­ca, Mon­cloa ha op­ta­do por asu­mir el ries­go de con­ti­nuar con mi­nis­tros con­ta­mi­na­dos en su repu­tación en lu­gar de ce­der a la dictadura del es­cru­ti­nio sis­te­má­ti­co a la in­ti­mi­dad y de los chan­ta­jes.

Una de­fen­sa so­bre­ac­tua­da

Sin em­bar­go, la per­cep­ción cre­cien­te en el PSOE de que to­do en torno a Sán­chez apa­re­ce des­la­va­za­do pa­re­ce irre­ver­si­ble. Es­pa­ña sigue vi­cia­da por una de­ca­den­te pro­vi­sio­na­li­dad des­de 2016 y Sán­chez no la ha re­ver­ti­do. La com­pa­re­cen­cia de Ce­laá el vier­nes tras el Con­se­jo de Mi­nis­tros fue sin­to­má­ti­ca de una ex­tre­ma de­bi­li­dad.

La so­bre­ac­tua­ción con que ma­ne­jó sus ca­li­fi­ca­ti­vos a la opo­si­ción y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción –«hay una cam­pa­ña de aco­so al Go­bierno y una ca­ce­ría in­com­pa­ra­bles en de­mo­cra­cia»-, de­mues­tra que no siem­pre la me­jor de­fen­sa es un buen ata­que, y que el Go­bierno com­ba­te su de­ses­pe­ra­ción a ga­rro­ta­zos. «El Go­bierno es un equi­po de gra­ni­to per­fec­ta­men­te en­gra­sa­do», aña­dió Ce­laá… ol­vi­dan­do que dos días an­tes la mi­nis­tra de Jus­ti­cia fue aban­do­na­da a su suerte por to­do el Go­bierno en un desa­yuno in­for­ma­ti­vo, en ple­na tor­men­ta por la fil­tra­ción de sus con­ver­sa­cio­nes pri­va­das de 2009 con el ex co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo y Bal­ta­sar Gar­zón.

Du­ran­te la se­ma­na, ese gra­ni­to no fue tal, de igual mo­do que las con­tra­dic­cio­nes, rec­ti­fi­ca­cio­nes y bal­bu­ceos de Pe­dro Du­que a la ho­ra de dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre su so­cie­dad pa­tri­mo­nial, sus cha­lés y sus deu­das con el Fis­co de­mos­tra­ron que hay po­co «per­fec­ta­men­te en­gra­sa­do» en el Eje­cu­ti­vo. «Más bru­tal aco­so a un Go­bierno que una mo­ción de cen­su­ra, no ca­be. Y más bru­tal aco­so al Se­na­do que anu­lar­lo, tam­po­co…» re­cuer­dan des­de es­ca­ños del PP.

Por pri­me­ra vez en cua­tro me­ses, Sán­chez ha su­ge­ri­do la po­si­bi­li­dad de al­te­rar sus pla­nes y con­vo­car elec­cio­nes. Y lo ha he­cho des­de Es­ta­dos Uni­dos. No fue una ex­pre­sión pro­nun­cia­da por im­pro­vi­sa­ción o in­dis­cre­ción, ni pro­duc­to de la de­ses­pe­ra­ción de con­tem­plar en la pi­co­ta a sus mi­nis­tros con su ima­gen de ejem­pla­ri­dad di­na­mi­ta­da por una pri­va­ci­dad éti­ca más que du­do­sa. Ni si­quie­ra tie­ne por qué ser cier­to que me­di­ta con­vo­car las ur­nas. Pe­ro Sán­chez es cons­cien­te de que sin apro­bar los Pre­su­pues­tos y ga­nar­se en pa­ra­le­lo al se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán, la le­gis­la­tu­ra so­lo se­rá un agó­ni­co ma­no­ta­zo de náu­fra­go sin al­can­zar la ori­lla, ni si­quie­ra con el salvavidas del CIS. Por eso son tan re­le­van­tes las «otras» no­ti­cias que han de­ja­do ser­lo, os­cu­re­ci­das por los es­cán­da­los y el mor­bo de los mi­nis­tros des­nu­da­dos en sus en­ga­ños, in­con­gruen­cias, opa­ci­dad y do­ble mo­ral. Es re­le­van­te que por pri­me­ra vez des­de que Sán­chez ac­ce­dió de nue­vo a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE ha­ya em­pe­za­do a per­der su in­mu­ni­dad in­ter­na y cre­di­bi­li­dad. Su do­ble mo­ral con la te­sis doc­to­ral le ha re­tra­ta­do en su pro­pio par­ti­do y cau­sa es­tra­gos en su li­de­raz­go, más allá de lo que tras­cien­de.

Dos ba­ro­nes crí­ti­cos co­mo Gar­cía Page y Lam­bán ya cuestionan pú­bli­ca­men­te la estrategia de ce­sio­nes y «apa­ci­gua­mien­to» con la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, irri­ta­dos por el no­ta­ble agra­vio eco­nó­mi­co en­tre au­to­no­mías y por­que se com­pro­me­te la po­si­ción tra­di­cio­nal del PSOE res­pec­to a la in­de­pen­den­cia ju­di­cial, con una in­fla­ma­da estrategia de pre­sión ha­cia el Tri­bu­nal Su­pre­mo que ha em­pe­za­do cau­sar in­dig­na­ción en sec­to­res so­cia­lis­tas aún si­len­tes.

A su vez, Su­sa­na Díaz cuen­ta las ho­ras pa­ra con­vo­car elec­cio­nes en An­da­lu­cía aun­que no le re­sul­te con­ve­nien­te a Pe­dro Sán­chez…, o pre­ci­sa­men­te por ello. Díaz ne­ce­si­ta rom­per las hos­ti­li­da­des de cam­pa­ña fren­te a Po­de­mos, an­tes de que el de­te­rio­ro del Go­bierno del PSOE pue­da con­ta­mi­nar la mar­ca elec­to­ral en An­da­lu­cía, o de que el PP y Ciu­da­da­nos ga­nen te­rreno con las cons­tan­tes vi­si­tas de Pa­blo Ca­sa­do y Al­bert Ri­ve­ra a esa co­mu­ni­dad.

Ade­más, Díaz, que no ha re­com­pues­to un so­lo puen­te de em­pa­tía o com­pli­ci­dad con Pe­dro Sán­chez ni si­quie­ra por opor­tu­nis­mo de par­ti­do, des­em­pol­va­rá un men­sa­je con­tun­den­te con­tra el se­pa­ra­tis­mo ya que la de­fen­sa del «es­pa­ño­lis­mo» siem­pre es muy bien aco­gi­da por el elec­to­ra­do an­da­luz.

Que­beq y se­cre­tis­mo

Fren­te a la «cri­sis de los mi­nis­tros», tam­bién Ca­ta­lu­ña ca­si ha de­ja­do de ser no­ti­cia. De mo­men­to, no hay un so­lo in­di­cio de oto­ño ca­lien­te, y ca­da so­fla­ma del in­de­pen­den­tis­mo se que­da en eso… en pa­la­bre­ría. Sin em­bar­go, ha pa­sa­do muy inad­ver­ti­da la mu­tua re­ci­pro­ci­dad en­tre Sán­chez y To­rra en torno a una pa­la­bra: Que­beq, y la in­ci­pien­te dis­po­si­ción mu­tua a «dia­lo­gar» so­bre un re­fe­rén­dum pac­ta­do.El tiem­po acla­ra­rá si se tra­ta de una de­ci­sión de Sán­chez ya pre­me­di­ta­da o si es un sim­ple re­cur­so dia­léc­ti­co, una es­tra­ta­ge­ma cal­cu­la­da pa­ra ga­nar tiem­po… y que sea una sen­ten­cia del Su­pre­mo en los pró­xi­mos me­ses la que ter­mi­ne por dar car­pe­ta­zo a la «po­lí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to», que­dan­do Sán­chez li­be­ra­do de cul­pas y re­pro­ches «por­que yo lo he in­ten­ta­do».

Tam­bién pa­re­cen na­ve­gar en la irre­le­van­cia pú­bli­ca asun­tos de Es­ta­do, y de fon­do, que mar­ca­rán las pró­xi­mas se­ma­nas. Más allá de su de­pen­den­cia de los so­cios de mo­ción de cen­su­ra, los men­sa­jes del Go­bierno so­bre los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les son con­fu­sos y alar­man –si no ahu­yen­tan- al di­ne­ro. Un día Sán­chez de­fien­de que no pro­rro­ga­rá las cuen­tas apro­ba­das por Ra­joy, y al día si­guien­te in­si­núa lo con­tra­rio, pa­ra asom­bro de in­ver­so­res en pleno en­fria­mien­to de nues­tra eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.