El apa­ci­gua­mien­to con To­rra in­quie­ta a los ba­ro­nes

Díaz, Page o Lam­bán no se man­ten­drán en si­len­cio so­bre Ca­ta­lu­ña

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - VÍC­TOR RUIZ DE AL­MI­RÓN

Des­de que Pe­dro Sán­chez re­cu­pe­ró la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral en las pri­ma­rias con­tra Su­sa­na Díaz, en el PSOE no hay opo­si­ción. Muy po­cos días des­pués de aquel due­lo se cons­ta­tó que el «su­sa­nis­mo» no era un mo­vi­mien­to que fue­ra más allá del re­cha­zo a Sán­chez. Con él en Fe­rraz, los prin­ci­pa­les ba­ro­nes del par­ti­do se re­ti­ra­ron a los cuar­te­les de in­vierno de sus co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

La lle­ga­da de Pe­dro Sán­chez a La Mon­cloa agra­vó esa in­ca­pa­ci­dad de cues­tio­nar al se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Pe­ro la preo­cu­pa­ción por el rá­pi­do de­te­rio­ro del nue­vo Go­bierno se de­ja sen­tir. Las po­lí­ti­cas que el Eje­cu­ti­vo anuncia co­mo ban­de­ra son un es­ca­pa­ra­te de ca­ra a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas del pró­xi­mo año, re­co­no­cen. Pe­ro la au­sen­cia de re­sul­ta­dos con­cre­tos y, es­pe­cial­men­te, el dis­cur­so res­pec­to a Ca­ta­lu­ña em­pie­zan a ge­ne­rar preo­cu­pa­ción.

Con los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos ju­gán­do­se la re­elec­ción en ma­yo de 2019, las crí­ti­cas a la po­lí­ti­ca del Go­bierno con Ca­ta­lu­ña em­pie­zan a abrir­se pa­so. Los que se en­fren­ta­ron a Sán­chez en el lan­ce de las pri­ma­rias man­tie­nen el dis­cur­so de an­ta­ño. Pe­ro hay no­ta­bles di­fe­ren­cias en­tre ellos. Mien­tras el ex­tre­me­ño Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra se ali­neó muy pron­to con la nue­va di­rec­ción y evi­ta crí­ti­cas abier­tas a la ges­tión de Sán­chez, son el cas­te­lla­no­man­che­go Emi­li­ano Gar­cía-Page y el ara­go­nés Ja­vier Lam­bán quie­nes me­nos du­dan a la ho­ra de al­zar la voz.

Evi­tar las crí­ti­cas

El va­len­ciano Xi­mo Puig tie­ne la pre­sión de go­ber­nar con Com­pro­mís, pe­ro a la vez se en­cuen­tra có­mo­do en el dis­cur­so de las sin­gu­la­ri­da­des. Y que­da Su­sa­na Díaz. La pre­si­den­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía se ha ca­rac­te­ri­za­do des­de su de­rro­ta por evi­tar, en pú­bli­co, las crí­ti­cas a Sán­chez. Pe­ro el con­flic­to te­rri­to­rial le de­ja mar­gen pa­ra man­te­ner­se fir­me y bus­car ré­di­tos en tér­mi­nos au­to­nó­mi­cos.

Es­ta se­ma­na la pre­si­den­ta an­da­lu­za en­tró en el de­ba­te na­cio­nal a cuen­ta de los in­dul­tos a los pre­sos in­de­pen­den­tis­tas, de­fen­di­do por la de­le­ga­da del Go­bierno en Ca­ta­lu­ña, Te­re­sa Cu­ni­lle­ra. «No es mo­men­to de ha­blar de in­dul­tos. Es­ta­mos en el mo­men­to del pro­ce­di­mien­to ju­di­cial, y la ley tie­ne que ser igual pa­ra to­do el mun­do», de­fen­dió Díaz.

Tan­to el Go­bierno co­mo el lí­der del PSC han co­lo­ca­do otro ele­men­to en el de­ba­te: la pri­sión pre­ven­ti­va de los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas, que con­si­de­ran ex­ce­si­va. Cuan­do Ice­ta pro­nun­ció esas pa­la­bras en Ma­drid no du­dó en sa­lir a con­tes­tar­le Gar­cía-Page con mu­cha du­re­za. «Creo que aquí ya hay mu­cha gen­te que ha he­cho un máster ace­le­ra­do en De­re­cho Pe­nal. Sin­ce­ra­men­te no sé con qué in­ten­ción lo di­rá el se­cre­ta­rio de los so­cia­lis­tas en Ca­ta­lu­ña. Yo soy abo­ga­do, pe­ro me pa­re­ce que hay que re­cha­zar siem­pre cual­quier in­ten­to de crear una si­tua­ción am­bien­tal que pre­sio­ne a los jue­ces, en nsi­de­ra «in­con­ve­nien­te» por­que «des­vía la res­pon­sa­bi­li­dad de Puig­de­mont al es­tar fu­ga­do». Gar­cía-Page sí des­ta­ca que en el Go­bierno de Sán­chez «ha­ya vo­lun­tad de me­jo­rar las for­mas» por­que «la so­bre­ac­tua­ción que ha­bía so­lo be­ne­fi­cia al in­de­pen­den­tis­mo».

El pre­si­den­te ara­go­nés, Ja­vier Lam­bán, aler­tó du­ran­te el de­ba­te de po­lí­ti­ca ge­ne­ral de su co­mu­ni­dad con­tra la «po­lí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to» de los úl­ti­mos go­bier­nos con Ca­ta­lu­ña, ase­me­ján­do­la al fra­ca­so de la estrategia fa­lli­da de Cham­ber­lain y Da­da­lier con Adolf Hitler pre­via a la II Guerra Mun­dial. A pre­gun­tas de es­te dia­rio, Lam­bán se mues­tra cla­ro: «Des­de la po­lí­ti­ca no de­be pre­sio­nar­se a los jue­ces. Los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes pre­sos lo es­tán por pre­sun­tos de­li­tos per­fec­ta­men­te ti­pi­fi­ca­dos», ase­gu­ra. Pe­ro sí di­ce com­par­tir «el es­fuer­zo» de Sán­chez por «res­tau­rar la nor­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal a tra­vés de los me­ca­nis­mos ya es­ta­ble­ci­dos pa­ra ello». Lo que no le im­pi­de te­ner una va­lo­ra­ción pe­si­mis­ta: «Creo que la de­ri­va de de­gra­da­ción mo­ral, po­lí­ti­ca y has­ta es­té­ti­ca del in­de­pen­den­tis­mo es im­pa­ra­ble y muy gran­de el da­ño que le es­tán in­fli­gien­do a Es­pa­ña y, so­bre to­do, a Ca­ta­lu­ña».

ANA PÉ­REZ HE­RRE­RA

Emi­li­ano Gar­cía-Page

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.