«No va­mos a con­sen­tir los tics au­to­ri­ta­rios de Sán­chez, el PP es­tá lis­to pa­ra las ur­nas»

La ex­mi­nis­tra ve al pre­si­den­te del Go­bierno «arro­di­lla­do» an­te los in­de­pen­den­tis­tas: «Ac­túa co­mo abo­ga­do de­fen­sor de los gol­pis­tas»

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - MA­RIANO CA­LLE­JA

Al PP se le acu­mu­lan los mo­ti­vos por los que pe­dir elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. A las di­mi­sio­nes de dos mi­nis­tros en ape­nas cien días se han su­ma­do el ca­so pla­gio de la te­sis de Pe­dro Sán­chez, el con­te­ni­do de las gra­ba­cio­nes de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia y la apu­ra­da si­tua­ción fis­cal de Pe­dro Du­que. La por­ta­voz del Gru­po Po­pu­lar en el Con­gre­so, na­tu­ral de San Sa­dur­ní de Anoia (Barcelona), cree que es­te es el «Go­bierno de la ver­güen­za», y avi­sa: el PP es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ga­nar las elec­cio­nes. —¿Cuán­to pue­de aguan­tar un Go­bierno que ex­hi­be es­ta de­bi­li­dad? —Es un Go­bierno que va a rec­ti­fi­ca­ción por día, a es­cán­da­lo por se­ma­na y a di­mi­sión por mes, y por tan­to es un Go­bierno com­ple­ta­men­te en des­com­po­si­ción. Di­je­ron que era el Go­bierno de la dig­ni­dad, y ve­mos que es el Go­bierno de la ver­güen­za. No es­tá go­ber­nan­do. Pe­dro Sán­chez tie­ne que des­ti­tuir in­me­dia­ta­men­te a la mi­nis­tra de Jus­ti­cia y con­vo­car elec­cio­nes, no hay otro ca­mino. Y no de­ja caer a la mi­nis­tra por­que sa­be que el si­guien­te en caer tie­ne que ser él, y por tan­to es­tá uti­li­zan­do a la mi­nis­tra de es­cu­do hu­mano pa­ra que­dar­se en Mon­cloa. —¿Cuán­to tiem­po le da? —Quien tie­ne la po­si­bi­li­dad de con­vo­car las elec­cio­nes es el pre­si­den­te, pe­ro no­so­tros te­ne­mos muy cla­ro que tie­ne que ha­cer­lo ya. El PP es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ga­nar las elec­cio­nes. —¿El ca­so de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia es un chan­ta­je, co­mo di­jo Sán­chez? —No. Es un ca­so de men­ti­ra. Que no di­ga que es un chan­ta­je al Go­bierno y no se ha­gan las víctimas. La mi­nis­tra ha men­ti­do al Con­gre­so y a to­da la so­cie­dad es­pa­ño­la, al de­cir que no co­no­cía al se­ñor Vi­lla­re­jo.

—¿Ve com­pa­ti­ble alar­dear de ser el Go­bierno más fe­mi­nis­ta e igua­li­ta­rio de la his­to­ria con sus ex­pre­sio­nes ho­mó­fo­bas y ma­chis­tas?

—No. Nos qui­sie­ron ven­der a los es­pa­ño­les que eran el Go­bierno de la dig­ni­dad, el más fe­mi­nis­ta, pro­gre, mo­derno, lim­pio... Y es­ta­mos vien­do que hoy es el Go­bierno de la ver­güen­za, que en­tró en La Mon­cloa con el peor re­sul­ta­do de la his­to­ria, con los vo­tos de los in­de­pen­den­tis­tas, Bil­du y Po­de­mos, los que quie­ren rom­per Es­pa­ña.

—En el ca­so de Pe­dro Du­que pe­sa la hemeroteca de Sán­chez, cuan­do di­jo que echa­ría de su Eje­cu­ti­va a quien uti­li­za­se una so­cie­dad pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos.

—Al fi­nal Pe­dro Sán­chez se ha pues­to él mis­mo an­te su es­pe­jo. Ya en la mo­ción de cen­su­ra, di­jo que en Ale­ma­nia di­mi­te la gen­te que pla­gia una te­sis. —¿Ve su­fi­cien­tes las ex­pli­ca­cio­nes que ha da­do Pe­dro Du­que? —No, por eso des­de el Par­ti­do Po­pu­lar he­mos pe­di­do la com­pa­re­cen­cia ur­gen­te del mi­nis­tro an­tes del pró­xi­mo jue­ves. Si no com­pa­re­ce, for­za­re­mos a que dé ex­pli­ca­cio­nes en la se­sión de con­trol al Go­bierno.

—¿El PP res­pi­ra más tran­qui­lo con la de­ci­sión del Su­pre­mo de ar­chi­var el ca­so del máster de Ca­sa­do? —Siem­pre he­mos es­ta­do tran­qui­los. Pa­blo Ca­sa­do ha da­do siem­pre la ca­ra, ha si­do trans­pa­ren­te por­que no te­nía na­da que es­con­der y siem­pre ha con­fia­do en que se ha­ría jus­ti­cia.

—¿A qué atri­bu­ye la vehe­men­cia y el in­te­rés que tu­vo la juez de Ma­drid en lle­var el ca­so al Su­pre­mo?

—No me gus­ta co­men­tar lo que ha­ce otro po­der. Res­pe­ta­mos cual­quier de­ci­sión de cual­quier juz­ga­do. Pe­ro es­te es un ca­so ce­rra­do com­ple­ta­men­te. —El PP quie­re elec­cio­nes ya, pe­ro en las en­cues­tas no aca­ba de des­pe­gar, co­mo se ha vis­to en el CIS de Te­za­nos. ¿Cree que lle­ga­rían me­jor si se con­vo­can con las mu­ni­ci­pa­les? —El CIS es el apa­ra­to de cam­pa­ña del Par­ti­do

So­cia­lis­ta, pre­si­di­do por un se­ñor que es­ta­ba en su Eje­cu­ti­va. El PP es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ga­nar las elec­cio­nes. He­mos ga­na­do en las úl­ti­mas oca­sio­nes y las con­ti­nua­re­mos ga­nan­do. Y el PSOE es­tá en el Go­bierno no por­que los es­pa­ño­les lo eli­gie­ran así, sino por los vo­tos de los in­de­pen­den­tis­tas, Bil­du y Po­de­mos.

—Si no se ade­lan­tan las ge­ne­ra­les, la pri­me­ra ci­ta elec­to­ral se­rá An­da­lu­cía. ¿El li­de­raz­go de Ca­sa­do tie­ne su pri­mer exa­men ahí?

—To­ca un cam­bio en An­da­lu­cía, des­pués de 40 años de Par­ti­do So­cia­lis­ta. An­da­lu­cía ne­ce­si­ta de ver­dad un nue­vo Go­bierno que pien­se en to­dos los an­da­lu­ces y que es­ta Co­mu­ni­dad se con­vier­ta en una tie­rra de opor­tu­ni­da­des, de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de crea­ción de em­pleo. Y es­to so­lo lo pue­de ha­cer el PP. —¿Es bien­ve­ni­da pa­ra el PP la can­di­da­tu­ra de Ma­nuel Valls en Barcelona? —Pa­ra no­so­tros es bien­ve­ni­do to­do el mun­do, y más gen­te que de­fien­da el

cons­ti­tu­cio­na­lis­mo. Pe­ro sí quie­ro de­cir que las si­glas del PP van a es­tar pre­sen­tes en to­dos los rin­co­nes de Es­pa­ña. Hay que de­jar cla­ro que Ma­nuel Valls es so­cia­lis­ta. Por aho­ra to­dos los can­di­da­tos son de iz­quier­das, y la úni­ca can­di­da­tu­ra que va a de­fen­der el cen­tro de­re­cha, que pien­sa en la per­so­na y el in­te­rés ge­ne­ral, va a ser el PP. —¿Que­da es­pa­cio pa­ra el PP, a pe­sar de que la pla­ta­for­ma de Valls quie­ra abar­car el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo? —Hay es­pa­cio pa­ra el PP. Cuan­do mu­chos no es­ta­ban no­so­tros lle­vá­ba­mos ya 40 años en Ca­ta­lu­ña de­fen­dien­do las libertades y los de­re­chos de to­dos y ca­da uno de los ca­ta­la­nes, ba­jo la pro­tec­ción de la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to. —¿Cree que el Go­bierno lo­gra­rá sa­car sus Pre­su­pues­tos, pe­se a las con­di­cio­nes puestas por los in­de­pen­den­tis­tas? —El PP es­ta­rá siem­pre vi­gi­lan­te y de­fen­dien­do con fir­me­za la uni­dad de Es­pa­ña, que no se vul­ne­re ja­más la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to. Va­mos a ve­lar por que los Pre­su­pues­tos no su­pon­gan ni más deu­da ni más im­pues­tos ni más des­em­pleo. No va­mos a con­sen­tir que si­gan con tics au­to­ri­ta­rios, en es­te em­pe­ño de que­rer si­len­ciar las ins­ti­tu­cio­nes que no go­bier­nan. En es­tos cien días, el PSOE con sus de­cre­ta­zos, con RTVE, con la en­mien­da mor­da­za en los Pre­su­pues­tos, so­lo bus­ca mer­mar, si­len­ciar las ins­ti­tu­cio­nes que no con­tro­la, ter­mi­nar con ellas. Que­rían ter­mi­nar con el Se­na­do y tam­bién con el Con­gre­so, con un ini­cio de cha­vis­mo en nues­tro Par­la­men­to es­pa­ñol. Y es­to no lo va­mos a to­le­rar.

—Es­te lu­nes es 1 de oc­tu­bre. Se cum­ple un año del re­fe­rén­dum ile­gal. ¿Es­ta­mos me­jor o peor que ha­ce un año? —El 6 y 7 de sep­tiem­bre, en Ca­ta­lu­ña, cuan­do el in­de­pen­den­tis­mo in­ten­tó la des­co­ne­xión y rom­per Es­pa­ña, fue­ron días muy tris­tes. Lue­go apli­ca­mos el 155, de­vol­vió la es­ta­bi­li­dad so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña. Y de­vol­vi­mos las ins­ti­tu­cio­nes a los ca­ta­la­nes, con­vo­can­do las elec­cio­nes. Pe­ro cuan­do Sán­chez lle­ga a La Mon­cloa, gi­ra 180 gra­dos y lo ha­ce con el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán. Quien le sien­ta en La Mon­cloa son aque­llos que odian Es­pa­ña y la quie­ren rom­per. Es­ta­mos vien­do a un To­rra que ame­na­za el Es­ta­do, y fren­te a él ve­mos a un Go­bierno de Es­pa­ña arro­di­lla­do an­te el in­de­pen­den­tis­mo. —¿Es­ta­mos peor, pues? —Cla­ro. Ca­da vez que ce­de Pe­dro Sán­chez, hay más ame­na­za. —No pa­re­ce muy op­ti­mis­ta an­te el fu­tu­ro in­me­dia­to en Ca­ta­lu­ña. —Soy pe­si­mis­ta con un Pe­dro Sán­chez en el Go­bierno y un To­rra en la Ge­ne­ra­li­tat. El Go­bierno se es­tá com­por­tan­do co­mo abo­ga­do de­fen­sor de los gol­pis­tas ca­da día.

—¿Qué le ha pa­re­ci­do el papel de Ciu­da­da­nos, ga­na­dor de las au­to­nó­mi­cas ca­ta­la­nas, du­ran­te es­te año? —Nun­ca ja­más una vic­to­ria his­tó­ri­ca ha ser­vi­do pa­ra tan po­co. Fue una vic­to­ria real y mo­ral pa­ra la Ca­ta­lu­ña si­len­cia­da, pe­ro Inés Arri­ma­das ni si­quie­ra in­ten­tó ser in­ves­ti­da. Pe­ro no so­lo en Ca­ta­lu­ña ha ac­tua­do mal. Ciu­da­da­nos nos vol­vió a trai­cio­nar a los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas en la mo­ción de cen­su­ra. Fue el que dio la lla­ve de Mon­cloa a Sán­chez al de­cir que la le­gis­la­tu­ra es­ta­ba ter­mi­na­da. Por tan­to, son tan cul­pa­bles co­mo Sán­chez de que hoy el in­de­pen­den­tis­mo go­bier­ne en La Mon­cloa.

MA­YA BALANYA

La por­ta­voz del Gru­po Po­pu­lar, Do­lors Mon­tse­rrat, a las puer­tas del Con­gre­so de los Diputados

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.