Los diez agu­je­ros del CIS de Te­za­nos

La «co­ci­na» del úl­ti­mo ba­ró­me­tro di­na­mi­ta una se­rie his­tó­ri­ca de 22 años

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - MA­RIANO CA­LLE­JA

El CIS ha des­ta­pa­do la ca­ja de los true­nos es­ta se­ma­na, con un ba­ró­me­tro po­lí­ti­co que rom­pe, de la no­che a la ma­ña­na, con los usos y cos­tum­bres de es­te or­ga­nis­mo au­tó­no­mo, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Pre­si­den­cia. Su nue­vo pre­si­den­te, Jo­sé Fé­lix Te­za­nos, miem­bro de la Eje­cu­ti­va del PSOE has­ta es­te ve­rano, ha di­na­mi­ta­do el mé­to­do in­terno y ha idea­do una nue­va «co­ci­na», que ha per­mi­ti­do al­go tan sor­pren­den­te co­mo que el Par­ti­do So­cia­lis­ta, su par­ti­do, cai­ga más de 5 pun­tos en in­ten­ción di­rec­ta de vo­to, y sin em­bar­go su­ba seis dé­ci­mas, has­ta el 30,5 por cien­to de estimación de vo­to, en el re­sul­ta­do fi­nal, jus­to cuan­do más des­gas­te es­ta­ba su­frien­do el Go­bierno. Jus­to cuan­do más lo ne­ce­si­ta­ba Pe­dro Sán­chez. El CIS de Te­za­nos ha des­per­ta­do los re­ce­los y las crí­ti­cas so­bre un or­ga­nis­mo que ha­bía vi­vi­do una eta­pa de re­la­ti­va tran­qui­li­dad y pres­ti­gio. Es­tos son los agu­je­ros «ne­gros» que ha de­ja­do al des­cu­bier­to el CIS.

Un CIS más ca­ro

Te­za­nos ase­gu­ró que el cam­bio de me­to­do­lo­gía no tie­ne cos­te. Pe­ro la mues­tra se ha am­plia­do de 2.500 en­tre­vis­tas a 3.000, to­dos los me­ses. Los so­ció­lo­gos ex­per­tos con­sul­ta­dos creen que, a la fuer­za, el cos­te ha te­ni­do que cre­cer un 20 por cien­to. En el Con­gre­so, el PP es­ti­ma en un au­men­to de tres mi­llo­nes de eu­ros en el gas­to.

Ba­ró­me­tros pú­bli­cos y con ca­len­da­rio co­no­ci­do des­de 1996

Te­za­nos ase­gu­ra que he­mos vuel­to al mo­de­lo de en­cues­ta men­sual an­te­rior a 1996, pe­ro en reali­dad an­tes de esa fe­cha los ba­ró­me­tros no eran pú­bli­cos, y los Go­bier­nos no da­ban cuen­tas de lo que ha­cían. A par­tir de 1996, se es­ta­ble­ció que los ba­ró­me­tros fue­ran pú­bli­cos y con ca­len­da­rio co­no­ci­do. Has­ta aho­ra, los ba­ró­me­tros «po­lí­ti­cos», con estimación de vo­to y va­lo­ra­ción de lí­de­res, se pu­bli­ca­ban ca­da tres me­ses. Te­za­nos ha de­ci­di­do ha­cer­los men­sua­les, lo que ha re­ci­bi­do crí­ti­cas del sec­tor. El po­li­tó­lo­go Ma­nuel Mos­ta­za advierte de que el CIS «da­ña» a las em­pre­sas que se de­di­can al es­tu­dio de­mos­có­pi­co, pues quie­re ha­cer­se con un «mo­no­po­lio» men­sual, sin de­jar es­pa­cio al res­to. A su jui­cio, no ha­bía nin­gu­na de­man­da so­cial.

Cam­bio re­pen­tino del mo­de­lo

Te­za­nos lle­gó al CIS el 30 de ju­nio. Ape­nas tu­vo tiem­po de «to­car» el ba­ró­me­tro de ju­lio, aun­que Gon­za­lo Adán, de So­cio­mé­tri­ca, de­tec­ta que pu­do dar un pe­que­ño «gol­pe de un pun­to ha­cia arri­ba» del PSOE, y otro ha­cia aba­jo del PP. El gran cam­bio lo ha in­tro­du­ci­do en sep­tiem­bre, con pre­gun­tas di­fe­ren­tes, más en­tre­vis­tas y un nue­vo mé­to­do en la estimación de vo­to.

Adiós al va­lor de la se­rie his­tó­ri­ca del CIS

La au­tén­ti­ca «jo­ya de la co­ro­na» del CIS ha si­do siem­pre su se­rie his­tó­ri­ca, un ban­co de da­tos nu­tri­do con el pa­so de los años, y a par­tir de una se­rie de pre­gun­tas y un mé­to­do que no han va­ria­do. La va­ria­ción del mo­de­lo y de la «fór­mu­la» de estimación de vo­to, in­clu­so el cam­bio en la pe­rio­di­ci­dad y en la mues­tra, que cam­bia, aun­que sea li­ge­ra­men­te, el error que pue­da ha­ber, in­te­rrum­pe esa se­rie his­tó­ri­ca. Los da­tos de­jan de ser com­pa­ra­bles.

La con­fian­za en Sán­chez, ba­jo mí­ni­mos, de­sa­pa­re­ce

El CIS de Te­za­nos ha de­ci­di­do su­pri­mir la va­lo­ra­ción de los mi­nis­tros en el ba­ró­me­tro de sep­tiem­bre. En ju­lio, sus­pen­dían to­dos los del Go­bierno de Sán­chez, re­cién lle­ga­dos al po­der, y so­lo se sal­va­ba el as­tro­nau­ta Pe­dro Du­que, con un 5,41. La lista de lí­de­res na­cio­na­les va­lo­ra­dos se re­du­ce a cin­co, y aho­ra ga­na Pe­dro Sán­chez, con un 4,11. De­sa­pa­re­ce tam­bién la pre­gun­ta so­bre la con­fian­za que des­pier­ta el pre­si­den­te del Go­bierno. En ju­lio, dos de ca­da tres res­pon­dían que Sán­chez les ins­pi­ra­ba po­ca o nin­gu­na con­fian­za. Aho­ra ya no se pre­gun­ta.

Una «co­ci­na» muy bá­si­ca y «sin va­lor»

El pre­si­den­te del CIS ha ase­gu­ra­do que el úl­ti­mo ba­ró­me­tro no tie­ne «co­ci­na», co­mo se lla­ma co­lo­quial­men­te al pro­ce­so de da­tos pa­ra lle­gar a una estimación de vo­to des­de las res­pues­tas es­pon­tá­neas de los en­cues­ta­dos. El pre­si­den­te de GAD3, Nar­ci­so Mi­cha­vi­la, ex­pli­ca que no es cier­to que en «nin­gún país del mun­do» se reali­ce «co­ci­na» o estimación de vo­to. El «dato cru­do» de res­pues­ta di­rec­ta que de­fien­de Te­za­nos no es «fia­ble», se­gún Mi­cha­vi­la. «Dar co­mo vo­to más pro­ba­ble el vo­to cru­do que sa­le del cam­po sin co­rre­gir ses­gos mues­tra­les es la ma­yor de las ma­ni­pu­la­cio­nes». Por su par­te, Mos­ta­za ase­gu­ra que Te­za­nos uti­li­za un mé­to­do «muy bur­do y pri­ma­rio», que «so­bre­pon­de­ra» la «sim­pa­tía» ha­cia los par­ti­dos so­bre otros fac­to­res. El PSOE siem­pre ha te­ni­do una «sim­pa­tía» al­ta en las en­cues­tas, pe­ro eso no se tra­du­ce lue­go de for­ma au­to­má­ti­ca en vo­to. Fal­ta la pon­de­ra­ción de fac­to­res co­mo el re­cuer­do de vo­to o la pro­ba­bi­li­dad de ir a vo­tar. Gon­za­lo Adán, di­rec­tor de So­cio­mé­tri­ca, cree que en reali­dad «no hay mo­de­lo» en el CIS de Te­za­nos.

El ata­que de Te­za­nos a las en­cues­tas cho­ca con la reali­dad

«No hay que creer­se las en­cues­tas, hay mu­cho fe­ti­chis­mo», afir­mó Te­za­nos es­ta se­ma­na. Los so­ció­lo­gos han des­ta­ca­do los «gran­des acier­tos» que han te­ni­do las en­cues­tas en las elec­cio­nes de Fran­cia, Ita­lia, Ho­lan­da, Ale­ma­nia, No­rue­ga, Sue­cia, Co­lom­bia o Ecua­dor, y en los re­fe­rén­dum de Hun­gría o Ita­lia. Aun­que no son una cien­cia exac­ta, y hu­bo fa­llos en los ca­sos de Trump o el Bre­xit. En Es­pa­ña, las en­cues­tas acer­ta­ron de for­ma es­pe­cial en Ca­ta­lu­ña, País Vas­co y Ga­li­cia.

Un mar­gen de error con lí­mi­tes

Con las 2.500 en­tre­vis­tas del CIS has­ta ju­lio, el error mues­tral era del +-2 por cien­to. Aho­ra, al su­bir la mues­tra has­ta las 3.000 en­tre­vis­tas, el error es del +-1,8 por cien­to. Mos­ta­za se­ña­la que la mues­tra que ha­bía «ya era su­fi­cien­te», y advierte de que hay un mo­men­to en que por mu­cho que au­men­ten las en­tre­vis­tas, no ba­ja el error mues­tral.

Da­tos «irre­le­van­tes» de las Co­mu­ni­da­des

El CIS ha in­clui­do da­tos por Co­mu­ni­da­des, a par­tir de mues­tras «muy pe­que­ñas», que dan lu­gar a da­tos «sor­pren­den­tes», se­gún Mos­ta­za. En al­gu­nas re­gio­nes hay muy po­cas en­tre­vis­tas, con un gran error mues­tral, y los re­sul­ta­dos apor­ta­dos, irre­le­van­tes.

El PSOE cae en vo­to di­rec­to, pe­ro me­jo­ra

El dato más lla­ma­ti­vo del úl­ti­mo ba­ró­me­tro fue el del PSOE: en vo­to di­rec­to ba­jó del 23,9 al 18,6 por cien­to. Des­pués de «pro­ce­sar­lo», el PSOE subió del 29,9 al 30,5 por cien­to. «Te­za­nos cam­bia mues­tra, cues­tio­na­rio, pe­rio­di­ci­dad, rom­pe se­rie de 22 años... pa­ra ter­mi­nar es­ti­man­do vo­to con una re­gla de tres», sub­ra­yó Mi­cha­vi­la. Gon­za­lo Adán cree que, en reali­dad, el PSOE ha ba­ja­do 5 pun­tos des­de ju­lio, pe­ro el CIS lo ha ocul­ta­do: «Ha pro­yec­ta­do el vo­to de ma­ne­ra arit­mé­ti­ca sin co­rre­gir».

EFE

Jo­sé Fé­lix Te­za­nos, miem­bro de la Eje­cu­ti­va del PSOE has­ta el pa­sa­do ve­rano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.