La me­di­da de Trump per­ju­di­ca­rá a sus ciu­da­da­nos

Los ex­per­tos y em­pre­sa­rios creen que los aran­ce­les a Chi­na for­za­rán un au­men­to de pre­cios

ABC (Córdoba) - - INTERNACIONAL - DA­VID ALANDETE

El te­le­vi­sor LED mar­ca TCL de 55 pul­ga­das que Wal­mart ven­de por 379 dó­la­res, pue­de lle­gar a cos­tar 473 en cua­tro me­ses. El so­fá de dos pla­zas Mains­tay, que aho­ra va­le 199 dó­la­res, pue­de as­cen­der a 250. El jue­go de ma­le­tas Pro­te­ge, de 49,99 dó­la­res po­dría pa­sar a 60. Son to­dos ellos pro­duc­tos ba­ra­tos he­chos en Chi­na, y si las re­pe­ti­das ad­ver­ten­cias de las em­pre­sas y pa­tro­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas se cum­plen, fi­nal­men­te se­rá el con­su­mi­dor nor­te­ame­ri­cano el que ten­drá que pa­gar de su bol­si­llo los aran­ce­les im­pues­tos el lu­nes por

Do­nald Trump a im­por­ta­cio­nes de ese país por va­lor de 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res (172.000 mi­llo­nes de eu­ros).

Hay una pre­gun­ta que guía los im­pul­sos de Trump en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal: «¿A cuán­to as­cien­de nues­tro dé­fi­cit co­mer­cial?». Sur­ge en prác­ti­ca­men­te to­das las reunio­nes bi­la­te­ra­les que man­tie­ne el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, in­clui­da la que tu­vo el año pa­sa­do con el ex­pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy. Es en reali­dad un ba­re­mo muy sen­ci­llo: cuan­to más gran­de es el dé­fi­cit fis­cal de EE.UU. con res­pec­to a otro país, ma­yor es la pro­ba­bi­li­dad de que Trump pi­da me­di­das pu­ni­ti­vas. Y de en­tre to­dos los dé­fi­cits co­mer­cia­les, el de Chi­na es in­su­pe­ra­ble. Só­lo el año pa­sa­do Chi­na ex­por­tó a EE.UU. bie­nes por va­lor de 505.000 mi­llo­nes de dó­la­res, 375.000 mi­llo­nes más de los que im­por­tó. Eso ex­pli­ca la guerra co­mer­cial, que es­con­de otra di­plo­má­ti­ca, en­tre las dos pri­me­ras eco­no­mías del mun­do.

«Sin me­di­das agre­si­vas, EE.UU. pue­de en­con­trar­se con que en dos dé­ca­das se ha re­du­ci­do de for­ma drás­ti­ca el nú­me­ro de pues­tos de tra­ba­jo en sec­to­res tan di­ver­sos co­mo la fa­bri­ca­ción de se­mi­con­duc­to­res, or­de­na­do­res, fár­ma­cos y au­to­mó­vi­les, de­bi­do a la estrategia chi­na de ata­car co­mer­cial­men­te esos mer­ca­dos en otros paí­ses», opi­na Ro­bert At­kin­son, pre­si­den­te de la Fun­da­ción pa­ra la In­no­va­ción en la Tecnología de la In­for­ma­ción, el prin­ci­pal «think tank» del sec­tor. Aún así, cree que «no es­tá cla­ro que la estrategia ac­tual del Go­bierno va­ya a fun­cio­nar».

En ju­nio, Trump im­pu­so a Chi­na aran­ce­les por va­lor de 50.000 mi­llo­nes. Ha­ce una se­ma­na, los in­cre­men­tó en 200.000 mi­llo­nes. En to­tal 5.745 pro­duc­tos —ali­men­tos, tex­ti­les, elec­tro­do­més­ti­cos, mue­bles, en­tre otros— es­tán su­je­tos ya a im­pues­tos fron­te­ri­zos de un 10%, que as­cen­de­rá al 25% en enero.

Trump qui­so to­mar es­ta me­di­da en cuan­to lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, pe­ro sus ase­so­res más mo­de­ra­dos —el di­rec­tor del Con­se­jo Eco­nó­mi­co, Gary Cohn, o el ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, H. R. McMas­ter— se lo im­pi­die­ron. To­dos ellos han di­mi­ti­do o si­do des­pe­di­dos. Su opinión, am­plia­men­te compartida por los eco­no­mis­tas, era que los dé­fi­cits co­mer­cia­les en reali­dad no tie­nen efec­to so­bre la eco­no­mía. «Pro­duc­tos de Mé­xi­co, Ca­na­dá y Chi­na inun­dan el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano por­que son ba­ra­tos. Los ame­ri­ca­nos que gas­tan me­nos di­ne­ro en esos pro­duc­tos, tie­nen más di­ne­ro pa­ra com­prar otros pro­duc­tos, gas­tar en ser­vi­cios o aho­rrar», le di­jo Cohn a Trump en una oca­sión, se­gún de­ta­lla el pe­rio­dis­ta Bob Wood­ward en su re­cien­te li­bro «Mie­do».

¿Cuál es el mo­ti­vo de es­tos aran­ce- les? Tras una in­ves­ti­ga­ción, el de­par­ta­men­to de Co­mer­cio con­clu­yó que Chi­na es ca­paz de ven­der a pre­cios ba­ra­tos por una se­rie de prác­ti­cas que vio­lan los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellas el es­pio­na­je in­dus­trial y el pla­gio de pa­ten­tes. «A par­tir de aho­ra es­pe­ra­mos que el co­mer­cio con Chi­na sea jus­to y re­cí­pro­co», di­jo Trump al anun­ciar las me­di­das.

Gran­des tec­no­ló­gi­cas co­mo Ap­ple y dis­tri­bui­do­ras co­mo Wal­mart o Tar­get se han opues­to a la me­di­da. «Los aran­ce­les son un im­pues­to que aca­ba­rán pa­gan­do las fa­mi­lias nor­te­ame­ri­ca­nas. Es des­afor­tu­na­do que, a pe­sar de las

quejas de los per­ju­di­ca­dos, es­te Go­bierno si­ga per­si­guien­do una po­lí­ti­ca co­mer­cial cu­ya prin­ci­pal con­se­cuen­cia pue­de ser el de­bi­li­ta­mien­to de la eco­no­mía», ase­gu­ra Matt­hew Shay, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal Mi­no­ris­ta, la pa­tro­nal del sec­tor.

Ter­ce­ra ron­da de san­cio­nes

Es­tas ad­ver­ten­cias no pa­re­cen ca­lar en Trump, quien ya ha anun­cia­do que pre­pa­ra una ter­ce­ra ron­da de aran­ce­les a más pro­duc­tos chi­nos por va­lor de 267.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Es­ta ofen­si­va co­mer­cial es­tá te­nien­do con­se­cuen­cias tam­bién po­lí­ti­cas. El do­min­go pa­sa­do, Pe­kín pu­bli­có en un dia­rio de Io­wa un anun­cio en el que afir­ma­ba que los aran­ce­les han pro­vo­ca­do ya que las em­pre­sas ali­men­ta­rias chi­nas es­tén im­por­tan­do so­ja de Uru­guay, en lu­gar de EE.UU. Io­wa no só­lo es un gran pro­duc­tor de so­ja sino tam­bién un Es­ta­do cru­cial en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. El miér­co­les, en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, el pre­si­den­te acu­só a Chi­na de in­je­ren­cias po­lí­ti­cas pa­ra im­pe­dir su re­elec­ción en 2020.

Trump y Xi Jin­ping du­ran­te un en­cuen­tro en Pe­kín

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.