El co­mer­cio en­co­na la ri­va­li­dad po­lí­ti­ca y mi­li­tar

Am­bas po­ten­cias tie­nen fren­tes abier­tos en el Mar del Sur de Chi­na y Si­ria

ABC (Córdoba) - - INTERNACIONAL - PA­BLO M. DÍEZ CO­RRES­PON­SAL EN PE­KÍN

En es­te si­glo XXI de la glo­ba­li­za­ción y el li­bre co­mer­cio, Chi­na ha re­le­va­do a Ru­sia en la Guerra Fría con EE.UU. por la he­ge­mo­nía mun­dial. Y las adua­nas han sus­ti­tui­do a los mi­si­les.

Mien­tras el pre­si­den­te Trump dis­pa­ra­ba es­ta se­ma­na su úl­ti­ma an­da­na­da de aran­ce­les so­bre im­por­ta­cio­nes chi­nas , el ré­gi­men de Pe­kín ce­le­bra­ba una gran ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal so­bre la Ru­ta de la Se­da. «So­lo la aper­tu­ra trae el avan­ce. Chi­na se­gui­rá en es­te ca­mino ha­cia el mul­ti­la­te­ra­lis­mo», pro­cla­ma­ba en la inau­gu­ra­ción la vi­ce­pri­me­ra mi­nis­tra, Sun Chu­lan, an­te de­ce­nas de man­da­ta­rios ex­tran­je­ros en el pa­la­cio de con­gre­sos de Dun­huang, pa­ra­da de la Ru­ta de la Se­da en me­dio del de­sier­to en Gan­sú.

Ha­ce cin­co años, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, lan­za­ba un am­bi­cio­so pro­yec­to pa­ra re­vi­vir es­ta pri­me­ra «au­to­pis­ta de la glo­ba­li­za­ción», bau­ti­za­do co­mo «Una franja, una ru­ta», que ha ex­ten­di­do el «po­der blan­do» de Pe­kín por to­do el mun­do. Tan­to es­tas Nue­vas Ru­tas de la Se­da co­mo el plan «Ma­de in Chi­na 2025», que per­si­gue li­de­rar a ni­vel mun­dial las in­dus­trias más pun­te­ras, asus­tan en EE.UU., don­de Trump sigue usan­do el dis­cur­so con­tra Pe­kín co­mo ya hi­cie­ra pa­ra ga­nar las elec­cio­nes.

Aun­que Trump lle­va ra­zón al cri­ti­car el do­ble ra­se­ro de Chi­na, que abo­ga por el li­bre co­mer­cio mien­tras tie­ne ce­rra­dos im­por­tan­tes sec­to­res de su eco­no­mía, su agre­si­vi­dad ne­go­cia­do­ra ha desata­do una guerra co­mer­cial to­tal con aran­ce­les cru­za­dos que ame­na­za con pro­vo­car otra cri­sis glo­bal. A las di­fí­ci­les re­la­cio­nes en­tre am­bas po­ten­cias, que tie­nen fren­tes abier­tos en el Mar del Sur de Chi­na y Si­ria, se su­man el co­mer­cio y las san­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca con­tra Ru­sia, que han sal­pi­ca­do a Pe­kín.

Jun­to a Mos­cú, el Pen­tá­gono ha in­clui­do a Chi­na co­mo uno de sus ri­va­les pa­ra «apro­piar­se o re­em­pla­zar el or­den li­bre y abier­to que ha per­mi­ti­do la se­gu­ri­dad glo­bal y la pros­pe­ri­dad des­de la II Guerra Mun­dial». Se­gún in­for­ma Bloom­berg, así lo de­jó cla­ro el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pom­peo, cuan­do acu­dió en ju­lio a un fo­ro de se­gu­ri­dad en Sin­ga­pur pa­ra cri­ti­car la «de­pen­den­cia es­tra­té­gi­ca» que prac­ti­ca el au­to­ri­ta­rio ré­gi­men de Pe­kín con sus so­cios.

Con la Ca­sa Blan­ca in­ten­tan­do fre­nar el au­ge de Chi­na, no pa­re­ce pro­ba­ble que la guerra co­mer­cial se sua­vi­ce has­ta las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre en EE.UU., au­tén­ti­co exa­men pa­ra Trump a mi­tad de su man­da­to. «Yo lla­ma­ría a la ac­tual si­tua­ción “con­flic­tos co­mer­cia­les” (…), pe­ro es po­si­ble que el in­ter­cam­bio de aran­ce­les es­ca­le a una guerra co­mer­cial ple­na y du­ra­de­ra. En ese ca­so, am­bos paí­ses per­de­rán. Y Chi­na pro­ba­ble­men­te per­de­rá más da­da la fuer­za re­la­ti­va de las dos eco­no­mías», ana­li­za pa­ra ABC Xu Bin, pro­fe­sor de Fi­nan­zas de la Es­cue­la de Ne­go­cios CEIBS de Shang­hái.

Aun­que al­gu­nos ex­per­tos cal­cu­lan que los aran­ce­les de EE.UU. pue­den re­cor­tar has­ta me­dio pun­to por­cen­tual el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía chi­na, que es­tá en torno al 6,6%, el pro­fe­sor Xu du­da de es­ta ci­fra. «Pa­ra te­ner una estimación, hay que con­si­de­rar el efec­to di­rec­to de la guerra co­mer­cial y los po­ten­cia­les ajus­tes de las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les y es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les».

Pearl Har­bor

Con el yuan de­bi­li­ta­do por es­ta guerra co­mer­cial, Xu Bin cal­cu­la que «pue­de de­pre­ciar­se con res­pec­to al dó­lar en un pe­que­ño por­cen­ta­je, di­ga­mos un 5%», pe­ro no cree que el Ban­co Cen­tral de Chi­na use es­ta de­va­lua­ción co­mo he­rra­mien­ta prin­ci­pal pa­ra com­pen­sar los aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses. Tam­po­co ve pro­ba­ble que Pe­kín use su po­si­ción co­mo ban­que­ro de Was­hing­ton ven­dien­do sus bo­nos del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­ses, que fi­nan­cian la as­tro­nó­mi­ca deu­da pú­bli­ca de la Ca­sa Blan­ca. Ade­más de apun­tar que eso «le ha­ría per­der a Pe­kín sus re­ser­vas de di­vi­sas du­ra­men­te ga­na­das», se­ña­la que «sería co­mo el ata­que ja­po­nés a Pearl Har­bor». Es de­cir, una de­cla­ra­ción de guerra, y no ya so­lo co­mer­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.