CIU­DAD PA­RA­DA, AR­CAS LLENAS

Am­bro­sio y García man­tie­nen 110 mi­llo­nes en la ca­ja mu­ni­ci­pal y un al­to ni­vel re­cau­da­to­rio mien­tras una trein­te­na de pro­yec­tos si­gue sin echar a an­dar

ABC (Córdoba) - - PORTADA - FRAN­CIS­CO J. POYATO CÓR­DO­BA

El Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba vi­ve la sor­pren­den­te pa­ra­do­ja de te­ner la «ca­ja» lle­na de di­ne­ro y una im­por­tan­te can­ti­dad de pro­yec­tos de me­jo­ra de la ciu­dad atas­ca­dos o ni si­quie­ra pues­tos en mar­cha. Y a es­ta cir­cuns­tan­cia se su­ma una ma­qui­na­ria de re­cau­da­ción fis­cal bien en­gra­sa­da, pun­tual co­mo un re­loj, has­ta el pun­to de que a fal­ta de dos me­ses pa­ra que ter­mi­ne el año, el Con­sis­to­rio ha re­cau­da­do ya ca­si un 80 por cien­to de lo que tie­ne com­pro­me­ti­do por im­pues­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos, ta­sas y otras trans­fe­ren­cias de otras ad­mi­nis­tra­cio­nes. Es de­cir, ¿có­mo pue­de ser que la al­cal­de­sa Isa­bel Am­bro­sio y su so­cio de Pe­dro García ten­gan en es­tos mo­men­tos en la tesorería mu­ni­ci­pal más de 110 mi­llo­nes de eu­ros y, a la par, acu­mu­len una trein­te­na de pro­yec­tos de to­da ín­do­le que se en­cuen­tran pa­ra­li­za­dos cuan­do no guar­da­dos en un ca­jón...? ¿Pue­de ayu­dar es­ta si­tua­ción a una ciu­dad con 36.000 pa­ra­dos —un al­to por­cen­ta­je de ellos de lar­ga du­ra­ción—, y una de­can­ta­ción pro­nun­cia­da al sec­tor ser­vi­cios...? ¿Fal­ta de ca­pa­ci­dad ges­to­ra, di­fi­cul­ta­des bu­ro­crá­ti­cas, ma­la suer­te, pa­rón es­tra­té­gi­co pa­ra las elec­cio­nes ve­ni­de­ras...? ¿Es la eco­no­mía de la ciu­dad la prin­ci­pal dam­ni­fi­ca­da con es­te efec­to em­bu­do...?

Mu­chas pre­gun­tas so­bre­vue­lan lo que los fríos da­tos mues­tran. Se­gún un in­for­me del Área de Ges­tión y Ha­cien­da del Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba, a 31 de oc­tu­bre pa­sa­do el sal­do en la tesorería mu­ni­ci­pal, es de­cir, lo que ha­bía dis­po­ni­ble pa­ra gas­tar en la ca­ja mu­ni­ci­pal a ese día as­cen­día a 110.327.654 eu­ros. On­ce mi­llo­nes más que a co­mien­zos del año en cur­so. Pe­ro si se echa la mi­ra­da a fi­na­les del mes de ju­nio (es­te es­ta­di­llo se da a co­no­cer ca­da fi­nal de mes), la des­pen­sa eco­nó­mi­ca de la Ca­sa de to­dos los cor­do­be­ses lle­ga­ba a los 120 mi­llo­nes de eu­ros, por lo que ca­be con­cluir que en cua­tro me­ses el di­ne­ro que ha sa­li­do de la «ca­ja mu­ni­ci­pal» ha lle­ga­do a 10 mi­llo­nes de eu­ros (2,5 mi­llo­nes por mes).

Es­tra­te­gia po­lí­ti­ca

De ese fon­do tan nu­tri­do sa­le to­do gas­to, ob­via­men­te, y lle­ga to­do in­gre­so. Des­de los cré­di­tos y tri­bu­tos al pa­go de los suel­dos a los tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les, co­mo los bie­nes y ser­vi­cios de fun­cio­na­mien­to pe­ro tam­bién cual­quier plan de obras, equi­pa­mien­tos, exposición, even­to u cons­truc­ción de en­ver­ga­du­ra que se pre­cie. Pro­ba­ble­men­te es­te­mos an­te unas ci­fras que en los úl­ti­mos lus­tros, ba­jo la pe­sa­da lo­sa de la cri­sis eco­nó­mi­ca, ape­nas han te­ni­do pa­ran­gón. Ni el Par­ti­do Po­pu­lar en sus mo­men­tos más hol­ga­dos de la ha­cien­da pú­bli­ca du­ran­te el man­da­to que go­ber­nó la ciu­dad dis­pu­so de ta­les re­cur­sos. Co­mo mu­cho, se lle­ga­ron a pi­cos de unos 70 mi­llo­nes de eu­ros y ape­nas 10 mi­llo­nes cuan­do las co­sas vi­nie­ron mal da­das.

La te­sis de que es­ta acu­mu­la­ción de fon­dos ten­ga un sen­ti­do po­lí­ti­co pa­ra el lu­ci­mien­to de los par­ti­dos go­ber­nan­tes (PSOE e IU) al fi­nal del man­da­to tam­po­co se sos­tie­ne. Mu­chos de es­tos fon­dos vie­nen da­dos por pla­nes de in­ver­sión pro­ce­den­tes de otras ad­mi­nis­tra­cio­nes (Jun­ta de An­da­lu­cía, Go­bierno o Unión Eu­ro­pea). Ape­nas tie­nen gra­do de eje­cu­ción, y aun­que aho­ra se pu­sie­ran en mar­cha a to­da pri­sa, los tiem­pos y pro­ce­di­mien­tos re­gla­dos no le per­mi­ti­rían a Am­bro­sio y García dar­se un «fes­tín» y po­ner la ciu­dad pa­tas arri­ba. Es más, hay se­rio ries­go de per­der can­ti­da­des im­por­tan­tes por fal­ta de eje­cu­ción.

No hay que ol­vi­dar tam­po­co que es­ta cuan­tio­sa des­pen­sa de la Ha­cien­da pú­bli­ca ha evo­lu­cio­na­do en un con­tex­to de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca ge­ne­ral, con­ge­la­ción de la pre­sión fis­cal por par­te del cogobierno y una ra­dio­gra­fía ini­cial de so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas so­bre el es­ta­do de Cór­do­ba que les lle­vó a plan­tear co­mo pri­me­ra me­di­da de ur­gen­cia un plan de res­ca­te (ofi­ci­na de desahu­cios, en­gan­ches de agua o su­mi­nis­tro gra­tis a fa­mi­lias sin re­cur­sos, oku­pa­ción de vi­vien­das,...). Esos 110 mi­llo­nes en las ar­cas mu­ni­ci­pa­les in­tac­tos da que pen­sar, al me­nos, que es­ta difícil te­si­tu­ra ha pa­sa­do en los ba­rrios de la ciu­dad, pues­to que lo con­tra­rio se­ría com­ple­jo de dis­cer­nir: una so­cie­dad al lí­mi­te y una tesorería al má­xi­mo.

Tam­po­co hay que pa­sar por al­to el «tem­po» po­lí­ti­co elec­to­ral que vi­vi­mos con unas elec­cio­nes an­da­lu­zas a la vuelta de la es­qui­na. Una pe­lea que lle­va a los di­fe­ren­tes par­ti­dos a cen­trar gran par­te de sus ener­gías en la pre­cam­pa­ña y con­tien­da de las ur­nas, lo que aca­ba­rá fri­san­do con la Na­vi­dad. Pa­ra al­gu­nos, has­ta des­pués de las fies­tas na­vi­de­ñas no ven­drá un ver­da­de­ro sprint en los can­di­da­tos a la Al­cal­día (al­gu­nos sin no­mi­nar aún) y el mar­cha­mo de la ma­qui­na­ria mu­ni­ci­pal, aun­que el acom­pa­sa­mien­to de am­bas par­tes no se pre­sen­ta fá­cil, por mu­cho que los di­fe­ren­tes lí­de­res quie­ran co­rrer y ha­cer sus de­be­res al fi­nal del man­da­to.

Isa­bel Am­bro­sio ha de­ci­di­do des­de la vuelta de ve­rano im­pri­mir cier­to pulso a lo que ha ve­ni­do sien­do una Al­cal­día áto­na. Val­ga un ejem­plo. La di­ri­gen­te so­cia­lis­ta no po­dría en es­tos mo­men­tos ha­cer va­ler nin­gún pro­yec­to pro­pio de en­jun­dia que ha­ya em­pe­za­do y ter­mi­na­do en los tres años y me­dio, prác­ti­ca­men­te, que lle­va co­mo al­cal­de­sa de la ciu­dad. Su úni­co gran es­treno es el Me­dia Dis­tan­cia Al­co­lea-Vi­lla­rru­bia, un des­ca­fei­na­do cer­ca­nías he­re­da­do del Me­tro­trén del PP y que en un prin­ci­pio desechó pa­ra lue­go re­to­mar co­mo uno de los ejes de su ges­tión. La au­sen­cia de una ta­ri­fa sos­te­ni­ble por el me­ro he­cho de no cum­plir los re­qui­si­tos pa­ra que es­te tren me­tro­po­li­tano sea con­si­de­ra­do cer­ca­nías (y así te­ner un billete más eco­nó­mi­co) se con­vier­te

Re­cur­sos sin ac­ti­var Va­rios pla­nes de in­ver­sión con otras ad­mi­nis­tra­cio­nes por 50 mi­llo­nes ape­nas es­tán en mar­cha

¿Bu­ro­cra­cia, in­ca­pa­ci­dad o ma­la suer­te...? La es­tra­te­gia de guar­dar pa­ra el fi­nal del man­da­to se des­plo­ma: la len­ta ges­tión y los pla­zos legales lo im­pi­den

en un se­rio han­di­cap en su arran­que. A es­te ca­so po­dría su­mar­se una mo­des­ta lan­za­de­ra de em­pre­sas con apo­yo de Te­le­fó­ni­ca.

Am­bro­sio ha te­ni­do que vi­vir po­lí­ti­ca­men­te más del em­pu­je de la Jun­ta de An­da­lu­cía con la Ciu­dad de la Jus­ti­cia, el Cen­tro de Crea­ción Con­tem­po­rá­nea C3A, la re­for­ma par­cial del Pa­la­cio de Con­gre­sos o la de­cla­ra­ción co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad pa­ra Medina Azaha­ra. Cua­tro ac­tua­cio­nes que sin du­da son im­por­tan­tes pa­ra Cór­do­ba, aun­que arras­tran lus­tros de de­mo­ra en su pues­ta de lar­go, pe­ro con im­pac­tos dis­tin­tos (sal­vo el edi­fi­cio ju­di­cial, aún es­tá por ver el efec­to de las otras tres do­ta­cio­nes).

Úl­ti­mo año ca­si en blanco

Es ob­vio que Am­bro­sio ne­ce­si­ta to­do lo con­tra­rio: reali­da­des tan­gi­bles que po­der «ven­der» co­mo re­sul­ta­do de su la­bor al fren­te del Con­sis­to­rio. Pe­ro, tal vez, lo que aso­me en su me­sa son de­ma­sia­dos pro­yec­tos acu­mu­la­dos unos en­ci­ma de otros y una «ca­ja» de tesorería bien per­tre­cha­da de fon­dos.

Ha­ce un año es­te pe­rió­di­co pu­bli­có un am­plio re­por­ta­je don­de se ci­fra­ban en una trein­te­na los pro­yec­tos que el cogobierno PSOE e IU acu­mu­la­ban con re­tra­so o sin po­ner­se en mar­cha. Al re­pa­sar la ta­bla de ac­tua­cio­nes, un año des­pués, po­dría de­cir­se sin mar­gen de error que la si­tua­ción si­gue sien­do la mis­ma.

Al­gún ca­so re­suel­to e in­clu­so otros en peo­res cir­cuns­tan­cias y avan­ces pa­ra otros, co­mo el Cen­tro de Con­ven­cio­nes, Fe­rias y Con­gre­sos que ya pa­re­ce en­fi­lar su reanu­da­ción a fal­ta de con­cre­tar el pro­yec­to de fi­na­li­za­ción y con Trag­sa co­mo em­pre­sa cons­truc­to­ra que re­ma­ta­rá las obras pen­dien­tes (ca­si la mi­tad del re­cin­to, por otro la­do).

Así, en el de­be de Am­bro­sio y García pue­den se­guir ano­tán­do­se una trein­te­na de pro­yec­tos que se di­vi­den en dos gru­pos: los pla­nes pú­bli­cos de in­ver­sión pa­ra ac­tua­cio­nes que van des­de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, la cli­ma­ti­za­ción de co­le­gios has­ta las obras en ba­rrios o la me­jo­ra de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral o tu­rís­ti­co y el as­fal­ta­do de ca­lles; y de otro la­do, las ac­tua­cio­nes más sin­gu­la­res y de ma­yor pre­su­pues­to que se aco­me­ten fue­ra de esos pro­gra­mas, en co­la­bo­ra­ción con otros ni­ve­les ad­mi­nis­tra­ti­vos, con re­cur­sos pro­pios o me­dian­te con­ce­sio­nes de ex­plo­ta­ción (las me­nos).

En el pri­mer blo­que es­ta­ría­mos ha­blan­do de unos 50 mi­llo­nes de eu­ros, una can­ti­dad na­da des­de­ña­ble. La pro­me­ti­da cli­ma­ti­za­ción de los co­le­gios con fon­dos que vie­nen de la Con­se­je­ría de Em­pleo si­gue pa­ra­da. A fi­na­les de oc­tu­bre no se ha­bía in­gre­sa­do el di­ne­ro pre­vis­to y que tie­ne que ve­nir de la Jun­ta. El mon­tan­te es de 9 mi­llo­nes de eu­ros. Los lla­ma­dos «Fon­dos Edusi» son un ma­ná de 18,7 mi­llo­nes de eu­ros —en gran pro­por­ción de pro­ce­den­cia eu­ro­pea—. La apues­ta aquí ha si­do am­bi­cio­sa: ca­rri­les bi­ci, au­to­bu­ses, pea­to­na­li­za­cio­nes, me­jo­ras en po­lí­go­nos..., has­ta la se­mi­pea­to­na­li­za­ción de Ron­da de los Te­ja­res. Un mon­tan­te de 65 con­tra­tos y 13 mi­llo­nes que al cogobierno no le va a dar tiem­po a que se vi­sua­li­cen en lo que res­ta de man­da­to.

Igual su­ce­de con el re­tra­so del Plan de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca (4 mi­llo­nes de sub­ven­cio­nes eu­ro­peas pa­ra cam­biar lu­mi­na­rias y me­jo­rar sis­te­mas de su­mi­nis­tro eléc­tri­co), las obras en los ba­rrios con ayu­da del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da (pen­dien­te aún de fir­mar el con­ve­nio pa­ra 2018 y eje­cu­tán­do­se to­da­vía el de 2017, por lo que se po­dría vol­ver a per­der fon­dos); las In­ver­sio­nes Fi­nan­cie­ras Sos­te­ni­bles, un ca­pí­tu­lo de 7 mi­llo­nes li­ga­do al su­pe­rá­vit mu­ni­ci­pal —con su ló­gi­ca vin­cu­la­ción a la retención de re­cur­sos— o el ya fa­mo­so Plan Tu­rís­ti­co de Pe­dro García que co­lec­cio­na obras pa­ra­das: Tem­plo Ro­mano, Re­gi­na, To­rre de la In­qui­si­ción en el Al­cá­zar...

En el otro ca­pí­tu­lo de ini­cia­ti­vas es­tá el grue­so de pro­yec­tos que lle­van so­nan­do du­ran­te to­do el man­da­to. La Nor­mal de Ma­gis­te­rio (5,2 mi­llo­nes, ter­mi­na­da y ce­rra­da a cal y can­to por de­fi­cien­cias), la Es­cue­la de Hos­te­le­ría (ce­rra­da ha­ce año y me­dio), el Par­que de Le­van­te (uno de los gran­des pul­mo­nes pa­ra el que se pro­me­te ju­nio pró­xi­mo co­mo avan­ce), el «ta­cón» de la ave­ni­da Tras­sie­rra (pre­sen­ta­do con in­fo­gra­fía in­clui­da); el pa­be­llón de la Ju­ven­tud; el so­lar del Ci­ne An­da­lu­cía; el Pó­si­to de la Co­rre­de­ra (des­car­ta­do el pro­yec­to gas­tro­nó­mi­co del PP y sin re­cam­bio); el mer­ca­do del Ma­rru­bial; el tra­mo mu­ni­ci­pal de la Ron­da Nor­te jun­to a Mi­ra­bueno (sin em­pe­zar y pro­me­ti­do pa­ra 2019); el Par­que del Ca­nal y el uso pa­ra la Par­ce­la del Ca­nal (se abrió un con­cur­so iné­di­to aún); la so­lu­ción pa­ra el es­ta­dio San Eu­lo­gio; la ce­sión de­fi­ni­ti­va de Ca­ba­lle­ri­zas Reales; el ho­tel en la Pre­fe­ren­cia del es­ta­dio El Ar­cán­gel; la re­for­ma de El Are­nal o los vie­jos pla­nes de apar­ca­mien­tos y la pro­mo­ción de nue­vas VPO...

La al­cal­de­sa y su so­cio Pe­dro García jun­to a miem­bros del cogobierno y la sub­de­le­ga­da en el es­treno del cer­ca­nías

Am­bro­sio, arro­pa­da por la sub­de­le­ga­da del Go­bierno, la edil Carmen Gon­zá­lez y el pro­pio Pe­dro García en el es­treno del cer­ca­nías ha­ce dos se­ma­na­sV.

ME­RINO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.