CORDOBITAS EN MA­DRID

Mien­tras, otros cien mil cor­do­be­ses, uni­ver­si­ta­rios mu­chos de ellos, bus­can por do­quier el pan que aquí no en­cuen­tran

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - JAVIER TAFUR

Es­pa­ño­les por el mun­do, an­da­lu­ces por el mun­do y aho­ra cor­do­be­ses por el mun­do. Es­ca­sa ori­gi­na­li­dad. No pa­re­ce que dé pa­ra mu­cho la in­ven­ti­va de nues­tra Uni­ver­si­dad y de su Con­se­jo So­cial. Al es­cri­bir es­ta fra­se me han en­tra­do ga­nas de apro­ve­char la op­ción que me ofre­ce el or­de­na­dor, pul­sar el in­tro y aña­dir­le el su­fi­jo «is­ta», pe­ro he si­do ca­paz de re­sis­tir la fá­cil ten­ta­ción. No obs­tan­te, los pro­mo­to­res no quie­ren es­con­der­se y lla­man a su in­ven­to Fo­ro Úni­co. Pues­tos a ser cla­ros po­drían ha­ber­lo lla­ma­do par­ti­do úni­co. Son los tics to­ta­li­ta­rios del ré­gi­men y de la voz pro­vin­cia­na del mis­mo. No hu­bie­ran en­con­tra­do otro día me­jor pa­ra el agra­vio a la de­mo­cra­cia y a la mo­ra­li­dad po­lí­ti­ca. En ese día, Pe­dro Sán­chez, en la me­jor tra­di­ción re­vo­lu­cio­na­ria, des­au­to­ri­za­ba al Tri­bu­nal Su­pre­mo, li­qui­da­ba el equi­li­brio de po­de­res, vul­ne­ra­ba la Cons­ti­tu­ción y pre­pa­ra­ba las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias del sál­ve­se quién pue­da le­gu­le­yo pa­ra el in­dul­to de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. Mon­tes­quieu ha­bía muer­to una vez mas en Es­pa­ña por mano so­cia­lis­ta y tal vez de­fi­ni­ti­va­men­te. Al mis­mo tiem­po, Carmen Cal­vo acom­pa­ña­ba a Isa­bel Am­bro­sio en ese ac­to cla­sis­ta, ca­ci­quil, pi­jo y ba­nal, en el que un cen­te­nar de cor­do­be­ses fa­vo­re­ci­dos por la for­tu­na se mi­ra­ban al om­bli­go y se ha­cían ti­ra­bu­zo­nes con el cor­dón um­bi­li­cal cor­do­be­sis­ta. Mien­tras, aca­so, otros cien mil, cor­do­be­ses igual­men­te, uni­ver­si­ta­rios mu­chos de ellos, bus­can por do­quier el pan y la jus­ti­cia que aquí no en­cuen­tran, en­tre otras ra­zo­nes, por­que no ha­ce na­da se­rio por pro­cu­rár­se­lo el fa­tuo ré­gi­men que esos cien men­te­ca­tos alu­di­dos más arri­ba, de un mo­do u otro, re­pre­sen­tan o jus­ti­fi­can.

No. Carmen no es­ta­ba en Ca­bra el día 7 de no­viem­bre. Era una obli­ga­ción per­so­nal tan evi­den­te que el no de­tec­tar­la in­di­ca al­go más que la ha­bi­tual fri­vo­li­dad de su con­duc­ta. Esa au­sen­cia no so­lo la des­po­ja de la ver­güen­za fi­lial, de la de­cen­cia po­lí­ti­ca y del de­co­ro his­tó­ri­co que la oca­sión re­que­ría, tam­bién le aña­de un plus de ba­je­za mo­ral. No es­tu­vo en su tie­rra re­cor­dan­do a sus muer­tos y po­nien­do su al­to co­me­ti­do po­lí­ti­co al ser­vi­cio de la re­con­ci­lia­ción na­cio­nal. Pre­fi­rió es­tar en Ma­drid, aje­na a la efemérides, tri­via­li­zan­do el día en una fies­ta de ami­go­tes au­to­com­pla­cien­tes, que le co­rres­pon­dían a su mis­mo ni­vel de irres­pon­sa­bi­li­dad. De he­cho, la voz pro­vin­cia­na del ré­gi­men, nues­tro co­mu­ni­ca­dor más ca­rac­te­ri­za­do, es­ta­ba allí ha­cien­do las ve­ces de anfitrión, en­tre gra­cio­sa y ma­la­je, co­mo co­rres­pon­de a un cor­do­bi­ta de ley, sin re­pa­rar al pa­re­cer en que en ese día, en­tre sus más de cin­cuen­ta pá­gi­nas, no ha­bía he­cho una so­la re­fe­ren­cia a ese cri­mi­nal he­cho, acae­ci­do en su ám­bi­to de dis­tri­bu­ción, que cum­plía ochen­ta años. El bom­bar­deo de Ca­bra, co­mo si no hu­bie­ra exis­ti­do. Ig­no­mi­nio­sa me­mo­ria.

Qui­zá Carmen y to­dos ellos, in­clui­da la Uni­ver­si­dad, es­ta­ban don­de de­bían es­tar, muy le­jos de la reali­dad, echan­do sus cuen­tas clien­te­la­res, de es­pal­das a la in­men­sa ma­yo­ría de la gen­te a la que re­pre­sen­tan, ad­mi­nis­tran y en­ga­ñan. Al am­pa­ro de Pe­dro y su fran­co­ti­ra­dor de cá­ma­ra, ese lo­bo de fá­bu­la que no le sal­va­rá del ver­da­de­ro. A nin­guno de ellos, al ca­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.