MÉ­DI­COS «TOP»

Al mé­di­co siem­pre se le tu­vo la con­si­de­ra­ción de quien ejer­cien­do un ar­duo ma­gis­te­rio, pres­ta­ba el más hu­mano de los ser­vi­cios

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - FRAN­CIS­CO J. POYATO

Di­cen que el buen mé­di­co tra­ta la en­fer­me­dad y que el gran mé­di­co tra­ta al pa­cien­te que tie­ne la en­fer­me­dad. En uno y otro ca­so, ben­di­tos sean quie­nes ca­da ma­ña­na así se le­van­tan, co­mo Apo­lo, As­cle­pio, Hi­gía y Pa­na­cea, con la no­ble in­ten­ción de sa­nar la vi­da y de ha­cer más lle­va­de­ro el do­lor y el su­fri­mien­to. Co­rren ma­los tiem­pos pa­ra la lí­ri­ca o el re­co­no­ci­mien­to y sí, por con­tra, pa­ra el vér­ti­go del des­cré­di­to y el des­pre­cio más za­fio. No es­tá de más, pues, lle­var la con­tra­ria a la co­rrien­te co­mo el sal­món y des­cu­brir­se an­te quie­nes sus pro­pios, las cir­cuns­tan­cias de la vi­da o la fae­na ru­ti­na­ria y anó­ni­ma les co­lo­can en el es­ca­pa­ra­te de la dig­ni­dad, la ho­nes­ti­dad y el buen ha­cer por el pró­ji­mo. A los que ca­lla­da­men­te cum­plen su ju­ra­men­to sin fo­co y con pe­nu­rias y a quie­nes sus gran­des lo­gros y el agra­de­ci­mien­to in­fi­ni­to de sus pa­cien­tes les pro­por­cio­na el res­pe­to de to­dos y la ma­yor sa­tis­fac­ción pro­fe­sio­nal.

Es­ta se­ma­na co­no­ci­mos que te­ne­mos a dos mé­di­cos cor­do­be­ses en­tre los me­jo­res del país (los doc­to­res Suárez de Le­zo y Muñoz Casares), aun­que es fá­cil com­par­tir que son mu­chos más los que ca­ben en ese ran­king co­yun­tu­ral: só­lo ha­bría que pe­dir a cual­quier cor­do­bés de bien que es­cri­bie­ra en un pa­pel el nom­bre de al­guno de ellos. Hay pocas co­sas que nos jo­ro­ben en Cór­do­ba, pe­ro una de ellas es que nos to­quen el Rei­na So­fía, pa­ra lo bueno y lo ma­lo. De igual for­ma atra­pa­mos la his­to­ria del doc­tor Ige­ño, de la or­den hos­pi­ta­la­ria de San Juan de Dios, co­mo ese «hé­roe» fu­gaz que salva en un avión la vi­da de un ni­ño, en pleno shock anafi­lác­ti­co, y a mi­les de pies del océano ca­mino de Nue­va York. Pe­ro de­be­mos ha­cer tam­bién nues­tros a esos otros «hé­roes» anó­ni­mos que ca­da ma­ña­na co­gen un co­che pa­ra re­co­rrer­se pue­blos y al­deas, se sien­tan en una es­pe­cie de di­ván de Ikea fren­te a la en­fer­me­dad do­més­ti­ca en su con­sul­ta y ayu­dan ba­jo la dic­ta­du­ra del re­loj a sal­var, a ve­ces tan só­lo con una pa­la­bra de alien­to y com­pren­sión, la fron­te­ra del mie­do. To­dos ellos son mé­di­cos «top» y a to­dos ellos, sin ex­cep­ción, hay que se­guir dán­do­les las gra­cias por es­tar ahí.

Es­ta so­cie­dad que alar­dea de su vio­len­cia ver­bal o fí­si­ca, de su ma­ni­fies­ta fal­ta de edu­ca­ción, de su cha­ba­ca­na y en­greí­da vehe­men­cia y so­ber­bia, que se ha des­po­ja­do tan ufa­na de sus va­lo­res, ha si­tua­do a los mé­di­cos (co­mo a los en­fer­me­ros, los do­cen­tes, los jue­ces y tan­tas otras pro­fe­sio­nes...) en el dis­pa­ra­de­ro de la des­con­fian­za y la fal­ta de res­pe­to. En el pe­núl­ti­mo pel­da­ño del es­ca­la­fón. Al mé­di­co siem­pre se le tu­vo la con­si­de­ra­ción pro­pia de quien ejer­cien­do un ma­gis­te­rio no al al­can­ce de to­dos, pres­ta­ba el ma­yor y más hu­mano de los ser­vi­cios. Y no se re­ga­la­ba la plei­te­sía de mo­do gra­tui­to. He­mos via­ja­do a las an­tí­po­das de esa vie­ja mi­ra, y ade­más de agre­dir­les o mi­nus­va­lo­rar su la­bor, aho­ra los he­mos re­du­ci­do al in­de­co­ro­so pa­pel de sol­da­dos de una gran ejér­ci­to bu­ró­cra­ta y po­lí­ti­co lleno de au­to­com­pla­cen­cia y grie­tas por don­de su­pu­ra la men­ti­ra.

A fi­nal de es­te mes un mi­llar de mé­di­cos de Aten­ción Pri­ma­ria en Cór­do­ba, y en el res­to de pro­vin­cias an­da­lu­zas con si­mi­la­res ci­fras, es­tán lla­ma­dos a la huel­ga, har­tos, co­mo lle­van tan­to tiem­po, de no po­der ejer­cer su tra­ba­jo en las con­di­cio­nes jus­tas y óp­ti­mas con las que pue­dan dar sen­ti­do a su ser­vi­cio. Pe­lear por un mi­nu­to más, pe­lear por un me­di­ca­men­to más, pe­lear por un com­pa­ñe­ro más, pe­lear un digno apa­ra­ta­je, pe­lear por una re­ce­ta más, pe­lear por unas in­fra­es­truc­tu­ras de­cen­tes, pe­lear por el res­pe­to —qui­zás la lu­cha más in­gra­ta y más difícil hoy—...Y, a la vez, pe­lear con­tra la en­fer­me­dad, la en­car­ni­za­da ba­ta­lla de to­dos los días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.