«¿Al­guien se cree que se pue­de aten­der a un pa­cien­te en dos mi­nu­tos y me­dio?»

▶ Mil mé­di­cos es­tán lla­ma­dos a una huel­ga des­de el día 27. ABC re­tra­ta sus di­fi­cul­ta­des la­bo­ra­les con tes­ti­mo­nios de va­rios pun­tos de Cór­do­ba

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - R. AGUILAR / P. GARCÍA-BAQUERO CÓR­DO­BA

Más de mil mé­di­cos em­plea­dos por el Ser­vi­cio An­da­luz de Sa­lud (SAS) en la pro­vin­cia de Cór­do­ba es­tán lla­ma­dos a una huel­ga de 24 ho­ras a par­tir del pró­xi­mo 27 de no­viem­bre. ¿Por qué se que­jan? En reali­dad, su la­men­to no tie­ne na­da de no­ve­do­so, co­mo tam­po­co la in­com­pren­sión que sien­ten por par­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía. En re­su­men, sus de­man­das tie­nen que ver con la ne­ce­si­dad pe­ren­to­ria del re­fuer­zo de las plan­ti­llas y con me­jo­ras ge­ne­ra­les en las con­di­cio­nes en las que rea­li­zan su co­me­ti­do la­bo­ral, y que van des­de la cons­truc­ción de nue­vos cen­tros de sa­lud a una coor­di­na­ción más efi­cien­te de los re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les de los que dis­po­ne la Con­se­je­ría de Sa­lud en el pri­mer ni­vel asis­ten­cial. La no­ve­dad, por tan­to, es que se sa­ben otra vez a mer­ced de una Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca que no res­pon­de a sus ex­pec­ta­ti­vas. De­trás de las crí­ti­cas de es­tos pro­fe­sio­na­les hay his­to­rias con nom­bres y ape­lli­dos de mé­di­cos que ejer­cen su la­bor de un mo­do ca­lla­do con­tra vien­to y ma­rea. En re­cin­tos sa­ni­ta­rios de la ca­pi­tal o en con­sul­to­rios de zo­nas po­co po­bla­das del nor­te de la pro­vin­cia, en­tre otros em­pla­za­mien­tos, al­gu­nos de los mé­di­cos que tie­nen de­ci­di­do par­ti­ci­par en la pro­tes­ta de fi­na­les de es­te mes re­la­tan su día a día pa­ra ABC.

Ci­tas muy se­gui­das

«¿Quién se cree que se pue­de aten­der a un pa­cien­te co­mo se me­re­ce si a ve­ces te­ne­mos me­nos de cin­co mi­nu­tos pa­ra ver­los?». La pre­gun­ta se la ha­ce un fa­cul­ta­ti­vo de Aten­ción Pri­ma­ria con des­tino des­de ha­ce va­rios lus­tros en el Cen­tro de Sa­lud de Co­lón, que re­gis­tra es­tos días una afluen­cia cre­cien­te por la ba­ja­da de las tem­pe­ra­tu­ras y, con ello, la apa­ri­ción de las pa­to­lo­gías que lle­va aso­cia­das, so­bre to­do la gri­pe. «A los en­fer­mos les dan ci­tas ca­da cin­co mi­nu­tos de un mo­do sis­te­má­ti­co, pe­ro la co­sa no que­da ahí, por­que a ve­ces nos me­ten lo que se de­no­mi­na un bis, o lo que es lo mis­mo, una per­so­na en­tre ci­ta y ci­ta: así que el tiem­po del que dis­po­ne­mos pa­ra ver­los es de dos mi­nu­tos y me­dio», re­su­me el pro­fe­sio­nal con amar­gu­ra.

Las con­se­cuen­cias de es­te atro­pe­lla­mien­to de per­so­nas que quie­ren que les atien­da el mé­di­co es evi­den­te. Un doc­tor con pla­za en Lu­cano di­ce amar­ga­do: «A ve­ces ha­ce­mos mu­chas más fun­cio­nes que la de pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios. Por­que la gen­te se po­ne ner­vio­sa. Es­tá en la sa­la de es­pe­ra y co­mo ve que pa­sa el tiem­po y la co­sa lle­va un re­tra­so de una ho­ra o más, pues se po­ne a to­car en la puer­ta, con lo cual el pa­cien­te que es­tás tra­tan­do en ese mo­men­to se po­ne ner­vio­so y no­so­tros más ten­sos aún. Me ha to­ca­do sa­lir afue­ra de la con­sul­ta a tran­qui­li­zar los áni­mos y a pe­dir pa­cien­cia...», aña­de el tra­ba­ja­dor. «Por no ha­blar de que es­ta sa­tu­ra­ción te im­pi­de aca­bar con la ta­rea a las tres de la tar­de, co­mo di­ce tu ho­ra­rio: te que­das por el amor al ar­te, por res­pe­to a las per­so­nas que lle­van allí bue­na par­te de la ma­ña­na... Y na­die te pa­ga las ho­ras ex­tras», agre­ga.

Acú­mu­los de pa­cien­tes

Su­ce­de de un mo­do sis­te­má­ti­co en Cen­tro de Sa­lud Cas­ti­lla del Pino, si­tua­do en Arro­yo del Mo­ro. No es, ni mu­cho me­nos, un ca­so úni­co, pe­ro sí el que le due­le a un pro­fe­sio­nal con el que ha en­tra­do en con­tac­to es­te pe­rió­di­co. «És­ta es una zo­na que ha cre­ci­do mu­cho en po­bla­ción en los úl­ti­mos años, mien­tras que los re­cur­sos sa­ni­ta­rios no lo han he­cho en la mis­ma pro­por­ción. Es­to ha es­ta­do mal di­men­sio­na­do y quie­nes lo pa­ga­mos so­mos los mé­di­cos de fa­mi­lia», reseña es­te tra­ba­ja­dor. «Aquí hay con­sul­tas que asu­men en do­ble o el tri­ple de pa­cien­tes del que les co­rres­pon­de: un com­pa­ñe­ro se po­ne en­fer­mo y no se le su­ple, así que eres tú el que tie­ne que asu­mir sus pa­cien­tes», aña­de pa­ra re­fe­rir­se lo que en la jer­ga sa­ni­ta­ria se co­no­ce co­mo acú­mu­lo. «A to­do es­to se su­ma el cre­ci­mien­to de la de­man­da asis­ten­cial en las úl­ti­mas se­ma­nas por el frío, que nos obli­ga a ha­cer ser­vi­cios a do­mi­ci­lio in­clu­so fue­ra de su ho­ra­rio de tra­ba­jo, que es de ocho a tres», sus­cri­be.

Las la­gu­nas en zo­na ru­ral

Si las con­di­cio­nes de tra­ba­jo son di­fí­ci­les en la ca­pi­tal más cru­das se vuel­ven en la pro­vin­cia, so­bre to­do en las áreas más des­po­bla­das —co­mo de­ter­mi­na­das zo­nas de Los Pe­dro­ches y en el Gua­dia­to—. Y el ta­lón de Aqui­les de la red asis­ten­cial de Aten­ción Pri­ma­ria es la pe­dia­tría. «No so­mos su­fi­cien­tes», se que­ja un pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do en la po­bla­ción me­nor en de­cla­ra­cio­nes a ABC. «Se dan si­tua­cio­nes in­de­sea­bles, co­mo que los mé­di­cos de fa­mi­lia te­ne­mos que aten­der a po­bla­ción in­fan­til, e in­clu­so al­gu­nos he­mos de com­pa­ti­bi­li­zar to­do esa la­bor con guar­dias de me­di­ci­na ge­ne­ral por­que no hay sus­ti­tu­tos. ¿El re­sul­ta­do? Que ha­ce­mos el do­ble de tra­ba­jo por el mis­mo pre­cio», de­cla­ra es­ta per­so­na con pla­za en una lo­ca­li­dad de la pro­vin­cia que no quie­re des­ve­lar. «To­do es­to se agra­va en ve­rano, cuan­do hay me­nos efec­ti­vos, y cuan­do la Jun­ta de An­da­lu­cía ha de­ci­di­do su­pri­mir con­sul­tas de pre-pe­dia­tría, co­mo las del ni­ño sano o la de ali­men­ta­ción o cui­da­dos. Y to­do por­que no ha­bía pro­fe­sio­na­les dis­po­ni­bles», in­sis­te.

«La peor par­te, con to­do, se la lle­van los ni­ños a los que te­ne­mos que aten­der, por­que en oca­sio­nes ca­re­cen de

Más tiem­po del re­gla­do «Con la sa­tu­ra­ción de en­fer­mos no aca­bas a las tres de la tar­de, co­mo po­ne tu con­tra­to, sino bas­tan­te des­pués: te que­das y na­die te lo agra­de­ce»

con­sul­ta pre­via don­de po­der des­ves­tir­se, con lo cual re­tra­sa la al­ta de­man­da que exis­te, y más en in­vierno, mien­tras le qui­tan y le po­nen to­das las ca­pas de ce­bo­lla».

En el cal­va­rio de al­gu­nos mé­di­cos en las zo­nas ru­ra­les pa­sa des­pla­za­mien­tos a pe­que­ñas po­bla­cio­nes ais­la­das. «Ima­gí­na­te que hay un pa­cien­te en Ojue­los Al­to, en el Gua­dia­to: te da al­go en la ca­rre­te­ra so­li­ta­ria y es­tre­cha y pa­ra ir allí tienes que de­jar so­la la con­sul­ta: cuan­do vuel­ves tienes más tra­ba­jo del que de­jas­te», se ex­tien­de es­te doc­tor. «Otros com­pa­ñe­ros que su­fren lo su­yo son mé­di­cos de dis­po­si­ti­vos de apo­yo, que no tie­nen si­tio fi­jo de tra­ba­jo sino que van a cu­brir ser­vi­cios vo­lan­tes por to­da la pro­vin­cia: no dis­po­nen ni de ca­len­da­rio fi­jo de tra­ba­jo y pue­den em­pe­zar a tra­bar en una al­dea de Ca­bra por la ma­ña­na y aca­bar la jor­na­da en Puente Ge­nil o en una pe­da­nía de Lu­ce­na».

RA­FAEL CAR­MO­NA

Una mé­di­co ca­mi­na por una sa­la de es­pe­ra en Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.