A POR LOS 40 AÑOS

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - POR JUAN JOSÉ PRI­MO JU­RA­DO

An­da­lu­cía vuel­ve a es­tar en­tre las re­gio­nes más po­bres de Eu­ro­pa, a pe­sar de ha­ber re­ci­bi­do des­de 1986 más de 100.000 mi­llo­nes de eu­ros de fon­dos pro­ce­den­tes de la UE. El fis­cal ci­fra en 680 mi­llo­nes los fon­dos de la Jun­ta de An­da­lu­cía sin con­trol en el ca­so de los ERE. Y ABC se­ña­la­ba es­te vier­nes las cuen­tas pen­dien­tes en in­fra­es­truc­tu­ras del eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co con Cór­do­ba, al­gu­nas tan cla­mo­ro­sas co­mo la Ron­da Nor­te pro­me­ti­da en 2010.

Es­tos da­tos ob­je­ti­vos ha­rían pre­sa­giar un re­vés elec­to­ral en las pró­xi­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas pa­ra el par­ti­do que go­bier­na. Se­ría lo nor­mal. Pe­ro las en­cues­tas anun­cian lo con­tra­rio, que el PSOE vol­ve­rá a ga­nar y pro­lon­ga­rá su man­da­to en An­da­lu­cía has­ta los 40 años. En nin­gu­na re­gión es­pa­ño­la se ha per­pe­tua­do una fuer­za po­lí­ti­ca así. Una ano­ma­lía histórica que nos obli­ga a in­tuir es­te po­si­ble de­cá­lo­go del so­cia­lis­mo an­da­luz pa­ra ga­nar elec­cio­nes:

Pri­me­ro, el PSOE se ha he­cho con el vo­to de la gen­te sen­ci­lla de los pue­blos, ma­yo­ría en An­da­lu­cía, ofre­cién­do­les soluciones efi­ca­ces a sus pro­ble­mas reales: pan, a par­tir de PFEA, an­ti­guo PER; tra­ba­jo, a par­tir de sub­si­dios de des­em­pleo; y cir­co, a par­tir de fies­tas po­pu­la­res por to­das par­tes y por cual­quier mo­ti­vo.

Se­gun­do, el PSOE no asus­ta a na­die, al con­tra­rio, in­fun­de con­fian­za, nor­ma­li­dad, se­gu­ri­dad, con un men­sa­je su­bli­mi­nal: «To­do el mun­do va a vi­vir bien con no­so­tros».

Ter­ce­ro, el PSOE no ha an­da­do es­ca­so de me­dios. Asal­tó la pren­sa del Es­ta­do, pri­va­ti­zán­do­la con em­pre­sa­rios sub­ven­cio­na­dos has­ta for­mar una ca­de­na pro­pia; po­ten­ció emi­so­ras de ra­dio y te­le­vi­sión, di­ri­gi­das por sus mi­li­tan­tes; y do­tó a sus Ayun­ta­mien­tos y Dipu­tacio­nes con re­vis­tas sub­ven­cio­na­das y te­le­vi­sio­nes lo­ca­les.

Cuar­to, el PSOE fus­ti­ga al ad­ver­sa­rio con­for­me a la má­xi­ma de los me­jo­res de­trac­to­res: «Hay que mi­rar pri­me­ro y cri­ti­car des­pués la pa­ja del ojo ajeno, an­tes que de­te­ner­se un ins­tan­te en la vi­ga del pro­pio».

Y así, tras ca­da elec­ción, se aho­rra los aná­li­sis pro­pios pa­ra lan­zar­se en trom­ba con­tra el PP, con los la­ti­gui­llos más clá­si­cos y pe­ga­di­zos, co­mo que és­te «va ca­mino del ré­cord Guin­ness en fra­ca­sos elec­to­ra­les».

Quin­to, el PSOE ha sa­bi­do atraer a ese mun­do in­te­lec­tual, cul­tu­ral, li­te­ra­rio y fol­kló­ri­co de An­da­lu­cía, to­can­do sus fi­bras más agu­das de glo­ria, ba­sán­do­se en tí­tu­los ho­no­rí­fi­cos co­mo los de «hi­jos pre­di­lec­tos» o «hi­jos adop­ti­vos» de la Ma­dre An­da­lu­cía, o des­de pro­ta­go­nis­mos re­tri­bui­dos con po­der, fa­ma y di­ne­ro.

Sex­to, el PSOE ha lo­gra­do que mu­chos an­da­lu­ces se pre­gun­ten qué pue­de ha­cer An­da­lu­cía por ellos, en for­ma de sub­ven­cio­nes, en vez de qué pue­den ha­cer ellos por An­da­lu­cía. «¿Que vol­ve­mos a es­tar en­tre las re­gio­nes más po­bres? Bueno, así re­ci­bi­mos más fon­dos de la UE», con­fe­sa­ba un al­to car­go.

Sép­ti­mo, el PSOE ha sa­bi­do es­co­ger muy bien a sus re­pre­sen­tan­tes, ele­gi­dos siem­pre de en­tre los fie­les se­gui­do­res, so­bre to­do en los pue­blos, don­de «se pa­sa lis­ta» pa­ra que no ha­ya du­das ni sor­pre­sas.

Oc­ta­vo, el PSOE cui­da y pro­te­ge a los su­yos co­mo a la ni­ña de sus ojos, con rit­mo de vie­ja se­gui­di­lla: «Que no les fal­te

La noche elec­to­ral, co­mo di­ce un ami­go mío, «no va­le echar las cul­pas a los de­más sin mi­rar nues­tras pro­pias ma­nos»

de ná, de ná, de ná...».

No­veno, el PSOE se ha he­cho con la mar­ca y ha pa­sa­do de ser un par­ti­do a ser la pro­pia An­da­lu­cía: «An­da­lu­cía es el PSOE y el PSOE es An­da­lu­cía». Así, cual­quier cri­ti­ca a la ges­tión so­cia­lis­ta en Edu­ca­ción o Sa­ni­dad, la Jun­ta la con­vier­te en crí­ti­ca con­tra los an­da­lu­ces.

Dé­ci­mo, el PSOE no ga­na elec­cio­nes. En ca­da jor­na­da elec­to­ral, los an­da­lu­ces se vo­tan a sí mis­mos, a quién si no van a vo­tar, «¿A los que no son ellos?». Eso, ni pen­sar­lo.

Es­te pue­de ser el de­cá­lo­go del PSOE pa­ra es­tar go­ber­nan­do An­da­lu­cía des­de ma­yo del año 1982. Al­gu­nos de us­te­des me di­rán que pa­ra ex­pli­car tal con­ti­nui­dad en el po­der tam­bién ha­brá que pen­sar si la al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca ha si­do atrac­ti­va en to­do es­te tiem­po.

Qui­zás lle­ven al­go de ra­zón, pe­ro tam­po­co es fá­cil cons­truir una al­ter­na­ti­va fren­te a un ré­gi­men tan bien con­so­li­da­do. En cual­quier ca­so, la pa­la­bra fi­nal la ten­dre­mos los vo­tan­tes el pró­xi­mo 2 de di­ciem­bre. Y esa noche, co­mo di­ce un ami­go mío, «no va­le echar las cul­pas a los de­más, sin mi­rar an­tes nues­tras pro­pias ma­nos y de­ci­sio­nes»·

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.