Bru­tal agre­sión en Bar­ce­lo­na por lle­var una ban­de­ra de Es­pa­ña

▶ Car­gas con­tra los CDR que in­ten­ta­ron ha­cer boi­cot a una mar­cha del sin­di­ca­to Ju­sa­pol

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - JE­SÚS HIE­RRO

Su­ce­dió en Bar­ce­lo­na tras una ma­ni­fes­ta­ción del sin­di­ca­to Ju­sa­pol de la Guar­dia Ci­vil y Po­li­cía Na­cio­nal y del in­ten­to de los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR) de boi­co­tear­la. Em­pu­ja­ron a la víc­ti­ma es­ca­le­ras aba­jo en una es­ta­ción de me­tro por lle­var una ban­do­le­ra y una go­rra con la ban­de­ra es­pa­ño­la. La víc­ti­ma tam­bién por­ta­ba ba­jo la su­da­de­ra una ca­mi­se­ta ne­gra del gru­po mu­si­cal ca­ta­lán Ar­jo­na, de ex­tre­ma de­re­cha. Fue una agre­sión por sor­pre­sa y gra­tui­ta, sin que se hu­bie­se pro­du­ci­do dis­cu­sión o for­ce­jeo al­guno, se­gún va­rios tes­ti­gos.

La víc­ti­ma, A.S.F., de unos 30 años, es­ta­ba ba­jan­do las es­ca­le­ras de la es­ta­ción de me­tro de Ur­qui­nao­na tras par­ti­ci­par en la mar­cha de ayer de Ju­sa­pol. Pa­sa­ban de las dos de la tar­de y la con­cen­tra­ción ya ha­bía con­clui­do. Tam­bién ha­bía fi­na­li­za­do la con­vo­ca­da por los CDR pa­ra boi­co­tear la del sin­di­ca­to. Un hom­bre, que to­da­vía no ha po­di­do ser iden­ti­fi­ca­do, em­pu­jo a la víc­ti­ma que, en su caí­da, se gol­peó la ca­be­za y se hi­zo una bre­cha por la que san­gra­ba abun­dan­te­men­te. Los vi­gi­lan­tes in­ten­ta­ron re­te­ner al agre­sor pe­ro es­te, gra­cias a la ayu­da de un ami­go, lo­gró es­ca­bu­llir­se y es­ca­par es­ca­le­ras arri­ba, se­gún de­ta­lla­ron fuentes po­li­cia­les y tes­ti­gos.

La víc­ti­ma, con­mo­cio­na­da y san­gran­do de for­ma abun­dan­te, se sen­tó en el sue­lo con la es­pal­da con­tra la pa­red, acom­pa­ña­do por los vi­gi­lan­tes de se­gu­ri­dad a la es­pe­ra de la lle­ga­da de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios. Diez mi­nu­tos des­pués los téc­ni­cos del Sis­te­ma de Emer­gen­cias Mé­di­cas (SEM) lo acom­pa­ña­ron a una am­bu­lan­cia es­ta­cio­na­da en el ex­te­rior, don­de re­ci­bió aten­ción sa­ni­ta­ria. Lo ca­li­fi­ca­ron de he­ri­do le­ve y lo tras­la­da­ron a un cen­tro de aten­ción pri­ma­ria pa­ra apli­car­le pun­tos de su­tu­ra en la bre­cha que ha­bía su­fri­do en la ca­be­za, se­gún ex­pli­ca­ron a ABC fuentes del SEM.

Agen­tes de los Mos­sos d’Es­qua­dra y de la Guar­dia Ur­ba­na se per­so­na­ron en la es­ta­ción mi­nu­tos des­pués. Se­gún pu­do com­pro­bar es­te dia­rio, los vi­gi­lan­tes de se­gu­ri­dad y un via­je­ro tes­ti­go de los he­chos ex­pli­ca­ron a los po­li­cías lo que ha­bía acon­te­ci­do. Coin­ci­die­ron en re­la­tar a los agen­tes que to­do ha­bía su­ce­di­do de una ma­ne­ra rá­pi­da y pre­ci­pi­ta­da. Ape­nas pu­die­ron ofre­cer de­ta­lles so­bre el agre­sor ni so­bre el ami­go que le ayu­dó a es­ca­bu­llir­se de los vi­gi­lan­tes. Des­cri­bie­ron al agre­sor va­ga­men­te co­mo una per­so­na de es­ta­tu­ra me­dia que ves­tía de ne­gro. Por eso, las imá­ge­nes que ha­yan cap­ta­do las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad de la es­ta­ción de me­tro se an­to­jan cla­ves pa­ra es­cla­re­cer la iden­ti­dad del de­lin­cuen­te y de su cóm­pli­ce. De mo­men­to, los Mos­sos ya han abier­to una in­ves­ti­ga­ción pa­ra iden­ti­fi­car­los. Al cie­rre de es­ta edi­ción, la víc­ti­ma to­da­vía no ha­bía de­nun­cia­do los he­chos.

Fue el in­ci­den­te más des­ta­ca­do de la jor­na­da de ayer. Los Mos­sos tra­ta­ron de man­te­ner se­pa­ra­das las dos ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra evi­tar pro­ble­mas. A un la­do, el sin­di­ca­to Ju­sa­pol, que con­gre­gó en Bar­ce­lo­na me­dio mi­llar de agen­tes pa­ra exi­gir me­jo­ras sa­la­ria­les. Al otro, los CDR, que con­vo­ca­ron a un cen­te­nar de sim­pa­ti­zan­tes de la iz­quier­da ra­di­cal in­de­pen­den­tis­ta pa­ra tra­tar de boi­co­tear la con­cen­tra­ción del sin­di­ca­to po­li­cial. Los pri­me­ros ha­bían par­ti­do des­de la Via Laie­ta­na en una mar­cha con mul­ti­tud de ban­de­ras ro­ji­gual­das y vi­vas a Es­pa­ña. Aca­ba­ron en Ar­co de Triun­fo, tal y co­mo es­ta­ba pre­vis­to. A es­ca­sos me­tros se ha­bían ci­ta­do los CDR pa­ra re­tar­les.

Un mos­so he­ri­do

El dis­po­si­ti­vo de los an­ti­dis­tur­bios evi­tó que los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas pu­die­ran acer­car­se a la ma­ni­fes­ta­ción de Ju­sa­pol. Sí hu­bo car­gas dis­per­sas con­tra al­gu­nos CDR que in­ten­ta­ron sal­tar­se el cor­dón de se­gu­ri­dad y lan­za­ron ha­ri­na con­tra los agen­tes. Un mos­so re­sul­tó he­ri­do le­ve al re­ci­bir el im­pac­to de un ob­je­to que lan­zó uno de los con­cen­tra­dos.

En el cru­ce de ma­ni­fes­ta­cio­nes vol­vió a re­pe­tir­se lo que em­pie­za a con­ver­tir­se en una cons­tan­te en es­te ti­po de con­vo­ca­to­rias: las coac­cio­nes y ame­na­zas a pe­rio­dis­tas que tra­tan de in­for­mar so­bre el con­flic­to po­lí­ti­co ca­ta­lán. A ve­ces son par­ti­ci­pan­tes en ma­ni­fes­ta­cio­nes a fa­vor de la uni­dad de Es­pa­ña los que in­cre­pan a pe­rio­dis­tas de TV3. En otras oca­sio­nes son in­de­pen­den­tis­tas vin­cu­la­dos a los CDR los que coac­cio­nan a pe­rio­dis­tas de me­dios es­ta­ta­les, es­pe­cial­men­te a los re­por­te­ros de te­le­vi­sión en sus di­rec­tos. Fue lo que su­ce­dió ayer. Una do­ce­na de ra­di­ca­les in­cre­pa­ron a un pe­rio­dis­ta de La Sex­ta mien­tras tra­ta­ba de in­for­mar de lo que pa­sa­ba. Lo pre­sio­na­ron con sil­bi­dos, ban­de­ras in­de­pen­den­tis­tas a sus es­pal­das y va­ria­dos in­sul­tos. Des­de el clá­si­co «pren­sa es­pa­ño­la, ma­ni­pu­la­do­ra» al xe­nó­fo­bo «ha­bla ca­ta­lán que es­tás en Ca­ta­lu­ña».

Ma­ni­fes­tan­tes de los CDR tra­tan de sal­tar­se el cor­dón po­li­cial pa­ra boi­co­tear la con­cen­tra­ción de Ju­sa­polEFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.