FRAN­CIA, SECUESTRADA POR LA SIN­RA­ZÓN

To­mar vio­len­ta­men­te las ca­lles de Pa­rís en nom­bre de una en­ga­ño­sa frus­tra­ción eco­nó­mi­ca no es so­la­men­te in­jus­to, sino in­mo­ral

ABC (Córdoba) - - EDITORIALES -

LA re­vuel­ta de los lla­ma­dos cha­le­cos ama­ri­llos que su­fre Fran­cia des­de ha­ce ya cua­tro se­ma­nas no me­re­ce nin­gún res­pe­to. Se tra­ta de una erup­ción de­ma­gó­gi­ca y vio­len­ta sin pies ni ca­be­za y que ya ha cau­sa­do va­rios muer­tos, de­ce­nas de he­ri­dos y unas pér­di­das eco­nó­mi­cas as­tro­nó­mi­cas que tam­bién afec­tan a paí­ses ve­ci­nos co­mo Es­pa­ña. Aun­que pue­da ser re­pre­sen­ta­do co­mo co­lec­ti­vo, es­te mo­vi­mien­to no es más que una su­ma de frus­tra­cio­nes in­di­vi­dua­les, y en sus ma­ni­fes­ta­cio­nes vio­len­tas y des­truc­ti­vas no hay so­li­da­ri­dad, ni si­quie­ra res­pe­to por el bien co­mún. Es­ta efer­ves­cen­cia oclo­crá­ti­ca na­da tie­ne que ver con la de­mo­cra­cia. Es la ma­sa en es­ta­do pu­ro, bár­ba­ro e irra­cio­nal, el me­dio ideal pa­ra el de­sa­rro­llo de las peo­res y más in­quie­tan­tes emociones. Los que sa­len a la ca­lle a vo­ci­fe­rar y a en­fren­tar­se con la Po­li­cía no bus­can un avan­ce ge­ne­ral de la so­cie­dad: su úni­co afán es re­cla­mar un in­cre­men­to de su po­der ad­qui­si­ti­vo, exi­gen­cia que re­ve­la el lí­mi­te mo­ral de una re­vuel­ta cu­yos pro­ta­go­nis­tas so­lo as­pi­ran a me­jo­rar su pa­pel in­di­vi­dual den­tro de la so­cie­dad de con­su­mo.

En Fran­cia, los su­ce­si­vos go­bier­nos lle­van dé­ca­das crean­do las con­di­cio­nes pa­ra que es­ta frus­tra­ción se desa­rro­lle, a ba­se del apla­za­mien­to de las re­for­mas que el país ne­ce­si­ta pa­ra sa­lir de una iner­cia pa­ter­na­lis­ta que pa­ra­li­za sus ener­gías y fa­go­ci­ta sus re­cur­sos. La an­gus­tia que sien­ten mu­chas so­cie­da­des desa­rro­lla­das an­te el fu­tu­ro, ca­da vez más im­pre­vi­si­ble en un mun­do glo­ba­li­za­do, tam­bién ha con­tri­bui­do a ge­ne­rar es­te es­ta­do de in­sa­tis­fac­ción, ge­ne­ra­li­za­da an­te fe­nó­me­nos co­mo una emi­gra­ción a gran es­ca­la que mu­chos per­ci­ben co­mo una ame­na­za. Un sim­ple vistazo a ese mun­do del que hu­yen tan­tos mi­les de per­so­nas es su­fi­cien­te, pre­ci­sa­men­te, pa­ra cons­ta­tar que la de Eu­ro­pa si­gue sien­do una de las so­cie­da­des más jus­tas, prós­pe­ras y se­gu­ras que exis­ten en el mun­do. Y que to­mar vio­len­ta­men­te las ca­lles de Pa­rís en nom­bre de esa frus­tra­ción in­fan­til no es so­la­men­te in­jus­to, sino in­mo­ral.

No es de ex­tra­ñar que es­te es­ta­lli­do se ha­ya pro­du­ci­do des­pués de la elec­ción de un pre­si­den­te co­mo Em­ma­nuel Ma­cron, que ha que­ri­do pre­sen­tar­se co­mo una es­pe­cie de re­den­tor des­pro­vis­to de ideo­lo­gía –o asu­mien­do una mez­cla de to­das– y sin un par­ti­do ver­da­de­ra­men­te or­ga­ni­za­do te­rri­to­rial­men­te. La fór­mu­la de su mo­vi­mien­to, Fran­cia en Mar­cha, ha con­tri­bui­do a la des­le­gi­ti­ma­ción de las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas, lo que pro­ba­ble­men­te ha abier­to las puer­tas a to­da cla­se de opor­tu­nis­tas. Y la si­tua­ción es tal que el pre­si­den­te Ma­cron no pue­de ne­go­ciar por­que no tie­ne a na­die con quien ha­cer­lo y por­que, si lo hi­cie­ra, no ha­ría más que en­viar se­ña­les de de­bi­li­dad fren­te a esa ma­sa vio­len­ta e in­for­me que re­pre­sen­ta el ger­men de lo peor de nues­tras pe­sa­di­llas pa­sa­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.