Con tal de no per­der los pri­vi­le­gios

ABC (Córdoba) - - ENFOQUE - ÁN­GEL EXPÓSITO

Se­gu­ro que hay gen­te que pro­tes­ta con mo­ti­vos y ra­zón. Fal­ta­ría más. Pe­ro me da que el mo­vi­mien­to de los cha­le­cos ama­ri­llos en Fran­cia es una enor­me fil­fa, per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­da con tal de no per­der pri­vi­le­gios, sub­si­dios y pre­ben­das. Y me due­le es­pe­cial­men­te por­que per­te­nez­co a aque­lla ge­ne­ra­ción que es­tu­dió fran­cés has­ta la Uni­ver­si­dad.

Co­mo des­cri­be el maes­tro Qui­ño­ne­ro, asis­ti­mos a una fran­qui­cia con mul­ti­tud de su­cur­sa­les: ul­tra­de­re­cha, ul­tra­iz­quier­da, sin­di­ca­tos de lo que sea, es­tu­dian­tes por­que sí y al­gu­nos va­gos; por ejem­plo, uno de los lí­de­res del mo­vi­mien­to, un tal Jean Fra­nçois Bar­na­ba. El se­ma­na­rio «Nou­vel Ob­ser­va­teur» ha pu­bli­ca­do que Bar­na­ba, de 62 años y de gran ta­len­to co­mo ora­dor, ga­na 2.600 eu­ros ne­tos al mes del era­rio pú­bli­co, sin ha­ber da­do un pa­lo al agua, des­de 2008. El lí­der de­jó de «tra­ba­jar» ha­ce diez años co­mo fun­cio­na­rio. Des­de en­ton­ces es­tá «mo­men­tá­nea­men­te pri­va­do de em­pleo». Bar­na­ba re­co­no­ce que des­de 2008 le pa­ga el cen­tro de gestión de­par­ta­men­tal, or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble de la re­cla­si­fi­ca­ción de los em­plea­dos pri­va­dos. El úl­ti­mo pues­to que ocu­pó fue el de di­rec­tor de Cul­tu­ra, Tu­ris­mo y Pa­tri­mo­nio, has­ta fi­na­les de 2007, en In­dre, en la re­gión de Cen­tro-Va­lle del Loi­ra. Llá­me­me mal pen­sa­do, pe­ro es­te no ha do­bla­do el lo­mo en su vi­da. Y ahí le tie­nes. Y a mi­les de fran­ce­ses, que le si­guen co­mo al pro­fe­ta de «La vi­da de Br­yan». Só­lo que con vio­len­cia.

Fran­cia es un es­ta­do an­ti­cua­do, sub­ven­cio­na­do, pú­bli­co has­ta lo prehis­tó­ri­co y, al pa­re­cer, im­po­si­ble de mo­der­ni­zar. Só­lo así se ex­pli­ca que ni si­quie­ra Ma­cron pue­da ha­cer­lo. Só­lo por eso, por se­guir vi­vien­do co­mo mon­sieur Bar­na­ba, la ul­tra­de­re­cha de Le Pen –eso sí que es neo­fas­cis­mo–, la ul­tra­iz­quier­da y los ha­bi­tua­les de las ban­lieue se cal­zan el cha­le­co. ¡Ah! Y por otra co­sa. Otro de­no­mi­na­dor co­mún que les une: el an­ti­eu­ro­peís­mo. ¿A que nos sue­na?

PD: La Po­li­cía fran­ce­sa de­tu­vo, só­lo ayer, a más de mil al­bo­ro­ta­do­res. Igua­li­to que aquí. Que una pan­di­lla de pe­rro­flau­tas te cor­tan la au­to­pis­ta AP-7, «in­de­fi­ni­da­men­te», y ca­si, ca­si, los Mos­sos tie­nen que lle­var­les el bo­ca­ta y la cer­ve­ci­ta.

AFP

Agen­tes an­ti­dis­tur­bios co­rren jun­to a un au­to­mó­vil en lla­mas en los Cam­pos Eli­seos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.