VER­DAD PROSCRITA

Hay pro­ble­mas se­rios, sí, pe­ro lo cier­to es que el mun­do me­jo­ra

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

NUES­TRO mun­do da mie­do. La vo­lu­bi­li­dad del cli­ma in­quie­ta y las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les pa­re­cen en­ca­de­nar­se a un rit­mo nue­vo y fre­né­ti­co. Hay gue­rras bru­ta­les, co­mo en Ye­men y Si­ria; aten­ta­dos te­rro­ris­tas, epi­de­mias de ébo­la en Áfri­ca y la­ce­ran­tes bol­sas de po­bre­za. Nu­me­ro­sos re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios res­trin­gen la li­ber­tad de sus ciu­da­da­nos, de Ru­sia a Ve­ne­zue­la y em­pe­zan­do por la po­de­ro­sa Chi­na. Eu­ro­pa se ve ago­bia­da por un éxo­do de in­mi­gran­tes des­de una Áfri­ca em­po­bre­ci­da, que lla­man a sus puer­tas en tro­pel. Ade­más, en Oc­ci­den­te los suel­dos es­tán es­tan­ca­dos, la de­sigual­dad en­tre ri­cos y po­bres au­men­ta y por pri­me­ra vez mu­chos pa­dres pien­san que sus hi­jos van a vi­vir peor que ellos. En Es­ta­dos Uni­dos la es­pe­ran­za de vi­da ha caí­do por la epi­de­mia de opiá­ceos y el au­men­to de los sui­ci­dios. Los ciu­da­da­nos de Oc­ci­den­te, des­con­cer­ta­dos an­te la glo­ba­li­za­ción y el es­tan­ca­mien­to de su ni­vel del vi­da, des­con­fían de la de­mo­cra­cia li­be­ral. Cre­cen los par­ti­dos po­pu­lis­tas, de li­de­raz­go fuer­te y con su­pues­tas so­lu­cio­nes pa­ra to­do, siem­pre drás­ti­cas y sim­plis­tas. Por úl­ti­mo, la irrup­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la ingeniería genética nos lle­na de du­das jus­ti­fi­ca­das.

La ONU, los ca­na­les de in­for­ma­ción con­ti­nua, las oe­ne­gés, los neo­mar­xis­tas y has­ta el va­le­ro­so Pa­pa Fran­cis­co en­fa­ti­zan que las co­sas van fa­tal, que las des­gra­cias au­men­tan, que ca­si na­da fun­cio­na co­mo es de­bi­do. Y sin em­bar­go –y dis­cul­pen, pues lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to es el pe­si­mis­mo– el mun­do va bien. O co­mo di­ce el gran Ste­ve Pin­ker: «No ha exis­ti­do me­jor mo­men­to pa­ra vi­vir que aho­ra».

Coin­ci­den en las li­bre­rías dos ex­ce­len­tes ale­ga­tos a fa­vor de la es­pe­ran­za li­be­ral, «En de­fen­sa de la Ilus­tra­ción», del psi­có­lo­go ca­na­dien­se Ste­ve Pin­ker, y «Fact­ful­ness», del mé­di­co y es­ta­dís­ti­co sue­co Hans Ros­ling, fa­lle­ci­do el año pa­sa­do. A gol­pe de da­to em­pí­ri­co, des­mon­tan lo que Pin­ker de­no­mi­na la «pro­gre­so­fo­bia». En los úl­ti­mos vein­te años, las per­so­nas que vi­ven en ex­tre­ma po­bre­za han caí­do a la mi­tad. En dos si­glos la es­pe­ran­za de vi­da se ha do­bla­do. El ma­yor pro­ble­ma de salud ya no es el ham­bre, sino la obe­si­dad. En con­tra de lo que cree­mos, en EE.UU. las muer­tes vio­len­tas caen des­de 1990. Las víctimas del te­rro­ris­mo en el mun­do son tam­bién me­no­res que los años 70 y 80 y tam­bién las de las gue­rras. El 56% de la hu­ma­ni­dad vi­ve en de­mo­cra­cias (ha­ce cien años, el 1%). El 88% de la po­bla­ción tie­ne ac­ce­so al agua lim­pia (en 1980, un 58%). Se­gún Pin­ker, has­ta el coe­fi­cien­te de in­te­li­gen­cia es­tá cre­cien­do tres pun­tos por dé­ca­da. En­ton­ces, ¿por qué la ola de pe­si­mis­mo? Hans Ros­ling apun­ta cua­tro ra­zo­nes: ten­de­mos a idea­li­zar el pa­sa­do, por­que coin­ci­de con nues­tra ju­ven­tud; las buenas no­ti­cias no son no­ti­cia y las ma­las sí; por úl­ti­mo, sos­te­ner que las co­sas van bien es­tá mal vis­to, pues te pre­sen­ta co­mo in­sen­si­ble al su­fri­mien­to.

En su obra maes­tra más ol­vi­da­da, «La teo­ría de los sen­ti­mien­tos mo­ra­les», Adam Smith ya re­sal­ta­ba la im­por­tan­cia psi­co­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca de la fe en un fu­tu­ro me­jor. En Es­pa­ña, in­mer­sa en un ab­sur­da es­pi­ral de au­to­des­pre­cio, ven­dría bien sa­cu­dir­se la pro­gre­so­fo­bia neo­mar­xis­ta y apos­tar por la es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.