VOX POPULI

No ven­gan a dar­nos lec­cio­nes de de­mo­cra­cia los que han mi­ra­do pa­ra otro la­do cuan­do el po­der le ha apli­ca­do la amar­ga re­ce­ta del os­tra­cis­mo al di­si­den­te

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - FRAN­CIS­CO RO­BLES

LA cin­ta bri­llan­te del mar es un re­cor­da­to­rio del tiem­po de la luz, de aque­lla épo­ca en que es­te mis­mo Me­di­te­rrá­neo —el mar no mue­re, so­mos no­so­tros los que nos va­mos— era el Ma­re Nos­trum de Ro­ma. El la­tín era la koi­né, la len­gua co­mún que se ha­bla­ba des­de la Lu­si­ta­nia has­ta Tran­sil­va­nia. Tra­jano y Adriano lle­va­ron el im­pe­rio has­ta sus lí­mi­tes más an­chos. Y en esa len­gua se acu­ñó un sin­tag­ma bre­ve y cer­te­ro co­mo una sae­ta que es ca­paz de cru­zar los de­sier­tos y las ma­reas del tiem­po: vox populi.

La voz del pue­blo se ha he­cho pre­sen­te en la Bé­ti­ca que fue cha­ve­sia­na y que ha per­di­do Su­sa­na por el de­fec­to que más da­ño ha­ce al po­der: el ex­ce­so de con­fian­za. Aho­ra se la­men­ta en su re­fu­gio de San Tel­mo, el pa­la­cio mal­di­to del que sal­drá con lo pues­to co­mo sa­lió Boab­dil de la Gra­na­da na­za­rí. Des­pre­ciar a los tu­yos aca­rrea ma­las con­se­cuen­cias. Y lla­mar fas­cis­tas a ciu­da­da­nos hon­ra­dos que no han co­bra­do cur­sos inexis­ten­tes, ni se han be­ne­fi­cia­do de un ERE fal­so, ni han vi­vi­do du­ran­te trein­ta años de un en­chu­fe, es in­vi­tar­los a vo­tar. Y eso es lo que han he­cho. Vo­tar. No han da­do nin­gún gol­pe de Es­ta­do. No han sa­li­do a la ca­lle in­sul­tan­do ni ame­na­zan­do a na­die. Ni han com­pra­do o al­qui­la­do vo­tos a cam­bio de una pa­gui­tas o de un con­tra­to. Se han li­mi­ta­do a me­ter una pa­pe­le­ta en la ur­na. Co­mo los que han ele­gi­do la del par­ti­do que tie­ne a sus dos an­te­rio­res pre­si­den­tes en el ban­qui­llo. Exac­ta­men­te igual.

Ese mie­do a la xe­no­fo­bia y al ra­cis­mo nos lo trae de vuel­ta es­te mar su­til y azul de di­ciem­bre en la cos­ta le­van­ti­na. El eco de Pu­jol vuel­ve a re­tra­tar­lo con los co­lo­res de la in­fa­mia. La me­mo­ria nos de­vuel­ve aque­lla fra­se que aquí, en el si­len­cio plá­ci­do del me­dio­día, se vuel­ve más hi­rien­te. El ca­po del clan fa­mi­liar se pre­gun­ta­ba có­mo iba a ser igual un ca­ta­lán que un mur­ciano. Y se que­dó tan pan­cho, por­que el mes­ter de pro­gre­sía no lo so­me­tió al jui­cio su­ma­rí­si­mo que les apli­can a los que no pien­san co­mo ellos. La xe­no­fo­bia del que in­sul­ta al char­ne­go an­da­luz o mur­ciano, y lo se­gre­ga, y lo re­clu­ye en ba­rrios del ex­tra­rra­dio pa­ra que no en­su­cie el gla­mour del En­san­che, se que­da sin la re­pro­ba­ción del pro­gre­so por­que vie­ne del na­cio­na­lis­mo. Co­mo esa cos­tum­bre de lla­mar ma­que­to al que no tie­ne el RH de Ar­za­llus —ni su mal es­ta­do lác­teo— y en­ci­ma tie­ne que so­por­tar que le pin­ten una dia­na en la puer­ta de su ca­sa.

Vox populi. El pue­blo ha ha­bla­do al­to y cla­ro. No son fas­cis­tas, co­mo pro­cla­man los que han di­vi­di­do a nues­tra gen­te en los bue­nos an­da­lu­ces que se apro­ve­cha­ban del Ré­gi­men, y en los ma­los que nos atre­vía­mos a cri­ti­car­los. Esos gue­tos de mu­ros de cris­tal han exis­ti­do du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po en An­da­lu­cía. Así que no ven­gan a dar­nos lec­cio­nes de de­mo­cra­cia los que han mi­ra­do pa­ra otro la­do cuan­do el po­der le ha apli­ca­do la amar­ga re­ce­ta del os­tra­cis­mo al di­si­den­te. Y que de­jen de lla­mar fas­cis­tas a los que no pien­san co­mo ellos. Es po­si­ble, y has­ta pro­ba­ble, que se lle­ven to­do el día con la pa­la­bra en la bo­ca y que vean fa­chas por to­das par­tes po­ral­go muy sen­ci­llo: por­que ven a un to­ta­li­ta­rio ca­da vez que se aso­man a un es­pe­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.