FA­KE LEADERS

Los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR) han per­di­do la pa­cien­cia y se echan a la ca­lle con su ha­bi­tual vio­len­cia

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL

CUEN­TAN los tes­ti­gos de las úl­ti­mas ho­ras de Hitler en el bún­ker que, tras dar­se cuen­ta de que la di­vi­sión de las SS que de­bía de­fen­der­le ha­bía si­do ani­qui­la­da y man­dar con­tra los tan­ques ru­sos a ni­ños de 12 a 15 años (una de las fo­tos más dra­má­ti­cas de la gue­rra), el Füh­rer se des­pi­dió con es­tas pa­la­bras:. «Si el pue­blo ale­mán no es lo bas­tan­te fuer­te ni es­tá dis­pues­to a de­rra­mar su san­gre pa­ra man­te­ner su exis­ten­cia, que así ocu­rra y una po­ten­cia más fuer­te la des­tru­ya». La clá­si­ca ac­ti­tud del fal­so di­ri­gen­te: cul­par de la des­gra­cia a su pue­blo, que de­be mo­rir con él. No voy a de­cir que los lí­de­res na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes ha­yan lle­ga­do a tal de­li­rio, pe­ro van por ese ca­mino. Na­da les es­tá sa­lien­do. Fue­ra, no en­cuen­tran el apo­yo que es­pe­ra­ban; den­tro, el pre­si­den­te es­pa­ñol que han con­tri­bui­do a nom­brar, les nie­ga lo que bus­ca­ban, no por­que no quie­ra, sino por­que no pue­de, li­mi­tán­do­se a ofre­cer­les más di­ne­ro y ges­tos de sim­pa­tía muy le­jos de sus ob­je­ti­vos. Por si fue­ra po­co, las grie­tas en­tre ellos cre­cen ca­da día. Los de­te­ni­dos en es­pe­ra de jui­cio pre­fie­ren pos­po­ner la au­to­de­ter­mi­na­ción y sa­car lo que pue­dan, mien­tras los que es­tán en li­ber­tad ha­cen de­cla­ra­cio­nes te­rro­rí­fi­cas, pe­ro evi­tan­do ir a la cár­cel por ellas.

Lo peor es que los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR) han per­di­do la pa­cien­cia y se echan a la ca­lle con su ha­bi­tual vio­len­cia, en­con­trán­do­se con las du­ras po­rras de las fuer­zas pú­bli­cas, que re­sul­ta ser la po­li­cía de la Ge­ne­ra­li­tat. Al­go que no en­tra­ba en el guión: pe­gan só­lo la Po­li­cía Na­cio­nal y la Guar­dia Ci­vil, no los Mos­sos. La pro­tes­ta en el cam­po na­cio­na­lis­ta ha si­do ge­ne­ral, em­pe­zan­do por el pre­si­dent, Quim To­rra, que pi­de res­pon­sa­bi­li­da­des al con­se­ller de In­te­rior, Mi­quel Buch, que di­ce «no me tem­bla­rá el pul­so con quie­nes no se ha­yan ajus­ta­do a las exi­gen­cias de una po­li­cía de­mo­crá­ti­ca». Só­lo le fal­tó cul­par a los ca­ta­la­nes que se sien­ten tam­bién es­pa­ño­les, que son más de la mi­tad. Pe­ro ter­mi­na­rá cul­pán­do­les si si­gue en el bún­ker pa­rro­quial.

Era lo que fal­ta­ba a un in­de­pen­den­tis­mo que, tras per­der el nor­te, se en­fren­ta a sus fuer­zas de or­den pú­bli­co. Uno de los pi­la­res de to­da de­mo­cra­cia es que só­lo el Es­ta­do es­tá au­to­ri­za­do a usar la fuer­za a tra­vés de ellas. Los de­más te­ne­mos que con­ten­tar­nos con acu­dir a los tri­bu­na­les pa­ra de­fen­der nues­tros de­re­chos. Pe­ro en la Ca­ta­lu­ña de To­rra, Puig­de­mont y Cía., cual­quie­ra que in­vo­que la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta es­tá au­to­ri­za­do a usar la vio­len­cia, con el res­pal­do de las au­to­ri­da­des. Pue­de ima­gi­nar­se el áni­mo de los Mos­sos y el di­le­ma de sus man­dos pa­ra man­te­ner al­go tan esen­cial co­mo el or­den pú­bli­co. Más, cuan­do los CDR han de­cla­ra­do la huel­ga ge­ne­ral el 21 de di­ciem­bre, en que Sán­chez ce­le­bra­rá en Bar­ce­lo­na su con­se­jo de mi­nis­tros. Pe­ro él se lo ha bus­ca­do con sus men­ti­ras y tri­qui­ñue­las: en­fren­tar­se a to­dos, in­clui­dos quie­nes le ayu­da­ron a ha­cer­se con el po­der. Tam­bién él ter­mi­na­rá echán­do­les las cul­pa. Tal pa­ra cual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.