VOX POPULI

Vox po­ne co­mo con­di­ción al pac­to de PP-C’s la me­di­da tre­men­da­men­te fa­cha de su­pri­mir el im­pues­to de su­ce­sión

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - JA­VIER TAFUR

¿Quién le iba a de­cir a An­da­lu­cía que se­ría «la cu­na de la ul­tra­de­re­cha»? Pues se lo ha di­cho Ce­laá, a la que pro­ba­ble­men­te Sán­chez hi­cie­ra

por­ta­voz por­que lle­va el eco en el ape­lli­do. No se me ocu­rre otra ra­zón de pe­so. Pe­ro, dí­ga­lo Ce­laá o Igle­sias —que, ejer­cien­do de por­ta­voz «in pec­to­re» del con­tu­ber­nio so­cial­na­cio­na­lis­ta, ha de­cla­ra­do ade­más la «alerta an­ti­fas­cis­ta»—, lo cier­to es que al­gu­nos jó­ve­nes del fra­ca­so es­co­lar han aten­di­do la do­ble so­fla­ma y se han de­di­ca­do, en dis­tin­tas ca­pi­ta­les an­da­lu­zas, a cor­tar el trá­fi­co, a volcar con­te­ne­do­res, a pin­tar fa­cha­das, a rom­per es­ca­pa­ra­tes, a ape­drear a pe­rio­dis­tas e in­clu­so a in­ten­tar que­mar una ban­de­ra es­pa­ño­la que on­dea­ba en su más­til, apro­ve­chan­do, qué de­ta­lle, el cua­ren­ta aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción. To­do muy an­ti­fas­cis­ta y muy sa­lu­da­ble, se­gún ha ma­ni­fes­ta­do la inefa­ble Ra­fae­la Va­len­zue­la, nues­tra sub­de­le­ga­da del Gobierno y, por tan­to, la pre­sun­ta en­car­ga­da de ve­lar por el or­den ciu­da­dano en la pro­vin­cia. La úni­ca que­ja al pa­re­cer que la se­ño­ra Va­len­zue­la tie­ne de es­ta mu­cha­cha­da en­co­mia­ble es la de su su­pues­to abs­ten­cio­nis­mo elec­to­ral. Por­que no so­lo de ha­cer el gam­be­rro vi­ve el an­ti­fas­cis­mo, sino tam­bién de vo­tar a quien ase­gu­ra re­pre­sen­tar­lo. Pe­ro los jó­ve­nes del fra­ca­so es­co­lar an­da­luz son así y pre­fie­ren bo­tar con be.

Lo ex­pues­to tie­ne una im­por­tan­cia re­la­ti­va, mien­tras la po­li­cía es­té en su si­tio, los jue­ces en el su­yo y los des­ma­nes no sal­gan gra­tis a los eje­cu­to­res, a los ins­ti­ga­do­res y a los cóm­pli­ces. Pe­ro al me­nos tie­ne un valor sin­to­má­ti­co que no de­be pa­sar des­aper­ci­bi­do, el de que la ex­tre­ma iz­quier­da exis­te y es mu­cho más pe­li­gro­sa que la ex­tre­ma de­re­cha, que no exis­te, por aho­ra. Y es­pe­re­mos que nun­ca vuel­va a exis­tir. Vox ha di­cho re­pe­ti­da­men­te que su ideo­lo­gía es de «ex­tre­ma ne­ce­si­dad», y me pa­re­ce que es­te ha si­do su me­jor es­lo­gan du­ran­te la cam­pa­ña. Y así pien­so que lo han en­ten­di­do los an­da­lu­ces que lo han vo­ta­do, en­tre los que me cuen­to, har­tos de co­rrec­ción po­lí­ti­ca y de in­co­rrec­ción ideo­ló­gi­ca, y har­tos, so­bre to­do, de que no se de­fien­da con ga­llar­día la uni­dad de Es­pa­ña, que es el fun­da­men­to pri­me­ro de nues­tra Cons­ti­tu­ción, pe­se a que la mi­nis­tra de Justicia pue­da en­ten­der otra co­sa en las cloa­cas que fre­cuen­ta. Has­ta Erre­jón, po­nien­do su ca­ra de ni­ño bueno de los días al­ter­nos, ha re­co­no­ci­do que es im­po­si­ble que en An­da­lu­cía ha­ya cua­tro­cien­tos mil fas­cis­tas. No los hay y es bueno que así sea. Co­mo tam­bién es bueno que ha­ya tres­cien­tos mil co­mu­nis­tas me­nos en la cuen­ta de re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de Po­de­mos y com­pa­ñía.

En reali­dad la si­tua­ción po­lí­ti­ca an­da­lu­za es bas­tan­te pro­me­te­do­ra. Por­que so­lo hay una op­ción se­ria pa­ra es­ta­ble­cer una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria es­ta­ble. Un pac­to PP-Ciu­da­da­nos con el apo­yo ex­terno de Vox, que, se­gún le he leí­do en al­gún si­tio, so­lo pon­dría una con­di­ción «si­ne qua non», la de su­pri­mir el im­pues­to de su­ce­sio­nes. Una me­di­da tre­men­da­men­te fa­cha con la que to­do el mun­do es­tá de acuer­do. In­clu­so los ni­ños de Pa­blo e Irene de­ben es­tar ya pen­san­do en ella. Hay que mi­rar al fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.