EL MO­NO­PO­LIO DE LA DE­MO­CRA­CIA

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - POR JUAN JO­SÉ PRI­MO JU­RA­DO

En la pe­lí­cu­la «Re­su­ci­ta­do» (Kevin Rey­nolds, 2016) cuan­do Cai­fás se pre­sen­ta an­te Pi­la­tos pa­ra exi­gir­le que pon­ga guar­dia en el se­pul­cro de Je­sús pa­ra evi­tar que ro­ben el cuer­po y se pro­duz­can al­bo­ro­tos, el go­ber­na­dor ro­mano in­tu­ye sus ver­da­de­ros te­mo­res y con­tes­ta: «No te preo­cu­pes, se­gui­réis te­nien­do el mo­no­po­lio de la pie­dad». Aque­llos sa­cer­do­tes ba­sa­ban su po­der en de­cir al pue­blo ju­dío lo que es­ta­ba bien y mal y te­mían que lle­ga­se una fe que les des­ba­ra­ta­se ese con­trol ab­so­lu­to de men­tes y co­ra­zo­nes. Al­go si­mi­lar le pa­sa a la iz­quier­da en Es­pa­ña, que pien­sa tie­ne el mo­no­po­lio de la de­mo­cra­cia y reac­cio­na ai­ra­da­men­te cuan­do al­guien se lo dis­cu­te.

Va­ya por de­lan­te mi res­pe­to y apre­cio por mu­cha gen­te de iz­quier­das que co­noz­co y con la que com­par­to char­las en­ri­que­ce­do­ras des­de la plu­ra­li­dad. Mi ad­mi­ra­ción por fi­gu­ras co­mo Fe­li­pe Gon­zá­lez o San­tia­go Ca­rri­llo, cu­yas re­nun­cias y apor­ta­cio­nes su­ma­ron pa­ra lo­grar la con­cor­dia de nues­tra Tran­si­ción. Mi crí­ti­ca va ha­cia esa iz­quier­da cí­ni­ca que enar­bo­la la ban­de­ra de una su­pues­ta su­pe­rio­ri­dad éti­ca y ca­mu­fla un sec­ta­ris­mo ideo­ló­gi­co y una do­ble mo­ral. Esa iz­quier­da se ha ma­ni­fes­ta­do vi­ru­len­ta­men­te tras los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes an­da­lu­zas del pa­sa­do do­min­go.

No es de re­ci­bo que ven­gan a exi­gir res­pe­to a la lis­ta más vo­ta­da, por­que la me­mo­ria es­tá fres­ca de cuan­do so­lo en Cór­do­ba y has­ta en tres oca­sio­nes, 1999, 2007 y 2015, los per­de­do­res arre­ba­ta­ron la Al­cal­día al PP que la ha­bía ga­na­do en las ur­nas. En An­da­lu­cía, en 2012, ocu­rrió lo mis­mo con las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. No exis­te nin­gu­na co­mu­ni­dad don­de el PSOE ha­ya res­pe­ta­do la lis­ta más vo­ta­da si, pac­tan­do con otros, po­día ha­cer­se con su gobierno: Ara­gón (2003 y 2015) Ba­lea­res (1999, 2007 y 2015) Galicia (1987 y 2005) y Ma­drid (1991) so­lo por ci­tar unos ejem­plos.

Des­ba­rra tam­bién esa iz­quier­da aho­ra en re­su­ci­tar un «cor­dón sa­ni­ta­rio pa­ra ais­lar a la de­re­cha», co­mo ya pi­die­ra en el año 2007. Y que an­te los bue­nos re­sul­ta­dos an­da­lu­ces de Vox y su po­si­bi­li­dad de pac­tar con PP y Ciu­da­da­nos, la mi­nis­tra de Justicia ha­ya de­fi­ni­do a aquel co­mo par­ti­do an­ti­cons­ti­tu­cio­nal, mien­tras con­si­de­ra cons­ti­tu­cio­na­les a quie­nes sos­tie­nen al ac­tual eje­cu­ti­vo cen­tral: los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes que die­ron un gol­pe con­tra la uni­dad de Es­pa­ña, los proeta­rras de Bil­du y Po­de­mos, que un día sí y otro tam­bién re­nie­ga del Es­pí­ri­tu de 1978.

Fue Pa­blo Igle­sias quien la no­che de las elec­cio­nes an­da­lu­zas lla­mó a ocu­par las ca­lles y crear un fren­te an­ti­fas­cis­ta… muy de­mo­crá­ti­co cam­biar los re­sul­ta­dos de las ur­nas por la ocu­pa­ción de las ca­lles. Se eti­que­ta de fascista a Vox y se in­clu­ye en el sa­co al PP y Ciu­da­da­nos por su po­si­ble pac­to, o sea 1,8 mi­llo­nes de fas­cis­tas en An­da­lu­cía. El re­sul­ta­do han si­do las mar­chas cris­pa­das de es­ta se­ma­na en las ca­pi­ta­les an­da­lu­zas —en Cór­do­ba con las de­cla­ra­das sim­pa­tías gu­ber­na­men­ta­les— don­de en­tre ban­de­ras re­pu­bli­ca­nas, se­pa­ra­tis­tas y co­mu­nis­tas con hoz y mar­ti­llo, se gri­ta­ba: «An­da­lu­cía tum­ba del fas­cis­mo» o «Sin pier­nas, sin bra­zos, los fa­chas a pe­da­zos».

En un tiem­po le­jano que pa­re­cía su­pe­ra­do en Es­pa­ña, Lar­go Ca­ba­lle­ro, lí­der del PSOE, du­ran­te un mi­tin en Ali­can­te el 20 de enero pre­vio a las elec­cio­nes del 16 de fe­bre­ro de 1936 que da­rían el Gobierno al Fren­te Po­pu­lar, azu­za­ba así a las ma­sas: «Quie­ro de­cir­les a las de­re­chas que si triun­fan nues­tra la­bor se­rá do­ble: co­la­bo­ra­re­mos con nues­tros alia­dos den­tro de la le­ga­li­dad, pe­ro ten­dre­mos que ir a la gue­rra ci­vil de­cla­ra­da». Un len­gua­je del año 1936 imi­ta­do en 2018 por quie­nes bus­can re­su­ci­tar las dos Es­pa­ñas.

Ha re­nun­cia­do esa iz­quier­da a ana­li­zar las cau­sas de su de­rro­ta, que sin du­da en­con­tra­rían en la ra­di­ca­li­za­ción ideo­ló­gi­ca y sec­ta­ria con que han te­ñi­do sus mo­dos de go­ber­nar los al­cal­des de mu­chas lo­ca­li­da­des an­da­lu­zas, el eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co y, so­bre to­do, el Gobierno de Pe­dro Sán­chez. Se han ale­ja­do de la pri­me­ra lec­ción po­lí­ti­ca que es es­cu­char al pue­blo y ha­cer­se car­go de sus ne­ce­si­da­des, no de las ne­ce­si­da­des que esa iz­quier­da in­ven­ta. En una so­cie­dad ma­du­ra el mo­no­po­lio de la de­mo­cra­cia lo tie­nen el pue­blo so­be­rano y el cum­pli­mien­to de las le­yes. Res­pe­te­mos el re­sul­ta­do de las ur­nas, que la al­ter­nan­cia siem­pre es bue­na, y man­ten­ga­mos la cor­du­ra.

EFE

Ma­ni­fes­ta­ción en Cór­do­ba por la lle­ga­da de Vox al Par­la­men­to an­da­luz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.