El dra­ma del PSOE

Tie­rra que­ma­da. Eso es lo que se van a en­con­trar PP y Cs si lle­gan a go­ber­nar en una ins­ti­tu­ción, la Jun­ta, don­de el par­ti­do se con­fun­día con lo ofi­cial de una for­ma gro­se­ra

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA -

En­so­ber­be­ci­do, al­ta­ne­ro, se­gu­ro y so­bra­do de sí mis­mo, el PSOE an­da­luz y cor­do­bés de­mos­tra­ron el pa­sa­do do­min­go que el do­ble acris­ta­la­mien­to de las ven­ta­nas de los edi­fi­cios ofi­cia­les fun­cio­na es­tu­pen­da­men­te. Que el ais­lan­te cli­ma­lit de los des­pa­chos ofi­cia­les no so­lo im­pi­de que se es­ca­pe el ca­lor de las ca­le­fac­cio­nes sino que, ade­más, no per­mi­te que en­tre el rui­do de la ca­lle, las con­ver­sa­cio­nes de los ba­res, la fu­ria del pue­blo so­be­rano. Bu­ro­cra­ti­za­do has­ta la mé­du­la, en ma­nos de una can­di­da­ta que con­fun­día los abra­zos del pue­blo —pre­via­men­te dis­pues­to por los al­cal­des pe­lo­ti­lle­ros— con su res­pe­to, el PSOE si­gue aún no­quea­do, in­ca­paz de en­ten­der qué ha he­cho pa­ra me­re­cer es­to. Si «so­lo» lle­va ca­si 37 años inin­te­rrum­pi­dos en el po­der pe­se a ha­ber lle­ga­do a per­der las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Que es­to no es fru­to de un ca­len­tón re­cien­te sino un pro­ce­so de caí­da por la pen­dien­te que lle­va años lar­ván­do­se.

Los so­cia­lis­tas die­ron por he­cho, co­mo tan­tos otros ciu­da­da­nos, que ha­bían ga­na­do las elec­cio­nes sin ba­jar­se del au­to­bús. Las en­cues­tas que re­ga­la­ban a los pe­rió­di­cos afi­nes —al­gu­na vez ha­brá que ex­pli­car có­mo fun­cio­na es­te chan­chu­llo— con­tes­ta­ban lo co­rrec­to a la pre­gun­ta de «es­pe­ji­to má­gi­co, quién es la más gua­pa del reino». Has­ta el CIS, me­tía la gam­ba has­ta las cor­vas con un son­deo pre­fa­bri­ca­do a ma­yor glo­ria de quien no quie­re en­ten­der las co­rrien­tes te­lú­ri­cas de fon­do de la so­cie­dad. Un enor­me ca­breo en­dó­geno, que hay que leer en cla­ve an­da­lu­za, y en se­gun­da ins­tan­cia el re­cha­zo a una ato­lon­dra­da po­lí­ti­ca so­cia­lis­ta, que es glo­bal, de aso­ciar­se con el pri­me­ro que pa­sa por la ca­lle pa­ra con­se­guir el po­der. So­lo esos dos da­tos com­bi­na­dos ex­pli­can tam­bién que las buenas pers­pec­ti­vas que da­ba

Ade­lan­te An­da­lu­cía has­ta el mis­mo do­min­go por la ma­ña­na se en­con­tra­sen con la «sor­pre­sa» de la abs­ten­ción se­lec­ti­va. Los re­sul­ta­dos de la su­ma de Po­de­mos e IU es un da­ño co­la­te­ral por ha­ber de­ja­do abier­ta du­ran­te la cam­pa­ña la po­si­bi­li­dad de un pac­to pos­te­rior con el PSOE y las ve­lei­da­des te­rri­to­ria­les de Pa­blo Igle­sias en el asun­to ca­ta­lán.

Cien­tos de car­gos en Cór­do­ba y mi­les en to­da An­da­lu­cía es­tán aho­ra pen­dien­tes de las úl­ti­mas ho­ras de las edi­cio­nes di­gi­ta­les de los pe­rió­di­cos. No es co­rrec­to ce­ñir es­ta cues­tión a los es­tric­tos car­gos de con­fian­za y a los al­tos pues­tos di­rec­ti­vos. El PSOE ha abu­sa­do de la li­bre de­sig­na­ción pa­ra cu­brir a su an­to­jo to­do lo que bue­na­men­te ha que­ri­do. El dra­ma del PSOE es que, si cua­ja el acuer­do en­tre PP

El rui­do

El ais­la­mien­to de las ven­ta­nas de los des­pa­chos ha im­pe­di­do a los al­tos car­gos es­cu­char la ca­lle

y Cs con Vox en el ac­to de in­ves­ti­du­ra, se en­fren­ta a uno de los ma­yo­res Ex­pe­dien­tes de Re­gu­la­ción de Em­pleo de la his­to­ria re­cien­te en An­da­lu­cía. Pues­tos me­dios, con­tra­tis­tas de con­fian­za, or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les «ami­gas», re­cep­to­res de sub­ven­cio­nes, los que siem­pre pa­sa­ban por el si­tio co­rrec­to. No fal­ta­rá quien se cam­bie di­rec­ta­men­te de ace­ra has­ta es­pe­rar que es­cam­pe, quien bus­que el ca­lor­ci­llo de la nue­va reali­dad si es que és­ta se pro­du­ce. Los que an­den em­bos­ca­dos. Tam­po­co le arrien­do las ga­nan­cias a los que lle­guen nue­vos a unos des­pa­chos don­de par­ti­do e ins­ti­tu­ción se han con­fun­di­do tan­to.

Que an­de la ex­tre­ma de­re­cha por me­dio, en con­tra de las te­sis ofi­cia­les, aca­ba de re­don­dear la tra­ge­dia. So­bre to­do, si se leen aten­ta­men­te los da­tos. Va­le que ha­ya lu­ga­res pro­pi­cios pa­ra un par­ti­do co­mo el de Vox, co­mo los ba­rrios de más par­né. Pe­ro do­ce dipu­tados so­lo se ex­pli­can si una par­te de los vues­tros, que­ri­dos ni­ños del PSOE, os han da­do la pu­ña­la­da.

EFE

El vi­ce­pre­si­den­te Ji­mé­nez Ba­rrios jun­to a Su­sa­na Díaz du­ran­te la no­che elec­to­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.