EL DRA­MA DEL PSOE

ABC (Córdoba) - - ANDALUCÍA - FER­NAN­DO DEL VA­LLE LORENCI

LO que le fal­ta­ba al PSOE era es­to. Jus­ti­fi­car, unos con la bo­ca más abier­ta que otros, los ac­tos vio­len­tos de prin­ci­pios de es­ta se­ma­na con­tra los 400.000 «fas­cis­tas» que inopi­na­da­men­te han apa­re­ci­do de de­ba­jo de las pie­dras en An­da­lu­cía me­tien­do la pa­pe­le­ta de Vox en una ur­na.

Su­sa­na Díaz se re­vuel­ve con­tra los su­yos di­cien­do que «no hay que re­ge­ne­rar lo que no es­tá de­ge­ne­ra­do». Ye­rra de nue­vo. Ejem­plos co­mo el an­te­rior evi­den­cian có­mo ha per­di­do del to­do el pál­pi­to, ese ol­fa­to so­bre­na­tu­ral que se les su­po­nía a los su­yos pa­ra saber qué acon­te­ce en el cor­ti­jo, con­tro­lar­lo y so­bre­vi­vir. Siem­pre so­bre­vi­vir triun­fan­tes en es­ta tie­rra. Va­le que no quie­ran en­te­rar­se de un har­taz­go mu­cho más ge­ne­ra­li­za­do de lo que qui­sie­ran. Pe­ro las ex­cu­si­tas y con­tem­pla­cio­nes que se han es­cu­cha­do con­tem­po­ri­zan­do la ac­ción de los más ra­di­ca­les con­tra un le­gí­ti­mo re­sul­ta­do de­mo­crá­ti­co de­mues­tran a las cla­ras que la co­rrup­ción del PSOE re­ba­sa cual­quier lí­mi­te mo­ral to­le­ra­ble.

Pue­de com­pren­der­se que mu­chos an­den aún no­quea­dos por el his­tó­ri­co re­sul­ta­do del pa­sa­do do­min­go. Que les cues­te ha­cer au­to­crí­ti­ca, co­sa ha­bi­tual en to­dos los par­ti­dos políticos. Que sean tan­tos los que no le­van­ten ca­be­za pen­san­do en có­mo van a ga­nar­se el sus­ten­to a par­tir de aho­ra. Pe­ro esa ex­cul­pa­to­ria ne­ga­ción de su pro­ble­ma am­pa­ran­do el fren­tis­mo y ha­cien­do la vis­ta gor­da con la ba­rri­ca­da an­ti­sis­te­ma da pie a pen­sar que la reha­bi­li­ta­ción de es­te par­ti­do va pa­ra lar­go.

Re­du­ci­dos a la in­sig­ni­fi­can­cia en Ma­drid y Ca­ta­lu­ña, el úl­ti­mo va­pa­ra­lo que sin es­pe­rar­se le que­da­ba al PSOE era per­der An­da­lu­cía. Quie­nes an­síen un par­ti­do de iz­quier­das cen­tra­do, sen­sa­to y con ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer sus erro­res y re­cons­ti­tuir­se sin ne­ce­si­dad de pac­tar con fi­loe­ta­rras e in­de­pen­den­tis­tas, es­tán per­di­dos. Si quie­ren ahon­dar en el es­per­pen­to pien­sen que ya el úni­co re­fe­ren­te que les que­da es edro Sán­chez. ¿Fu­tu­ro? El que quie­ra di­bu­jar­le Te­za­nos con sus ilu­sio­nan­tes cua­dri­tos del CIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.