Un agen­te del CNI caí­do en Irak: «¡Ma­dre, nos es­tán ma­tan­do!»

La ma­dre del co­man­dan­te Ba­ró, uno de los sie­te agen­tes del CNI muer­tos en Irak, re­ci­bió una an­gus­tio­sa lla­ma­da de au­xi­lio de su hi­jo des­de La­ti­fi­ya, en ple­na em­bos­ca­da. Fue ha­ce aho­ra 15 años. ABC re­cons­tru­ye los he­chos y re­ve­la, con fuen­tes de In­te­li­genc

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - PA­BLO MUÑOZ

«Mal­di­to el país que no hon­ra a sus hé­roes», re­fle­xio­na en voz al­ta un hom­bre que se ha ju­ga­do li­te­ral­men­te el pe­lle­jo mu­chas ve­ces por de­fen­der el Es­ta­do de De­re­cho; «la na­ción no pue­de ol­vi­dar a los hi­jos que die­ron su vi­da por ella», aña­de un ve­te­rano de los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia con ex­pe­rien­cia en mi­sio­nes en el ex­te­rior. Se han cum­pli­do quin­ce años de la em­bos­ca­da de La­ti­fi­ya (Irak) en la que mu­rie­ron sie­te de los me­jo­res agen­tes del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) y el aniver­sa­rio ha pa­sa­do inad­ver­ti­do.

Car­los Ba­ró Olle­ro, co­man­dan­te de In­fan­te­ría; Al­ber­to Mar­tí­nez Gon­zá­lez, co­man­dan­te de Ca­ba­lle­ría; Al­fon­so Ve­ga Cal­vo, bri­ga­da de In­fan­te­ría; Luis Ig­na­cio Za­nón Ta­ra­zo­na, sar­gen­to pri­me­ro del Cuer­po de Te­le­gra­fis­tas del Ejér­ci­to del Ai­re; Jo­sé Lu­cas Egea, bri­ga­da de Ca­ba­lle­ría; Jo­sé Ra­món Me­rino Oli­ve­ra, co­man­dan­te de In­fan­te­ría y Jo­sé Car­los Ro­drí­guez Pé­rez, co­man­dan­te de In­fan­te­ría. Nom­bres y ape­lli­dos de la peor tra­ge­dia su­fri­da por los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia es­pa­ño­les. El sub­ofi­cial Jo­sé Ma­nuel Sán­chez Rie­ra fue el úni­co su­per­vi­vien­te. ¿Se pu­do evi­tar aque­llo?

Hay que si­tuar­se en 2003, cuan­do el Gobierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar de­ci­de unir­se a la Fuer­za Mul­ti­na­cio­nal en Irak que in­ten­ta­ba im­po­ner la paz en un país su­mi­do en la anar­quía tras la caí­da de Sa­dam Hu­sein. Fue­ron en­via­dos 1.300 mi­li­ta­res, que se in­te­gra­ron en la Bri­ga­da Mul­ti­na­cio­nal Plus Ul­tra, li­de­ra­da por nues­tro país. En Bag­dad tra­ba­ja­ba una «antena» del CNI, con dos agen­tes per­ma­nen­tes, pe­ro se de­ci­dió en­viar a cua­tro más, pa­ra cu­brir Na­yaf y Di­wa­ni­ya, don­de se ha­bía des­ple­ga­do nues­tro Ejér­ci­to. La mi­sión mi­li­tar, se­gún se in­sis­tía des­de el Eje­cu­ti­vo, era «dar es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad» a esas zo­nas. Fue el pri­mer error fa­tal, por­que en reali­dad íba­mos a una au­tén­ti­ca gue­rra...

Los agen­tes de In­te­li­gen­cia de­bían, por una par­te, ob­te­ner in­for­ma­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de nues­tras tro­pas, y por otra dar cuen­ta a Ma­drid de la mar­cha de los pro­yec­tos en los que par­ti­ci­pa­ba Es­pa­ña en ese país.

Con la pers­pec­ti­va del tiem­po, el se­gun­do error fue de ori­gen, tan­to de las Fuer­zas Ar­ma­das co­mo de los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia. Las pri­me­ras lle­ga­ron con el «sín­dro­me de Bos­nia», fru­to de su ex­pe­rien­cia en la an­ti­gua Yu­gos­la­via, don­de hi­cie­ron un tra­ba­jo de in­ter­po­si­ción y de man­te­ni­mien­to de la paz, im­po­si­ble en­ton­ces en un país co­mo Irak; los se­gun­dos, con el «sín­dro­me del País Vas­co» y su idea de man­te­ner los mis­mos pro­to­co­los que se­guían allí y en el sur de Fran­cia.

Los agen­tes del CNI, to­dos de la Di­vi­sión de Apo­yo Ope­ra­ti­vo (DAO), la éli­te del ser­vi­cio, fue­ron con la idea de «mon­tar un pi­so fue­ra de la ba­se, pa­sar inad­ver­ti­dos e ir in­tro­du­cién­do­se lue­go en la so­cie­dad ira­quí pa­ra cap­tar in­for­ma­ción. Lo de siem­pre. Muy pron­to se die­ron cuen­ta de que aque­lla for­ma de ac­tuar era im­po­si­ble en Irak, y se re­sig­na­ron a ins­ta­lar­se en el cuar­tel ge­ne­ral de los es­pa­ño­les en Na­yaf y Di­wa­ni­ya. Su ru­ti­na, a par­tir de ese mo­men­to, era sa­lir del cuar­tel tem­prano, re­gre­sar so­bre las cin­co y a esa ho­ra co­men­zar a re­dac­tar sus in­for­mes de In­te­li­gen­cia, que aca­ba­ban en Pre­si­den­cia del Gobierno.

Error de lec­tu­ra

El ter­cer error fue no ha­cer una lec­tu­ra co­rrec­ta del ase­si­na­to que se pro­du­jo el 9 de oc­tu­bre –un mes y 20 días an­tes de la em­bos­ca­da de La­ti­fi­ya– del tam­bién agen­te del CNI Jo­sé An­to­nio Ber­nal, sar­gen­to pri­me­ro del Ejér­ci­to del Ai­re des­ti­na­do en Bag­dad de for­ma per­ma­nen­te. Fue en su ca­sa del ba­rrio bag­da­dí de Al Man­sur, cer­ca de la Em­ba­ja­da es­pa­ño­la. Un in­di­vi­duo lla­mó a su puer­ta, él la abrió con­fia­do y an­tes de que pu­die­ra reac­cio­nar re­ci­bió un ba­la­zo en la ca­be­za... Ber­nal es­ta­ba des­ti­na­do en la ca­pi­tal de Irak, te­nía buenas re­la­cio­nes con los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de Sa­dam Hu­sein y ha­bía con­se­gui­do fuen­tes pro­pias. «Pro­ba­ble­men­te ba­jó la guar­dia –se­ña­lan las fuen­tes de In­te­li­gen­cia con­sul­ta­das– y des­de lue­go es­ta­ba mar­ca­do. El CNI de­bió com­pren­der que aque­llo era un cas­ti­go por la po­si­ción es­pa­ño­la en Irak y ac­tuar en con­se­cuen­cia, pe­ro se in­ter­pre­tó mal».

Tras una pri­me­ra eta­pa de to­ma de con­tac­to en Irak, el co­man­dan­te de In-

La em­bos­ca­da de La­ti­fi­ya pro­vo­có el cam­bio de los pro­to­co­los del CNI en mi­sio­nes en zo­nas de gue­rra. Has­ta 2013 hu­bo equi­pos con­jun­tos con mi­li­ta­res

fan­te­ría y agen­te del ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Car­los Ba­ró, des­ti­na­do en Di­wa­ni­ya, co­men­zó a en­viar in­for­mes a Ma­drid en los que ex­po­nía que los ser­vi­cios es­pa­ño­les te­nían que de­jar de tra­ba­jar con­for­me es­ta­ban acos­tum­bra­dos en otros es­ce­na­rios y era ne­ce­sa­rio ha­cer equi­pos con­jun­tos con los mi­li­ta­res de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les que se en­car­ga­ran de su se­gu­ri­dad. Sa­bía de lo que ha­bla­ba por­que él mis­mo te­nía esa es­pe­cia­li­dad, y ade­más re­for­za­ba su te­sis con una reali­dad pal­pa­ble: el MI-6 bri­tá­ni­co ac­tua­ba con ese pro­to­co­lo.

De he­cho, Ba­ró co­men­zó a ac­tuar con ese pa­ra­guas que le pro­por­cio­na­ban sus com­pa­ñe­ros de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les –a una de ellas co­rres­pon­de la fo­to­gra­fía iné­di­ta con un je­que ira­quí y su fa­mi­lia–, pe­ro aun así in­sis­tía en re­cla­mar a sus su­pe­rio­res vehícu­los blin­da­dos pa­ra él y sus com­pa­ñe­ros, in­de­pen­dien­te­men­te del apo­yo mi­li­tar que pu­die­ran re­ci­bir.

Has­ta la em­bos­ca­da de La­ti­fi­ya, los agen­tes del CNI se des­pla­za­ban a bor­do de to­do­te­rre­nos que al­qui­la­ban en Ku­wait, por tan­to fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles co­mo ex­tran­je­ros por los ira­quíes. Por si fue­ra po­co, el blin­da­je de los vehícu­los bri­lla­ba por su au­sen­cia.

En esas con­di­cio­nes de tra­ba­jo se iba a pro­du­cir el re­le­vo del pri­mer equi­po del CNI des­pla­za­do a la zo­na. El 29 de di­ciem­bre ocho es­pías es­pa­ño­les –los cua­tro del pri­mer con­tin­gen­te y otros tan­tos que los iban a sus­ti­tuir en po­cas ho­ras– ha­bían em­plea­do la ma­ña­na en re­co­rrer al­gu­nas de las ins­ta­la­cio­nes de la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal en Bag­dad. For­ma­ba par­te del via­je de re­co­no­ci­mien­to pre­vio del te­rreno en el que los ve­te­ra­nos ins­truían a sus com­pa­ñe­ros de las par­ti­cu­la­ri­da­des de la mi­sión. A las 14.30 (ho­ra lo­cal) de­ci­den em­pren­der via­je de re­gre­so a las ba­ses de Di­wa­ni­ya y Na­yaf.

El via­je era pro­ble­má­ti­co, y aun­que en prin­ci­pio dos to­do­te­rre­nos de un país ex­tran­je­ro jun­tos y ocu­pa­dos por cua­tro per­so­nas ca­da uno po­dían lla­mar mu­cho la aten­ción –sin con­tar con el he­cho de que en ca­so de ata­que to­dos po­drían caer ba­jo fue­go enemi­go– de­ci­die­ron em­pren­der el via­je a la vez y por la mis­ma ru­ta, la Jack­son. Tam­po­co se to­mó la pre­cau­ción de te­ner con­cer­ta­das co­mu­ni­ca­cio­nes con las tro­pas de la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal que es­tu­vie­ran más cer­ca de ca­da punto in­ter­me­dio, de mo­do que an­te cual­quier pro­ble­ma su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta fue­ra in­me­dia­ta. Ape­nas con­ta­ba ca­da co­che con un te­lé­fono vía satélite pa­ra co­mu­ni­car in­ci­den­cias. Por su­pues­to, no se pre­vió que un con­voy mi­li­tar de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les cus­to­dia­ra la ca­ra­va­na, y el ar­ma­men­to del que dis­po­nían los agen­tes, pis­to­las ame­tra­lla­do­ras, era in­su­fi­cien­te pa­ra re­pe­ler un ata­que de en­ver­ga­du­ra...

Has­ta la úl­ti­ma go­ta...

A las 15.22 se desató el in­fierno. Un Ca­di­llac blan­co, con in­for­ma­ción de pri­me­ra mano –hu­bo una de­la­ción– se co­lo­ca de­trás de los to­do­te­rre­nos de los agen­tes y sus ocu­pan­tes co­men­za­ron a dis­pa­rar con Ka­lash­ni­kov. Los dos con­duc­to­res re­sul­ta­ron muer­tos ca­si en el ac­to, pe­ro el bri­ga­da Al­fon­so Ve­ga, con­duc­tor de Ba­ró, aún tu­vo fuer­zas pa­ra de­te­ner el vehícu­lo en zo­na se­gu­ra. Se­gun­dos des­pués, mu­rió.

A par­tir de ahí, el in­fierno. La crónica com­ple­ta –y el re­sul­ta­do– es ya co­no­ci­da, pe­ro hay de­ta­lles que es­tre­me­cen. Ba­ró no es ca­paz de ha­blar con Ba­se Es­pa­ña; lo ha­ce dos ve­ces con el CNI. Con­si­gue lo­ca­li­zar a su ma­dre: «Nos es­tán ma­tan­do», le di­ce. En nin­gu­na co­mu­ni­ca­ción pue­de trans­mi­tir sus coor­de­na­das. El mis­mo Ba­ró es el que or­de­na al úni­co su­per­vi­vien­te, el sar­gen­to pri­me­ro Sán­chez, que se fue­se de allí pa­ra bus­car ayu­da. Sa­le vi­vo de mi­la­gro, por el ges­to de un no­ta­ble que le dio un be­so y pu­do es­ca­par en un vehícu­lo. Ba­ró pu­do po­ner­se a sal­vo, pe­ro no qui­so. Al día si­guien­te, al­re­de­dor de su ca­dá­ver se en­con­tra­ron de­ce­nas de cas­qui­llos; su cuer­po te­nía nu­me­ro­sos im­pac­tos. Ha­bían lu­cha­do has­ta el fi­nal. De­rra­ma­ron has­ta la úl­ti­ma go­ta de su san­gre. Lo ha­bían ju­ra­do. Y lo cum­plie­ron.

ABC DO­MIN­GO, 9 DE DI­CIEM­BRE DE 2018 abc.es/es­pa­na ABC

Los cuer­pos de los es­pa­ño­les en el lu­gar de la em­bos­ca­da

DO­MIN­GO, 9 DE DI­CIEM­BRE DE 2018 abc.es/es­pa­na ABC

Quie­nes co­no­cían al co­man­dan­te Ba­ró (a la iz­quier­da, en un ejer­ci­cio de ti­ro en Irak días an­tes de mo­rir) no se ex­tra­ñan de su he­roís­mo. Era le­gio­na­rio y ju­ró «no aban­do­nar ja­más a un hom­bre en el cam­po has­ta pe­re­cer to­dos». Pu­do sal­var­se y no lo hi­zo. Ha­bía da­do su pa­la­bra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.