GULAGS CHI­NOS, SI­LEN­CIO DEL IS­LAM

En es­te mo­men­to, la ci­vi­li­za­ción ui­gur, ves­ti­gio de la epo­pe­ya tur­ca en Asia Cen­tral, mue­re de­fi­ni­ti­va­men­te an­te la ma­yor in­di­fe­ren­cia mun­dial

ABC (Córdoba) - - ENFOQUE - POR GUY SORMAN

Den­tro de diez o vein­te años sur­gi­rá del cen­tro de Chi­na un des­ta­ca­do es­cri­tor, al es­ti­lo de Ale­xan­der Solz­he­nitsyn, que con­ta­rá al mun­do lo que fue el gu­lag ui­gur. Si ha­bla­mos de su pre­ce­den­te so­vié­ti­co, pa­re­ce que so­lo la li­te­ra­tu­ra y qui­zá el ci­ne (pien­so en la pe­lí­cu­la de Coppola so­bre la gue­rra de Viet­nam, Apo­caly­pse Now) lo­gran dar cuen­ta del ho­rror de los cam­pa­men­tos y es­po­lear la con­cien­cia oc­ci­den­tal. Sin em­bar­go, no es pre­ci­sa­men­te in­for­ma­ción exac­ta so­bre el gu­lag ui­gur lo que nos fal­ta en es­te mo­men­to; de igual ma­ne­ra, en la dé­ca­da de 1950, por me­dio de los tes­ti­mo­nios y las fo­to­gra­fías, po­día­mos sa­ber­lo to­do so­bre el gu­lag so­vié­ti­co, mien­tras que la no­ve­la de Solz­he­nitsyn so­bre el te­ma, Ar­chi­pié­la­go Gu­lag, no nos lle­gó has­ta 1973. Tam­bién sa­be­mos lo que di­ce el Go­bierno chino pa­ra jus­ti­fi­car la re­pre­sión: es­te pue­blo, co­lo­ni­za­do por los chi­nos ha­ce va­rios si­glos, per­sis­te en con­ser­var su idio­ma tur­co y su re­li­gión mu­sul­ma­na. Des­de el pun­to de vis­ta chino, es­tos ui­gu­res, co­mo los ti­be­ta­nos, son ca­si unos bár­ba­ros que de­be­rían ser ci­vi­li­za­dos, es de­cir, achi­na­dos. Co­mo en el Tí­bet, el pre­tex­to es lle­var el «pro­gre­so» a la pro­vin­cia de Xin­jiang (an­te­rior­men­te co­no­ci­da co­mo Tur­ques­tán Orien­tal) y po­ner fin a las ten­den­cias «se­ce­sio­nis­tas» y «te­rro­ris­tas», se­gún di­ce el Go­bierno co­mu­nis­ta chino. La men­ti­ra es más creí­ble en es­tos tiem­pos en los que cual­quier mu­sul­mán pue­de ser des­cri­to co­mo un te­rro­ris­ta en po­ten­cia sin sus­ci­tar nin­gu­na emo­ción es­pe­cial en los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. Es cier­to que al­gu­nos ui­gu­res han ata­ca­do re­cien­te­men­te a los po­li­cías chi­nos que ocu­pan Xin­jiang, un pre­tex­to ines­pe­ra­do pa­ra que se aba­ta so­bre to­dos los ui­gu­res una re­pre­sión cer­ca­na al ex­ter­mi­nio.

Pa­re­ce ser que hoy un mi­llón de ui­gu­res, es de­cir, una cuar­ta par­te de su po­bla­ción to­tal, es­tán en­car­ce­la­dos en «cam­pos de re­edu­ca­ción»; se les obli­ga a tra­ba­jar gra­tis pa­ra la in­dus­tria tex­til y a can­tar him­nos chi­nos a la ma­yor glo­ria del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y de su pre­si­den­te, Xi Jin­ping. Un ui­gur so­lo se con­si­de­ra re­edu­ca­do si aban­do­na su idio­ma pa­ra ha­blar man­da­rín, su re­li­gión pa­ra no te­ner nin­gu­na otra, y sus tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les pa­ra abra­zar los dog­mas y las con­sig­nas mar­xis­tas.

Es­ta re­edu­ca­ción pa­re­ce muy len­ta, ya que des­pués de va­rios años de con­fi­na­mien­to, las li­be­ra­cio­nes y el re­gre­so a la vi­da ci­vil son ca­si desconocidos; los úni­cos tes­ti­mo­nios di­rec­tos son los de quie­nes lo­gra­ron huir a Ka­zajs­tán. Mien­tras la ma­yor par­te de la po­bla­ción ui­gur es­tá en­car­ce­la­da en es­tos cam­pos, los «chi­nos au­tén­ti­cos» se apo­de­ran de las tie­rras aban­do­na­das. Se alien­ta la co­lo­ni­za­ción, se sub­ven­cio­na. La ca­pi­tal, Urum­qi, es aho­ra ma­yo­ri­ta­ria­men­te chi­na, igual que en el Tí­bet, don­de Lha­sa, la ca­pi­tal, se ha con­ver­ti­do en Chi­na. Los ui­gu­res y los ti­be­ta­nos son arro­ja­dos a las afue­ras de las ciu­da­des, a ho­ga­res y tra­ba­jos mi­se­ra­bles. Son muy es­ca­sos los que, en es­tos dos pue­blos, pue­den se­guir prac­ti­can­do su es­ti­lo de vi­da tra­di­cio­nal, la ga­na­de­ría, y pre­ser­var su idio­ma y su cul­to. El res­to del mun­do guar­da si­len­cio. Al­gu­nos in­te­lec­tua­les ui­gu­res en el exi­lio, es­pe­cial­men­te Ree­bi­ya Ka­deer, pro­tes­tan, pe­ro no des­pier­tan nin­gu­na sim­pa­tía. En la pro­pia Chi­na, al­gu­nos «di­si­den­tes» (a los que yo pre­fie­ro lla­mar de­mó­cra­tas y no di­si­den­tes), co­mo Hu Jia (pre­mio Sa­ja­rov pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos del Par­la­men­to Eu­ro­peo), mues­tran su so­li­da­ri­dad con los ui­gu­res y los ti­be­ta­nos. ¿No se ha­brán equi­vo­ca­do es­tos ui­gu­res al ser mu­sul­ma­nes, y por lo tan­to, sos­pe­cho­sos? Es ex­tra­or­di­na­rio que nin­gún país mu­sul­mán, go­bierno, au­to­ri­dad re­li­gio­sa o in­te­lec­tual pú­bli­co del is­lam ex­pre­se so­li­da­ri­dad con los ui­gu­res. ¿Dón­de es­tán los tur­cos que as­pi­ran a re­cons­ti­tuir el Im­pe­rio Oto­mano y el Ca­li­fa­to? ¿Se­rá que los ui­gu­res no son lo su­fi­cien­te­men­te tur­cos o mu­sul­ma­nes? ¿Dón­de es­tán los sau­díes, au­to­pro­cla­ma­dos de­fen­so­res de los su­níes? Los ui­gu­res son su­níes, pe­ro ¿se­rá que no lo son lo su­fi­cien­te? De­trás de es­te si­len­cio en­sor­de­ce­dor, se po­dría pen­sar que el Go­bierno de Pe­kín com­pra, me­dian­te pro­me­sas eco­nó­mi­cas, la es­cla­vi­tud del is­lam. ¿Se ven­de­rá el is­lam por unos cuan­tos sa­pe­ques? Es po­si­ble. O, más pro­ba­ble­men­te, es­ta in­di­fe­ren­cia mu­sul­ma­na ha­cia los ui­gu­res con­fir­ma que el is­lam no exis­te en sí mis­mo; los mu­sul­ma­nes se de­fi­nen al me­nos tan­to por su cul­tu­ra lo­cal co­mo por su ape­go a la Um­ma, la co­mu­ni­dad teó­ri­ca de los cre­yen­tes. En re­su­mi­das cuen­tas, un mu­sul­mán ma­rro­quí o ben­ga­lí es al me­nos tan ma­rro­quí y ben­ga­lí co­mo mu­sul­mán, y no se sien­te es­pe­cial­men­te con­mo­vi­do por el des­tino de su co­rre­li­gio­na­rio de Xin­jiang. Re­cor­de­mos tam­bién que los chi­nos es­tán más ape­ga­dos que no­so­tros, en Oc­ci­den­te, a una con­cep­ción ét­ni­ca de la na­ción; a ojos de los lí­de­res de Pe­kín, la na­ción chi­na es una et­nia chi­na, aun­que fue­ra in­ven­ta­da en el si­glo XX por ideó­lo­gos na­cio­na­lis­tas.

¿Exis­te el Solz­he­nitsyn ui­gur que re­ve­la­rá su suer­te al mun­do? ¿Es­tá su­frien­do aho­ra mis­mo en un cam­po de pri­sio­ne­ros? No sa­be­mos na­da al res­pec­to. Y lo peor a ve­ces su­ce­de: un pue­blo en­te­ro, una cul­tu­ra, des­apa­re­cen. ¿Los ti­be­ta­nos? Sobreviven so­lo en el exi­lio y gra­cias al Da­lai La­ma, que ha trans­for­ma­do su re­li­gión sin­gu­lar en un men­sa­je uni­ver­sal. Que­da­rán al­gu­nos ui­gu­res, más o me­nos asi­mi­la­dos a los chi­nos ori­gi­na­les, pe­ro hay que con­si­de­rar que, en es­te mo­men­to, la ci­vi­li­za­ción ui­gur, ves­ti­gio de la epo­pe­ya tur­ca en Asia Cen­tral, mue­re de­fi­ni­ti­va­men­te an­te la ma­yor in­di­fe­ren­cia mun­dial. La Unes­co, a bom­bo y pla­ti­llo, salva edi­fi­cios en rui­nas, pe­ro pa­ra los pue­blos no hay na­da pre­vis­to.

«Los ui­gu­res, co­mo los ti­be­ta­nos, son ca­si unos bár­ba­ros que de­be­rían ser ci­vi­li­za­dos, es de­cir, achi­na­dos. Co­mo en el Tí­bet, el pre­tex­to es lle­var el “pro­gre­so” a la pro­vin­cia de Xin­jiang»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.