AN­DA­LU­CÍA AN­TE SU GRAN OPOR­TU­NI­DAD

Evi­den­te­men­te se acercan tiem­pos di­fí­ci­les. Do­me­ñar un apa­ra­to clien­te­lar ur­di­do du­ran­te 36 años es una ta­rea ím­pro­ba

ABC (Córdoba) - - ENFOQUE - ÁL­VA­RO YBA­RRA PA­CHE­CO Di­rec­tor de ABC de Se­vi­lla @ay­ba­rra­pa­che­co

Juan Ma­nuel Mo­reno Bo­ni­lla se­rá in­ves­ti­do pre­si­den­te de la Jun­ta los pró­xi­mos días 15 y 16 de enero gra­cias al apo­yo de la ma­yo­ría de los par­la­men­ta­rios an­da­lu­ces. La iz­quier­da ra­di­cal, con el apo­yo im­plí­ci­to a úl­ti­ma ho­ra del PSOE, ha con­vo­ca­do una mo­vi­li­za­ción pa­ra rodear el Par­la­men­to du­ran­te las se­sio­nes de in­ves­ti­du­ra. Es­te ejer­ci­cio de agi­ta­ción an­ti­de­mo­crá­ti­ca se sus­ten­ta prin­ci­pal­men­te en dos su­po­si­cio­nes que van a con­ver­tir­se en el leit­mo­tiv de la opo­si­ción du­ran­te la le­gis­la­tu­ra: el «mie­do» a la «ex­tre­ma de­re­cha» y la «agen­da ocul­ta» que, se­gún los que van a ser des­alo­ja­dos del po­der tras 36 años de go­bierno en An­da­lu­cía, tie­nen pac­ta­da PP, Cs y Vox.

El mie­do es li­bre, aun­que sean bas­tan­tes más los an­da­lu­ces que te­men a los que van a rodear el Par­la­men­to que a los que es­tán den­tro. He leí­do de­te­ni­da­men­te los 37 pun­tos que fi­nal­men­te han pac­ta­do PP y Vox pa­ra cris­ta­li­zar el cam­bio de go­bierno en An­da­lu­cía y nin­guno de ellos cues­tio­na ni el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co ni el es­ta­do de de­re­cho ni la Cons­ti­tu­ción. Es po­si­ble que el mie­do ten­ga su mo­ti­va­ción esen­cial en el efec­to que pue­de te­ner el que se le­van­ten las al­fom­bras y se abran las ven­ta­nas de San Tel­mo. En só­lo dos días y an­tes de que el nue­vo Eje­cu­ti­vo to­me po­se­sión he­mos sa­bi­do ya a tra­vés de fil­tra­cio­nes que la Jun­ta ocul­tó an­tes de las elec­cio­nes un in­cre­men­to del 45 por cien­to de las lis­tas de es­pe­ra y que la ad­mi­nis­tra­ción pa­ra­le­la al­can­za ya los 27.304 co­lo­ca­dos tras ha­ber­se in­cre­men­ta­do en 3.400 el nú­me­ro de al­tas en el úl­ti­mo año. An­te es­tos pri­me­ros da­tos es com­pren­si­ble que la au­di­to­ría ge­ne­ral que se ha com­pro­me­ti­do a rea­li­zar el nue­vo go­bierno so­bre la si­tua­ción real de la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca cau­se una pro­fun­da desa­zón en­tre los res­pon­sa­bles del des­a­gui­sa­do.

Lo de la «agen­da ocul­ta» es la clá­si­ca fan­tas­ma­da de quie­nes ne­ce­si­tan fa­bri­car­se enemi­gos ex­te­rio­res sus­cep­ti­bles de pren­der en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo pa­ra jus­ti­fi­car su inac­ción po­lí­ti­ca, su in­com­pe­ten­cia y su fal­ta de ideas. Va­mos a pa­sar del «Ma­drid nos mal­tra­ta» de los tiem­pos de Ra­joy a la «ex­tre­ma de­re­cha nos ame­na­za» del mo­men­to ac­tual. Evi­den­te­men­te se acercan tiem­pos di­fí­ci­les. Do­me­ñar un apa­ra­to clien­te­lar ur­di­do du­ran­te 36 años es una ta­rea ím­pro­ba. Pe­ro so­bre ese sub­sue­lo lleno de tram­pas tie­ne que edi­fi­car el Go­bierno que han de­pa­ra­do las ur­nas una An­da­lu­cía nue­va, que ge­ne­re ilu­sión y que sea la pun­ta de lan­za de la re­ge­ne­ra­ción éti­ca de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la.

J. M. SE­RRANO

Juan­ma Mo­reno, en un mo­men­to de la en­tre­vis­ta con­ce­di­da a ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.