A CA­BA­LLO

Igual es el mo­men­to de ha­cer las co­sas de otra ma­ne­ras

ABC (Córdoba) - - OPINIÓN - RA­FAEL GON­ZÁ­LEZ

NO nos cons­ta que en­tre los acuer­dos del se­ñor Bo­ni­lla y Vox pa­ra go­ber­nar la Jun­ta fi­gu­re el de que don Juan Ma­nuel de­ba en­trar ca­bal­gan­do a ca­ba­llo en San Tel­mo. Co­mo ha que­da­do cla­ro en la cam­pa­ña elec­to­ral, el ma­la­gue­ño es más de va­cas. Pe­ro pue­de que le ha­ga fal­ta ca­ba­lle­ría por­que la aler­ta an­ti­fas­cis­ta ha con­vo­ca­do rodear el Par­la­men­to an­te el ata­que que pa­ra la de­mo­cra­cia tie­ne la al­ter­nan­cia en el po­der, co­sa que es ig­no­ta en te­rri­to­rio an­da­luz. Una ca­ba­lle­ría je­re­za­na y ele­gan­te, por­que tam­po­co se tra­ta de car­gar con­tra los de­mó­cra­tas allí ci­ta­dos, que eso es co­sa tan fas­cis­ta co­mo ga­nar una elec­cio­nes. Es ver­dad que no la han ga­na­do del to­do, pe­ro sí un po­qui­to su­man­do vo­tos, con­fluen­cias y pa­re­ce­res, sal­vo los de Cs, que la úni­ca ca­ba­lle­ría que acep­tan es la na­po­leó­ni­ca. Los de Rivera y Arri­ma­das es­ta­rán en los de­sig­nios an­da­lu­ces des­de el Go­bierno, ca­si co­mo ya lo han es­ta­do, pe­ro de otra ma­ne­ra: to­can­do pe­lo. A Ma­rín le han da­do la con­se­je­ría de Ren­fe y le han pues­to un des­pa­cho en San­ta Jus­ta, por­que lo de la es­ta­ción de Je­rez es im­pro­pio de un vi­ce­pre­si­den­te o con­se­je­ro o lo que sea que va­ya a ser aho­ra Ma­rín, el mu­ta­ble.

El ca­so es que se anun­cia la to­ma de San Tel­mo y yo me he acor­da­do de Ma­ri­ta Cua­dra­do y del año 1999 y del Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba y de otro pac­to de per­de­do­res y de un fun­cio­na­rio que no de­ja­ba en­trar a Ma­ri­ta y de Ma­ri­ta plan­tán­do­le ca­ra y sin ca­ba­llo. Aque­llo no fue un asal­to al po­der sino un acuer­do de pro­gre­so. Y a Ma­ri­ta no só­lo la man­da­ban a la opo­si­ción sino que la lla­ma­ban fas­cis­ta, co­sa nor­mal te­nien­do en cuen­ta que por aquel en­ton­ces era la sue­gra de Ál­va­rez Cas­cos y eso es un gra­do su­pe­rior en la es­ca­la de fas­cis­mo. Re­cuer­do tam­bién al res­to de sus com­pa­ñe­ros de par­ti­do re­cu­lan­do y co­lo­cán­do­se en mo­do pru­den­te. Una pru­den­cia que nos ha lle­va­do a que ha­ya al­gu­nos que vie­nen a ca­ba­llo a re­con­quis­tar­nos de nue­vo, por­que tan­ta edu­ca­ción y no que­rer mo­les­tar ha­ce que al fi­nal uno se ha­bi­túe a vi­vir en la opo­si­ción por los si­glos de los si­glos amén. Quie­ro de­cir que de aque­llos pol­vos, es­tos re­con­quis­ta­do­res ba­jo la es­pa­da del san­to rey Fer­nan­do, que nos guía y nos pro­te­ge. La gen­te vo­tan­te agra­de­ce que los po­lí­ti­cos no se arru­guen co­mo no lo hi­zo la se­ño­ra Cua­dra­do en su mo­men­to, que de­mos­tró ha­cer ho­nor a su ape­lli­do y te­ner­los cua­dra­dos. Es­to úl­ti­mo me ha sa­li­do al­go ma­chis­ta, pe­ro co­mo com­pren­de­rán, me da igual que me da lo mis­mo.

Fue Gra­cián quien elo­gió la pru­den­cia, pe­ro a ve­ces hay que no ha­cer ca­so a se­gún qué tra­ta­dos ya que los de en­fren­te vie­nen con las del Be­ri. Sin ca­ba­llos pe­ro con in­sul­tos, con­cen­tra­cio­nes, ma­ni­fas y ac­ti­tu­des vio­len­tas. Son los que te quie­ren sal­var del fas­cis­mo a ba­se de pi­ña­zos, tan­to ver­ba­les co­mo fí­si­cos. Tal es el an­ti­fas­cis­mo. No vie­ne a ca­ba­llo, co­mo la ul­tra­de­re­cha, pe­ro aco­jo­na. So­bre to­do a los pru­den­tes. Por eso, otros que no lo son, les han di­cho en las ur­nas que has­ta aquí he­mos lle­ga­do y que aho­ra es el mo­men­to de de­mos­trar que se pue­den ha­cer las co­sas de otra ma­ne­ra. Y que pre­pa­ren una pro­tes­ta si los con­se­je­ros se van de pu­tas con el di­ne­ro pú­bli­co, al­go que es­tá más feo que re­con­quis­tar a ca­ba­llo la Sub­bé­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.