«Di una vol­te­re­ta en el ai­re; creí que no lo con­ta­ba»

Un ci­clis­ta na­rra có­mo fue lan­za­do por los ai­res por una fur­go­ne­ta en una ca­rre­te­ra de Cór­do­ba ha­ce dos años

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - I. C.

En­tre los ca­si 500 ac­ci­den­tes que re­gis­tra el Go­bierno pa­ra Cór­do­ba en los úl­ti­mos años es­tá el que su­frió Jo­sé Luis Cal­vo el 2 de fe­bre­ro del año 2016. Su­ce­dió a la al­tu­ra de la ga­so­li­ne­ra de la Ca­rre­ra del Ca­ba­llo cuan­do él y un gru­po de com­pa­ñe­ros ci­clis­tas ba­ja­ban del Mu­riano. El con­duc­tor de una fur­go­ne­ta li­ge­ra se des­pis­tó y em­bis­tió al pe­lo­tón. Co­mo re­sul­ta­do, aca­bó sal­tan­do por los ai­res y ca­yen­do de es­pal­das al as­fal­to. Dos años des­pués es­tá to­tal­men­te re­cu­pe­ra­do del es­guin­ce cer­vi­cal que le cau­só es­te ac­ci­den­te, en el que di­ce que, pe­se a to­do, tu­vo mu­cha suer­te. «Creí que no lo con­ta­ba. Di una vol­te­re­ta en el ai­re. Se­gu­ra­men­te fue­ron se­gun­dos, pe­ro a mí se me hi­zo eterno». La fur­go­ne­ta fre­nó a es­ca­sos me­tros del lu­gar don­de ca­yó. No le pa­só por en­ci­ma por muy po­co.

A su jui­cio, es­te ti­po de ac­ci­den­tes son ca­da vez más ha­bi­tua­les por­que el ci­clis­mo y la bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña no pa­ran de su­mar adep­tos y los con­duc­to­res tie­nen a me­nu­do con­duc­tas irres­pon­sa­bles. «Tam­bién los pro­pios ci­clis­tas», ad­mi­te, pe­ro se­ña­la com­por­ta­mien­tos pe­li­gro­sos de con­duc­to­res de vehícu­los que cir­cu­lan mien­tras ha­blan por el mó­vil o no res­pe­tan la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad que de­be man­te­ner­se cuan­do se pa­sa jun­to a una bi­ci­cle­ta. «Hoy mis­mo nos han pa­sa­do un par de co­ches muy cer­ca, cuan­do te­nían el ca­rril con­tra­rio li­bre», la­men­ta.

El ci­clis­ta cor­do­bés Ser­gio Del­ga­do coin­ci­de en ese pun­to. Aun­que no ha su­fri­do en sus car­nes una si­tua­ción si­mi­lar, sí ha co­no­ci­do ca­sos re­cien­tes, tan­to en ciu­dad co­mo en ca­rre­te­ra. Uno de sus com­pa­ñe­ros arras­tra pro­ble­mas en una mano des­pués de que un vehícu­lo no res­pe­ta­ra la pre­fe­ren­cia en una glo­rie­ta y lo atro­pe­lla­ra. En ca­rre­te­ra es una «cons­tan­te» que los con­duc­to­res co­me­tan in­frac­cio­nes co­mo ade­lan­ta­mien­tos a al­ta ve­lo­ci­dad y en los que no se res­pe­ta la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad.

Es con­cien­te de que al­gu­nos ci­clis­tas tam­po­co dan un buen ejem­plo. Se­ña­la a los que se ha­cen «sel­fies» o gra­ban ví­deos mien­tras pe­da­lean o en ciu­dad se sal­tan los se­má­fo­ros. «Ser ci­clis­ta im­pli­ca re­cri­mi­nar to­das las ma­las ac­cio­nes en la vía co­me­ti­das por no­so­tros, por­que eso no nos ayu­da cuan­do pe­di­mos res­pe­to», ex­pli­ca. El pro­ble­ma de fon­do es cul­tu­ral: «to­da­vía no se en­tien­de que la bi­ci­cle­ta es tan me­dio de trans­por­te co­mo un co­che». Del­ga­do de­nun­cia tam­bién el es­ta­do de las ca­rre­te­ras. «En al­gu­nos tra­mos nos ve­mos obli­ga­dos a cir­cu­lar fue­ra del ar­cén por­que el ar­cén es­tá im­po­si­ble, con grie­tas, pie­dras, gra­vi­lla y obs­tácu­los de to­do ti­po», la­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.