Die­ta de cons­tan­cia y rea­lis­mo

Los cen­tros de­por­ti­vos de la ca­pi­tal cons­ta­tan que las nue­vas ma­trí­cu­las se dis­pa­ran du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas del año co­mo con­se­cuen­cia de los pro­pó­si­tos de año nue­vo

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - LUIS MI­RAN­DA

Tu­to­res El ase­so­ra­mien­to de los ex­per­tos es fun­da­men­tal pa­ra no desis­tir del ob­je­ti­vo

Con­se­jos Apun­tar­se con un ami­go o ele­gir bien las ru­ti­nas pue­de ha­cer­lo más lle­va­de­ro

El de los pro­pó­si­tos de año nue­vo sue­le ser un tó­pi­co que se re­pi­te a co­mien­zos del mes de enero. Ha­cer una die­ta más sa­na, de­jar de fu­mar, ser más or­de­na­do, en­dul­zar el ca­rác­ter. Pe­ro en al­gu­nos ca­sos tam­bién se co­rres­pon­de con una reali­dad: des­pués del fi­nal de las fies­tas de Na­vi­dad cre­ce mu­cho el nú­me­ro de per­so­nas que acu­den a un gim­na­sio pa­ra per­der los ki­los que han co­gi­do du­ran­te unos días muy da­dos a los ex­ce­sos. Y su­ce­de, y así lo cons­ta­tan los gim­na­sios de Cór­do­ba.

«Es cier­to, el nú­me­ro de so­cios se dis­pa­ra», di­ce sin va­ci­la­ción un pro­fe­sio­nal vin­cu­la­do a es­te ti­po de cen­tros de­por­ti­vos. En la pla­za de San Mi­guel, el gim­na­sio Top Health ce­le­bra en es­tos días su dé­ci­mo aniver­sa­rio. Des­de la re­cep­ción, Pi­lar Fran­co ad­mi­te que pa­sa­do el día de Re­yes se re­ci­be a más clien­tes, ca­si tan­tos co­mo en sep­tiem­bre, por­que am­bos son la puer­ta de en­tra­da pa­ra los nue­vos pro­pó­si­tos.

El pro­ble­ma es que en oca­sio­nes esas pro­me­sas de cam­bio y me­jo­ra du­ran po­co. Los pri­me­ros días el pro­po­nen­te lle­ga al gim­na­sio con mu­chas ga­nas, de­seo­so de es­tre­nar el ma­te­rial de­por­ti­vo que los Re­yes Ma­gos le de­ja­ron en el sa­lón en­vuel­to en pa­pel de re­ga­lo. Unas ma­llas de co­lo­res, un re­loj que cuen­ta las ca­lo­rías, unas za­pa­ti­llas pa­ra el «spin­ning». Con el pa­so de los días, un al­to por­cen­ta­je de los nue­vos so­cios de­cae en sus pro­pó­si­tos. La cla­ve, se­gún ex­pli­can en Top Health, es la cons­tan­cia, y de eso allí no se pue­den que­jar, por­que no hay de­ma­sia­da ro­ta­ción y sus clien­tes son fi­jos y tie­nen fi­de­li­dad.

Es una de las re­ce­tas fun­da­men­ta­les pa­ra que la ope­ra­ción de ha­bi­tuar­se al de­por­te y al ejer­ci­cio fí­si­co ten­ga éxi­to. Ade­más de es­ta cons­tan­cia, los ex­per­tos con­si­de­ran im­por­tan­te que el su­je­to no se en­fren­te en so­li­ta­rio al ejer­ci­cio sino con el «ase­so­ra­mien­to de los en­tre­na­do­res», que son quie­nes me­jor pue­den orien­tar su ru­ti­na y su ade­cua­ción pro­gre­si­va al de­por­te. Lo fun­da­men­tal, ex­pli­ca, es que to­do se ha­ga «de for­ma gra­dual, con ayu­da per­so­nal» y con la in­ter­ven­ción de los fi­sio­te­ra­peu­tas. Así, ca­da usua­rio pue­de re­co­rrer un ca­mino apro­pia­do a él, y tam­bién al pe­so que desee per­der.

Pa­ra ani­mar a la con­se­cu­ción de los pro­pó­si­tos mu­chos gim­na­sios co­mo Top Health re­du­cen es­tos días sus ta­ri­fas u ofer­tan ma­trí­cu­las gra­tui­tas. Basic Fit, en el cen­tro co­mer­cial Zo­co, tam­bién ofre­ce bue­nos pre­cios has­ta el mes de mar­zo, por­que en las pri­me­ras se­ma­nas del año se dan bas­tan­tes al­tas y se ani­ma a los fu­tu­ros clien­tes con es­tas ini­cia­ti­vas. Allí la re­ce­ta es­tá cla­ra: acu­dir acom­pa­ña­do, nun­ca so­lo, pa­ra de es­ta for­ma «obli­gar­se» a se­guir acu­dien­do y ha­cer el pro­ce­so más di­ver­ti­do. Ade­más, ani­man a los nue­vos de­por­tis­tas a plan­tear­se tam­bién ob­je­ti­vos rea­lis­tas. Dar­se un em­pa­cho de ejer­ci­cio na­da más em­pe­zar pue­de te­ner un efec­to con­tra­pro­du­cen­te, así que re­co­mien­dan que, al prin­ci­pio, no se acu­da al cen­tro de­por­ti­vo más de tres días a la se­ma­na, y sin abu­sar. Con 45 mi­nu­tos pue­de ser su­fi­cien­te pa­ra lo­grar ob­je­ti­vos que, por rea­lis­tas, no de­jan de ser am­bi­cio­sos.

La in­ter­ven­ción de los mo­ni­to­res o en­tre­na­do­res per­so­na­les es fun­da­men­tal al prin­ci­pio, pa­ra orien­tar las ru­ti­nas, pe­ro tam­bién a la ho­ra de adap­tar­las a la evo­lu­ción. Es­tos ex­per­tos tie­nen en­tre sus la­bo­res el di­se­ño de ta­blas de ejer­ci­cios que son con­sen­sua­das con el clien­te, pa­ra ver en cuá­les de ellas se sien­te más có­mo­do el usua­rio y cuál es más útil pa­ra lo­grar la me­ta. La cla­ve, in­sis­ten en to­dos los gim­na­sios, es la cons­tan­cia y la con­ti­nui­dad por­que los fru­tos lle­gan aun­que tar­den al­gún tiem­po. «El éxi­to no es­tá en ha­cer mu­cho, sino en có­mo se ha­ce», afir­ma su ge­ren­te, Jor­ge Men­gual.

VALERIO ME­RINO

Un jo­ven se ejer­ci­ta en una má­qui­na de un gim­na­sio cor­do­bés

VALERIO ME­RINO

Va­rios usua­rios de un gim­na­sio ca­mi­nan en la cin­ta

VALERIO ME­RINO

Dos per­so­nas prac­ti­can na­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.