LAS LE­YES IDEO­LÓ­GI­CAS QUE EL PP NO HA QUE­RI­DO DE­RO­GAR… Y LA QUE SÍ

La Ley de Me­mo­ria De­mo­crá­ti­ca es un ins­tru­men­to de adoc­tri­na­mien­to

ABC (Córdoba) - - ANDALUCÍA - FRAN­CIS­CO J. CON­TRE­RAS FRAN­CIS­CO J. CON­TRE­RAS ES CA­TE­DRÁ­TI­CO DE FI­LO­SO­FÍA DEL DE­RE­CHO E IN­TE­GRAN­TE DE LA CO­MI­SIÓN NE­GO­CIA­DO­RA DE VOX EN AN­DA­LU­CÍA

Uno de los pun­tos va­lio­sos con­se­gui­dos por VOX en el acuer­do de in­ves­ti­du­ra con el PP es el com­pro­mi­so de de­ro­ga­ción de la Ley de Me­mo­ria De­mo­crá­ti­ca de An­da­lu­cía, ins­tru­men­to de adoc­tri­na­mien­to en una ver­sión sec­ta­ria del acon­te­cer an­da­luz del pe­río­do 193182 (sí, las ti­nie­blas del fas­cis­mo, se­gún la ley, no se di­si­pa­ron has­ta la lle­ga­da del PSOE al po­der au­to­nó­mi­co). La doc­tri­na ofi­cial im­pues­ta por de­cre­to di­na­mi­ta la re­con­ci­lia­ción de la Tran­si­ción en­do­san­do a la de­re­cha la res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va de las tra­ge­dias del si­glo XX, mien­tras bea­ti­fi­ca a la iz­quier­da co­mo pa­la­dín de la li­ber­tad. La de­re­cha ha­bría si­do la úni­ca cul­pa­ble de la Gue­rra Ci­vil; Fran­co ha­bría si­do un ge­no­ci­da equi­pa­ra­ble a Hitler; la iz­quier­da de los 30 ha­bría lu­cha­do por la de­mo­cra­cia, no por la re­vo­lu­ción. El gol­pe de Es­ta­do so­cia­lis­ta de oc­tu­bre de 1934, el pu­che­ra­zo en las elec­cio­nes de fe­bre­ro de 1936 (do­cu­men­ta­do por el li­bro re­cien­te de Al­vá­rez Tar­dío), las ma­tan­zas de ca­tó­li­cos en la re­ta­guar­dia re­pu­bli­ca­na des­apa­re­cen por en­sal­mo de un cua­dro his­tó­ri­co he­mi­plé­ji­co.

Ade­más de arro­gar­se la om­nis­cien­cia his­tó­ri­ca, la Ley de Me­mo­ria ins­ti­tu­ye una for­mi­da­ble ma­qui­na­ria de­di­ca­da al adoc­tri­na­mien­to de los an­da­lu­ces, des­de la es­cue­la pri­ma­ria a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción: es­ta­ble­ce un «día de ho­me­na­je a las víc­ti­mas del gol­pe mi­li­tar y la Dic­ta­du­ra» (art. 17.1), pe­ro no a las de las che­kas o los que­ma­do­res de con­ven­tos; pro­me­te sub­ven­cio­nes a las «en­ti­da­des me­mo­ria­lis­tas» en­car­ga­das de man­te­ner en­cen­di­da la lla­ma del re­van­chis­mo (art. 38); ins­ti­tu­ye con di­ne­ro pú­bli­co or­ga­nis­mos de­di­ca­dos al ma­ni­queís­mo his­tó­ri­co: Con­se­jo de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca y De­mo­crá­ti­ca de An­da­lu­cía (art. 40), Ins­ti­tu­to de la Me­mo­ria De­mo­crá­ti­ca de An­da­lu­cía (art. 45); pres­cri­be un Plan An­da­luz de Me­mo­ria De­mo­crá­ti­ca (art. 43). Sin des­de­ñar, co­mo es clá­si­co en la iz­quier­da, el uso de la es­cue­la pa­ra el for­ma­teo ideo­ló­gi­co de los jó­ve­nes: «Se in­clui­rá la Me­mo­ria De­mo­crá­ti­ca en el cu­rrícu­lo de la edu­ca­ción pri­ma­ria, de la ESO, del ba­chi­lle­ra­to y de la edu­ca­ción per­ma­nen­te de per­so­nas adul­tas» (art. 47.1). Tam­bién los me­dios pú­bli­cos de co­mu­ni­ca­ción que­dan obli­ga­dos a la di­fu­sión de la «me­mo­ria de­mo­crá­ti­ca» (art. 48).

Las pro­pues­tas de VOX —pu­bli­ca­das en un do­cu­men­to de 19 pun­tos— in­cluían tam­bién la de­ro­ga­ción de otras tres nor­mas sec­ta­rias: las le­yes an­da­lu­zas de Igual­dad, de De­re­chos LGTB y de Vio­len­cia de Gé­ne­ro. El PP se ne­gó en re­don­do a to­car nin­gu­na de ellas. VOX de­ci­dió no ha­cer de ello una «lí­nea ro­ja», en aras de la res­pon­sa­bi­li­dad de no ma­lo­grar la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de aca­bar con 36 años de ré­gi­men del PSOE.

La ley an­da­lu­za de De­re­chos LGTB rei­te­ra in­ne­ce­sa­ria­men­te de­re­chos de los que ya dis­fru­ta­ban los ho­mo­se­xua­les co­mo ciu­da­da­nos cua­les­quie­ra (por ejem­plo, el de­re­cho a la «pro­tec­ción con­tra cual­quier ac­to de agre­sión con­tra la vi­da o la in­te­gri­dad fí­si­ca», art. 4.d). Co­mo la ley de Me­mo­ria, con­vier­te en doc­tri­na ofi­cial to­do un cor­pus de ideas so­bre la «di­ver­si­dad se­xo­ge­né­ri­ca» y la «au­to­de­fi­ni­ción con res­pec­to a su cuer­po, gé­ne­ro e iden­ti­dad se­xual» que ca­re­cen de fun­da­men­to cien­tí­fi­co y no son com­par­ti­das por to­dos. Y es­ta­ble­ce un apa­ra­to de pro­pa­gan­da si­mi­lar: re­co­no­ce su in­ten­ción de adoc­tri­nar en «di­ver­si­dad se­xo­ge­né­ri­ca» des­de la in­fan­cia: «Se tra­ta con es­pe­cial aten­ción a las per­so­nas me­no­res de edad, con el ob­je­ti­vo de in­ter­ve­nir en eda­des tem­pra­nas en las que se for­ma la per­so­na­li­dad» (Ex­po­si­ción de Mo­ti­vos). Or­de­na la in­clu­sión de con­te­ni­dos LGTB en las es­cue­las: se ex­pli­ca­rá «la di­ver­si­dad afec­ti­vo-se­xual sin es­te­reo­ti­pos […] des­de la edu­ca­ción in­fan­til» (art. 13.2); in­clu­ye en los pla­nes de for­ma­ción con­ti­nua del pro­fe­so­ra­do «una pre­pa­ra­ción es­pe­cí­fi­ca en ma­te­ria de di­ver­si­dad se­xual y fa­mi­liar» (art. 13.4.f). Prohí­be — ame­na­zan­do con gra­ves san­cio­nes a los psi­có­lo­gos— la dis­pen­sa­ción de te­ra­pia a los ho­mo­se­xua­les que li­bre­men­te desean su­pe­rar su atrac­ción por per­so­nas del mis­mo se­xo (art. 6.2). Crea los con­sa­bi­dos chi­rin­gui­tos bu­ro­crá­ti­co-pro­pa­gan­dís­ti­cos: Con­se­jo An­da­luz LGTBI (art. 11).

Y me fal­ta ya es­pa­cio pa­ra ana­li­zar en de­ta­lle las otras dos le­yes ideo­ló­gi­cas que VOX desea de­ro­gar y el PP y Ciu­da­da­nos man­te­ner: la de Vio­len­cia de Gé­ne­ro (que se­ría sus­ti­tui­da por una ley de Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar que abar­ca­se to­dos los su­pues­tos de vio­len­cia en el ho­gar) y la de Igual­dad. La pri­me­ra par­te de la pre­mi­sa de que la agre­sión del hom­bre con­tra la mu­jer es más gra­ve que la de la mu­jer con­tra el hom­bre o la de cual­quie­ra de ellos con­tra los ni­ños, y que la úni­ca cau­sa de di­cha vio­len­cia es, no los ce­los, las dro­gas o tras­tor­nos psí­qui­cos, sino «la cul­tu­ra ma­chis­ta» y la «dis­cri­mi­na­ción y si­tua­ción de de­sigual­dad» (art. 1) de la que to­da­vía se­ría víc­ti­ma el se­xo fe­me­nino. Pa­ra in­cul­car di­cha idea en la po­bla­ción an­da­lu­za, la ley pre­vé un in­men­so dis­po­si­ti­vo de pro­pa­gan­da y sub­ven­cio­nes a aso­cia­cio­nes afi­nes. La con­di­ción de «víc­ti­ma de vio­len­cia ma­chis­ta» (y, por tan­to, la de agre­sor), pue­de ser re­co­no­ci­da por los se­ri­vi­cios so­cia­les, sin pa­sar por tri­bu­na­les (art. 30). La se­gun­da es­tá de­di­ca­da a con­ven­cer a la so­cie­dad de que las mu­je­res si­guen opri­mi­das en An­da­lu­cía, y que la Jun­ta de­be acu­dir en su au­xi­lio con me­di­das de «dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va» (que lo es ne­ga­ti­va pa­ra el va­rón) y «cuo­tas de gé­ne­ro» en di­ver­sos ám­bi­tos (vid. arts. 11bis, 12, 15…). Co­mo en el ca­so de la Me­mo­ria o de los «de­re­chos LGTB», una y otra nor­mas no es­ca­ti­man en in­ver­sión ma­si­va de di­ne­ro pú­bli­co ni en des­plie­gue de me­ca­nis­mos adoc­tri­na­do­res en la edu­ca­ción, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la ad­mi­nis­tra­ción en ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.