AGRA­DE­CER CON PA­LA­BRAS Y OBRAS

ABC (Castilla y León) - - LA TERCERA - POR JU­LIO L. MAR­TÍ­NEZ JU­LIO L. MAR­TÍ­NEZ (S.J.) ES REC­TOR DE LA UNI­VER­SI­DAD CO­MI­LLAS

«Nos vie­ne bien cul­ti­var la me­mo­ria agra­de­ci­da ha­cia nues­tra Cons­ti­tu­ción y los que la hi­cie­ron po­si­ble, a fin de exor­ci­zar otras her­me­néu­ti­cas que tam­bién exis­ten, aque­llas que ha­blan del “ré­gi­men del 78” o las que bus­can da­ñar al Es­ta­do acu­sán­do­le fa­laz­men­te de es­tar “con­ta­mi­na­do” por ves­ti­gios fran­quis­tas».

TEN­GO pa­ra mí que avan­zar den­tro del ca­mino per­so­nal o co­lec­ti­vo pi­de cul­ti­var, de vez en cuan­do, la ac­ti­tud de de­te­ner el pa­so pa­ra re­vi­sar de dón­de ve­ni­mos y a dón­de va­mos y có­mo se­gui­re­mos ca­mi­nan­do. Pa­rar­se a re­fle­xio­nar tran­qui­la­men­te so­bre lo vi­vi­do y lo cons­trui­do o des­trui­do. Hay que ha­cer esas pa­ra­das por­que la ex­pe­rien­cia no es lo que pa­sa en abs­trac­to ni so­la­men­te lo que nos pa­sa, sino lo que ha­ce­mos con lo que nos pa­sa. Así lo ex­pre­só Al­dous Hux­ley, y yo lo ha­go mío den­tro de la tra­di­ción del dis­cer­ni­mien­to de Ig­na­cio de Lo­yo­la en la que he si­do for­ma­do. Esa mi­ra­da, si es lú­ci­da, apor­ta­rá un equi­li­brio ne­ce­sa­rio en­tre la gra­ti­tud a quie­nes nos hi­cie­ron más lle­va­de­ra la mar­cha, el apren­di­za­je que na­ce tan­to de los pa­sos acer­ta­dos co­mo de los erro­res co­me­ti­dos, y las lec­cio­nes que han de ilu­mi­nar lo que aún te­ne­mos por de­lan­te. La gra­ti­tud tie­ne sus mo­men­tos y sus for­mas. A ve­ces se­rá ho­me­na­je y otras se­rá si­len­cio res­pe­tuo­so. Y nun­ca de­be­ría ex­cluir la ca­pa­ci­dad crí­ti­ca, pues de otro mo­do lo re­ci­bi­do se vuel­ve lo­sa ideo­ló­gi­ca en lu­gar de ca­mino de li­ber­tad. Pe­ro lo cier­to es que a ve­ces ese agra­de­ci­mien­to hay que ha­cer­lo ex­plí­ci­to, y jus­to eso es lo que me ocu­rre a mí aho­ra cuan­do pien­so en la Tran­si­ción y me pon­go de­lan­te de las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes de es­pa­ño­les.

Al pa­rar­me so­bre es­tas úl­ti­mas dé­ca­das de nues­tra his­to­ria me bro­ta im­pa­ra­ble el de­seo de ren­dir ho­me­na­je a la Cons­ti­tu­ción y agra­de­cér­se­lo a cuan­tos la hi­cie­ron po­si­ble. Lo ha­go aquí, lo hi­ce ha­ce unos días an­te Lan­de­lino La­vi­lla, emi­nen­tí­si­mo ju­ris­ta hu­ma­nis­ta, que apa­dri­nó a la pro­mo­ción de egre­sa­dos de De­re­cho de ICA­DE, y es­pe­ro ha­cer­lo so­lem­ne­men­te den­tro de unos me­ses al in­ves­tir doc­to­res ho­no­ris cau­sa por mi Uni­ver­si­dad a los tres pa­dres vi­vos de la Cons­ti­tu­ción: He­rre­ro de Mi­ñón, Pé­rez-Llor­ca y Ro­ca Jun­yent. Hon­rar­los por sus ser­vi­cios a Es­pa­ña se­rá un gran­dí­si­mo ho­nor.

En es­tos tiem­pos com­pli­ca­dos, la eta­pa di­fí­cil pe­ro exi­to­sa de la Tran­si­ción de­be­ría ju­gar un pa­pel de ho­ri­zon­te de po­si­bi­li­dad y es­tí­mu­lo pa­ra su­pe­rar la cri­sis po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal que no es una cri­sis ex­clu­si­va­men­te nues­tra, sino ex­pre­sión pa­tria del cam­bio de era que vi­vi­mos. Allí nues­tros ma­yo­res hi­cie­ron al­ta po­lí­ti­ca, con acuer­dos que exi­gie­ron sa­cri­fi­cios, ge­ne­ro­si­dad y con­fian­za, no se de­di­ca­ron a tan­teos de sa­lón o cálcu­los de arit­mé­ti­cas ba­ra­tas ba­sa­das en el in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Si se hu­bie­ran re­gi­do por sus cálcu­los de in­te­rés no hu­bie­ran al­can­za­do el ca­si mi­la­gro­so con­sen­so cons­ti­tu­cio­nal, que ha ma­ra­vi­lla­do al mun­do; ni los Pac­tos de La Mon­cloa y así otras co­sas.

Los que na­ci­mos en la dé­ca­da de los se­sen­ta y ya he­mos pa­sa­do la ba­rre­ra de los cin­cuen­ta (el Rey Fe­li­pe VI la ha cru­za­do ha­ce unos me­ses) al­ber­ga­mos re­cuer­dos vi­vos de los acon­te­ci­mien­tos en torno al cam­bio de ré­gi­men, aun­que por nues­tra edad no fui­mos pro­ta­go­nis­tas de aque­llas trans­for­ma­cio­nes his­tó­ri­cas, ni si­quie­ra vo­ta­mos en el re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal; pe­ro sí he­mos vi­vi­do sus fru­tos be­né­fi­cos y al­gu­nos es­tri­den­tes in­ten­tos de des­ba­ra­tar­los. Por eso nos vie­ne bien cul­ti­var la me­mo­ria agra­de­ci­da ha­cia nues­tra Cons­ti­tu­ción y los que la hi­cie­ron po­si­ble, a fin de exor­ci­zar otras her­me­néu­ti­cas que tam­bién exis­ten, aque­llas que ha­blan del «ré­gi­men del 78» o las que bus­can da­ñar al Es­ta­do acu­sán­do­le fa­laz­men­te de es­tar «con­ta­mi­na­do» por ves­ti­gios fran­quis­tas. ¡Qué iro­nía!

Y co­mo el amor es­tá bien po­ner­lo en pa­la­bras, pe­ro so­bre to­do en obras, de­be­mos asu­mir el com­pro­mi­so con lo que ella sig­ni­fi­ca y com­par­tir­lo que las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes. Ellos ten­drán que pro­ta­go­ni­zar el fu­tu­ro y ser par­ti­ci­pan­tes ac­ti­vos en to­das las di­men­sio­nes de la vi­da so­cial, pe­ro no lo po­drán ha­cer des­de la pos­ver­dad; ne­ce­si­ta­rán nutrirse de la me­mo­ria de un pue­blo co­mo par­te esen­cial de su cul­tu­ra y no un me­ro re­gis­trar acon­te­ci­mien­tos pa­sa­dos; la me­mo­ria que per­mi­te re­ci­bir el es­pí­ri­tu co­mo po­ten­cia in­te­gra­do­ra que ani­ma la vi­da de una so­cie­dad com­ple­ja, con sus ale­grías y tris­te­zas, con sus fa­llos y acier­tos. Ahí es­tá la tra­di­ción que Una­muno lú­ci­da­men­te dis­tin­guía del tra­di­cio­na­lis­mo, pues no se que­da en­gan­cha­da al pa­sa­do, sino que es crea­ti­va­men­te fiel ge­ne­ran­do fu­tu­ro.

Des­de lue­go, no se tra­ta de mi­rar nos­tál­gi­ca­men­te a aque­llos tiem­pos pa­ra, com­pa­rán­do­nos, caer en una me­lan­co­lía co­rro­si­va. Tam­po­co se tra­ta de creer ilu­sa­men­te que nues­tra Ley de le­yes es per­fec­ta (nin­gu­na obra hu­ma­na lo es) o que nun­ca va­ya a ne­ce­si­tar ac­tua­li­za­ción. Cla­ro que lle­ga­rá el mo­men­to de ha­cer cam­bios, por­que los pa­rá­me­tros de la vi­da po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial va­ya si van cam­bian­do y a qué rit­mo. Pe­ro ¿aca­so han ca­du­ca­do los va­lo­res fun­da­men­ta­les que ani­ma­ron los diá­lo­gos y los pac­tos cons­ti­tu­cio­na­les? ¿al­guien du­da de que la ho­nes­ti­dad y la ejem­pla­ri­dad de vi­da, la bús­que­da de la ver­dad y del bien común, la amis­tad cí­vi­ca y la vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co si­gan sien­do hoy imprescindibles?

Una au­tén­ti­ca de­mo­cra­cia no es só­lo el re­sul­ta­do del res­pe­to for­mal a las re­glas, sino fru­to de la acep­ta­ción con­ven­ci­da de los va­lo­res que ins­pi­ran y sos­tie­nen los pro­ce­di­mien­tos y las ins­ti­tu­cio­nes. Y una con­vi­ven­cia dig­na pa­sa por la ga­ran­tía de li­ber­ta­des y de­re­chos, el fa­vo­re­ci­mien­to de las re­la­cio­nes fun­da­men­ta­les y la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de sa­lud, ener­gía, agua, ali­men­tos, ha­bi­tat, edu­ca­ción, cul­tu­ra o in­for­ma­ción…. Son con­di­cio­nes bá­si­cas que con­for­man la ur­dim­bre de la dig­ni­dad hu­ma­na y los ele­men­tos que in­te­gran el bien común. Pa­ra ello ha­cen fal­ta el con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes que es­truc­tu­ren ju­rí­di­ca, ci­vil, po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral y re­li­gio­sa­men­te la vi­da so­cial. Y la Cons­ti­tu­ción es el mar­co y ba­sa­men­to de to­do ese or­den ins­ti­tu­cio­nal bá­si­co que po­si­bi­li­ta la li­ber­tad y la jus­ti­cia a las per­so­nas y los gru­pos so­cia­les.

Ese con­jun­to de con­di­cio­nes pa­ra una con­vi­ven­cia de to­dos en li­ber­tad es lo que cons­ti­tu­ye el bien común, que es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos, pe­ro de ma­ne­ra di­rec­tí­si­ma de quie­nes ejer­cen le­gí­ti­ma­men­te el po­der po­lí­ti­co. Empieza por no su­cum­bir a la ten­ta­ción de apro­piar­se de bie­nes que son de to­dos, pe­ro si­gue en la bús­que­da de las re­la­cio­nes, alian­zas y co­la­bo­ra­cio­nes que más be­ne­fi­cien al pro­yec­to común, y tam­bién en que los ciu­da­da­nos cui­den de re­cur­sos, ins­ta­la­cio­nes o me­dios. Me pa­re­ce que en la ar­ti­cu­la­ción en­tre el bien común y las ac­cio­nes con­cre­tas ra­di­ca la ra­zón de ser de la po­lí­ti­ca, una al­ta vo­ca­ción de ser­vi­cio, na­da fá­cil pe­ro sí to­tal­men­te ne­ce­sa­ria y só­lo po­si­ble den­tro del Es­ta­do de De­re­cho cu­yo san­to y se­ña es la Cons­ti­tu­ción.

Ten­dre­mos que es­tar aten­tos pa­ra ac­tuar den­tro de las nue­vas po­si­bi­li­da­des y di­fi­cul­ta­des que ca­rac­te­ri­zan nues­tro tiem­po, ex­tra­yen­do lec­cio­nes vi­vas de la his­to­ria y con ellas cons­truir –jun­tos– con­vi­ven­cia des­de el diá­lo­go, asu­mien­do los nue­vos re­tos y po­nien­do ac­ción, re­fle­xión y de­ci­sión en fun­cio­na­mien­to. Ir ha­cien­do ca­mino de fu­tu­ro, en el pre­sen­te y apo­ya­dos en la me­mo­ria vi­vi­fi­can­te de nues­tra me­jor his­to­ria, en la que nos re­co­no­ce­mos ca­pa­ces de re­nun­cias y es­fuer­zos so­li­da­rios, de sa­li­das de nues­tros in­tere­ses par­ti­cu­la­res pa­ra po­ner­nos de acuer­do en di­rec­ción ha­cia el bien po­si­ble. Creo que cual­quier re­for­ma que aco­me­ta­mos de­be­rá te­ner obli­ga­to­ria­men­te pre­sen­tes esas ac­ti­tu­des fun­da­men­ta­les.

NIE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.