PRE­SOS ACER­CA­DOS

«El acer­ca­mien­to de pre­sos, que de ma­ne­ra tan llo­ri­quean­te unos y otros pre­sen­tan co­mo exi­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria, no es otra co­sa que el in­ten­to de avan­zar un pa­so mas en la de­cons­truc­ción de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la»

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - POR JA­VIER RU­PÉ­REZ JA­VIER RU­PÉ­REZ ES MIEM­BRO CO­RRES­PON­DIEN­TE DE LA REAL ACA­DE­MIA DE CIEN­CIAS MO­RA­LES Y PO­LÍ­TI­CAS

ES ya hoy abun­dan­te­men­te cla­ro que el éxi­to de Sánchez en la mo­ción de cen­su­ra tu­vo su pre­cio, más allá de la sa­tis­fac­ción que pro­du­je­ra en los in­sur­gen­tes de di­ver­sa la­ña el des­tro­na­mien­to de Ma­riano Ra­joy. No sa­be­mos to­da­vía en to­do su al­can­ce cual es el de­ta­lle de la transac­ción pe­ro con se­gu­ri­dad no tar­da­re­mos en ir­lo ave­ri­guan­do. Al fin y al ca­bo, cuan­do en un sis­te­ma par­la­men­ta­rio se lle­ga a la pre­si­den­cia del go­bierno con la par­ca can­ti­dad de 84 es­ca­ños de un to­tal de 350, es ló­gi­co y nor­mal que los que han pues­to el res­to pa­ra que la ma­nio­bra sa­lie­ra ade­lan­te no quie­ren de­jar pa­sar el tiem­po sin co­brar el ré­di­to.

San­chez ya ha ade­lan­ta­do una de sus obli­ga­cio­nes a cor­to pla­zo: la de acer­car a las pri­sio­nes ca­ta­la­nas a los gol­pis­tas del se­pa­ra­tis­mo na­cio­na­lis­ta ac­tual­men­te re­clui­dos en otras par­tes del Es­pa­ña. Es es­ta una pre­ten­sión co­pia­da de la que ha­ce ya tiem­po vie­nen ex­pre­san­do los se­pa­ra­tis­tas vas­cos, trá­te­se de su ver­sion dí­ce­se que mo­de­ra­da del PNV, o de la pro­ve­nien­te del nun­ca re­con­ver­ti­do te­rro­ris­mo eta­rra. En es­to, co­mo en tan­tas otras co­sas, unos y otros de­di­ca­dos ar­do­ro­sa­men­te a com­par­tir los ár­bo­les y las nue­ces, en pa­la­bras del nun­ca su­fi­cien­te­men­te re­cor­da­do ex­je­sui­ta de obe­dien­cia ara­nis­ta Ja­vier Ar­za­llus.

Ocu­rre que con es­to del acer­ca­mien­to de pre­sos la men­te me­nos pre­cla­ra se su­mer­ge en una mar de du­das:¿porqué los res­pon­sa­bles de crí­me­nes te­rro­ris­tas del se­pa­ra­tis­mo vas­co, o aque­llos cul­pa­bles de pla­ni­fi­car y eje­cu­tar des­de el se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán gol­pes de es­ta­do con­tra la de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ño­la, tie­nen de­re­cho a ser tra­ta­dos de ma­ne­ra di­fe­ren­te de otros de­lin­cuen­tes, sean es­tos vio­la­do­res, la­dro­nes, ase­si­nos, de­frau­da­do­res de la ha­cien­da pu­bli­ca o, en­tre otros otros mi­les, blan­quea­do­res del di­ne­ro? Mas allá de las di­fe­ren­cias ju­rí­di­co le­ga­les que pue­dan exis­tir en la ti­pi­fi­ca­ción de unos o de otros de­li­tos, y que la jus­ti­cia es­ti­ma en sus co­rres­pon­dien­tes va­rian­tes pu­ni­ti­vas, ¿tie­nen los de­lin­cuen­tes del se­pa­ra­tis­mo vas­co a ca­tán al­gu­na pa­ten­te de cor­so pa­ra re­ci­bir de los po­de­res pú­bli­cos la mi­se­ri­cor­dia que a otros cri­mi­na­les les es ne­ga­da? ¿O es que los pe­dó­fi­los en­ce­rra­dos en Es­tre­me­ra no pue­den te­ner fa­mi­lia en el Am­pur­dán? La res­pues­ta, que los mis­mos se­pa­ra­tis­tas han ido fil­tran­do con di­ver­sos gra­dos de im­pu­di­cia, es cla­ra: «sus» pre­sos son pre­sos po­li­ti­cos y por ello, se­gún al­gu­na norma no es­cri­ta del bre­via­rio na­cio­na­lis­ta, tie­nen un de­re­cho in­na­to a re­ci­bir un tra­to de fa­vor. Na­tu­ral­men­te, en es­pe­ra de que las co­sas cam­bien y que ase­si­nar a ciu­da­da­nos del común o vio­lar las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les no sea ya mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción en el ad­qui­ri­do pa­raí­so de la in­de­pen­den­cia.

Y es pre­ci­sa­men­te por ello por lo que el «acer­ca­mien­to de pre­sos», que de ma­ne­ra tan llo­ri­quean­te unos y otros pre­sen­tan co­mo exi­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria, no es otra co­sa que el in­ten­to de avan­zar un pa­so mas en la de­cons­truc­ción de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la. Y en de­fi­ni­ti­va, un in­ten­to mas de re­tor­nar a los reinos tri­ba­les de tai­fas tan que­ri­dos por el se­pa­ra­tis­mo vas­co y ca­ta­lán y tan ne­ga­ti­vos pa­ra la li­ber­tad y la mo­der­ni­dad de to­dos los es­pa­ño­les. In­clui­dos ellos mis­mos. Se­ría in­com­pre­si­ble y al­ta­men­te re­pro­ba­ble que Sánchez die­ra pá­bu­lo a los que sus con­se­gui­do­res han pues­to co­mo pre­cio pa­ra la ob­ten­ción de sus fa­vo­res. Y que no es otra co­sa que la pri­me­ra eta­pa pa­ra la des­apa­ri­ción de la Es­pa­ña li­be­ral y di­ver­sa, «pa­tria común e in­di­vi­si­ble de to­dos los es­pa­ño­les». La que Sánchez ha pro­me­ti­do man­te­ner.

JAI­ME GAR­CÍA

Jor­di Cui­xart y Jor­di Sánchez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.